Central

Quinteros: "Tengo la ilusión de volver a dirigir en Argentina"

Gustavo Quinteros, el técnico de la Universidad Católica charló de todo con Ovación en la previa del partido ante Central por la Libertadores.

Miércoles 13 de Marzo de 2019

El nombre de Gustavo Quinteros es fácilmente asociable al fútbol. La referencia más cercana es la experiencia que tuvo en el seleccionado ecuatoriano, con el que venció en eliminatorias (en el Monumental) a la Argentina del Tata Martino. Hoy está al frente de Universidad Católica de Chile, rival de Central hoy por Copa Libertadores. "Tengo la ilusión de volver a dirigir en Argentina", dice el DT oriundo de Cafferata, quien tuvo un paso por las inferiores de Newell's y que llegó a jugar en la primera de Central Córdoba. A horas del choque ante el canalla, Quinteros accedió al mano a mano con Ovación, en el que habló de su equipo, del rival de turno, de su pasado en la lepra, de la enorme experiencia que fue jugar al lado del Trinche Carlovich y de muchos otros temas, como por ejemplo sus frustradas negociaciones con Newell's para hacerse cargo del primer equipo, la primera cuando el elegido fue Omar De Felippe y la segunda en el último receso. "Es un club al que le guardo mucho cariño", dijo, sin dejar de lado que frente a la ilusión de volver a dirigir en su país (tuvo un breve paso por San Lorenzo y San Martín de San Juan) evaluaría, de darse el caso, una chance con el canalla.

"Estábamos bien, pero lo de Paraguay fue un partido atípico. Esos dos goles en los primeros minutos nos cambiaron toda la planificación y cambió anímicamente a la mayoría de los jugadores, muchos de los cuales son jóvenes y es la primera Libertadores que juegan. Entonces tuvieron unos minutos hasta que se acomodaron de nuevo, pero insisto fue un partido de goles raros. El equipo después mejoró y lo pudo empatar, pero reconozco que tuvimos problemas", puntualizó Quinteros en la charla con este diario.

¿Es difícil arrancar un torneo tan difícil como la Libertadores con una derrota tan dura?

No, porque nos dimos cuenta de que fue un partido raro, pero estamos seguros de que no nos va a volver a suceder. El equipo está jugando bien, tenemos confianza en seguir de la misma manera y llegar en óptimas condiciones no sólo al miércoles sino al domingo, cuando jugamos el clásico con Colo Colo. Tenemos mucha confianza.

¿Teniendo en cuenta el resultado que tuvieron en Paraguay, qué tanto se juegan contra Central?

Lo que tenemos muy en claro es que debemos hacernos fuertes de local porque en la Libertadores es clave ganar todos los partidos que uno juega en su estadio e intentar sacar algún empate afuera de casa para poder clasificar. El del miércoles para nosotros va a ser un partido especial y vamos a dar el máximo para ganarlo. A partir de ahí pensaremos en lo que viene.

¿Tiene pensado poner lo mejor que tiene contra Central o piensa guardar algo pensando en Colo Colo?

En el último partido pudimos preservar a varios jugadores titulares, pero ya podemos contar con Buonanotte, también con Puch, así que vamos a poner lo mejor que tenemos.

¿Qué vio de Central contra Gremio y también en los últimos partidos del torneo argentino?

Cambió el entrenador hace poco tiempo y por eso es muy difícil ver un funcionamiento claro o una idea de juego detallada. Cuando un entrenador empieza a trabajar necesita por lo menos un mes para que el equipo empiece a mostrar una idea de juego clara. Por supuesto que analizamos individualmente a cada jugador y sabemos qué futbolistas pueden llegar a jugar y las características que tienen, más allá de que después el equipo comience a agarrar un funcionamiento. A pesar de la cantidad de partidos seguidos que tuvo, conocemos muy bien los jugadores que tiene Central y sus características. Sabemos y analizamos muy bien el partido que jugaron contra Gremio. También tenemos en claro que en el torneo local jugaron con un alternativo casi en su totalidad.

Central no llega en racha porque hace mucho que no gana. ¿Eso es bueno para el rival o puede resultar un arma de doble filo?

Sinceramente trato de analizar y ver la situación del rival respetando siempre lo que tiene y lo que puede dar, pero hago mucho más hincapié en nuestro equipo. Sabemos que vamos a enfrentar a un equipo como Central y que tenemos que dar el máximo de nuestras posibilidades. Si el rival nos puede plantear un partido muy exigente será un tema del equipo contrario, pero nosotros queremos jugar como sabemos. Respetamos la fortaleza que pueda tener Central, pero nos interesa mucho más lo que pueda mostrar Universidad Católica.

¿Qué clase de equipo es Universidad Católica?

Es un equipo que trata de jugar de manera asociada, que intenta salir prolijo desde el fondo. Tenemos un funcionamiento que nos permite generar muchas situaciones. Hay partidos en los que estamos precisos y podemos convertir y otros que no. Por ejemplo de local perdimos un partido, contra Deportes Iquique, en el que tuvimos cuatro o cinco situaciones para marcar y no lo pudimos hacer y el rival en una contra sí lo logró. A veces jugás bien, o como querés, y el resultado no se da. Lo que hacemos es intentar jugar siempre de la misma forma, atacando e intentando ganar siempre.

Tomó un equipo campeón a nivel local. ¿Es una responsabilidad mayor?

No, para nada. Se fueron varios jugadores y trajimos algunos nuevos, por lo que el equipo cambió prácticamente la mitad de sus futbolistas titulares. Este es un equipo campeón pero con muchos jugadores nuevos. Muchas veces la mentalidad del jugador que sale campeón se dispersa, pero nosotros estamos para motivarlos e ir en busca de un nuevo objetivo. Cuento con un grupo de chicos que tienen ganas de repetir el título y en ese sentido estamos muy bien, con ganas de jugar el miércoles y de hacerlo bien.

¿Y el equipo ya juega de la forma que usted pretende?

En la mayoría de los partidos jugamos bien, pero el problema es que tuvimos muchas lesiones, lo que nos complicó un poco las cosas. Se nos hizo difícil en este corto tiempo repetir la formación y es algo que tenemos pendiente. Cuando tengamos a todos recuperados el equipo va a dar el máximo, pero la verdad es que estoy muy conforme porque jugamos bien y estamos muy cerca de lo que pretendemos.

Hace un par de meses su nombró sonó en Newell's. ¿Estuvo cerca?

Son situaciones que se presentan cuando un club busca un entrenador, con una lista de posibles candidatos. Hubo charlas, pero no se pudo llegar a un acuerdo. No se dio. Los tiempos eran distintos y no se pudo concretar. Uno siempre tiene las ganas, la ilusión de volver al fútbol argentino para dirigir un club importante y ojalá que en el futuro de me dé esa posibilidad de regresar a la Argentina.

Antes de que llegara De Felippe su nombre también se escuchó.

En esa época no se dio y en esta última no se pudo porque yo ya tenía un compromiso con Católica. Estuvimos cerca pero ya me había comprometido de palabra acá en Chile y no se pudo.

¿Lo de Newell's es una cuenta pendiente? Quizá no muchos saben que tiene un pasado en ese club como jugador en las inferiores.

En Newell's hice inferiores y estuve vinculado a las divisiones menores. Es un club al que le guardo mucho cariño y siempre que haya alguna opción sería lindo. Lamentablemente la vez pasada no se pudo, pero hoy estoy muy bien acá en Católica y ojalá que las cosas salgan bien. Hacer buenas campañas siempre abre posibilidades en otros lugares.

No puedo no preguntarle. ¿Si alguna vez se le abre la puerta con Central?

(Risas) Estamos hablando sobre supuestos. En el momento que me surja alguna opción en Argentina voy a tener las ganas y la ilusión de volver porque pude dirigir muy poco allí. Estuve muchos años en el exterior, pero si me surge la posibilidad de cualquier club importante sería muy bueno.

Muchos tal vez no sepan que tuvo un paso por Central Córdoba como jugador.

Sí, fue cuando tenía 19 años. Fui a préstamo de Newell's y fue una experiencia muy linda, aunque el final no muy bueno porque no pudimos ascender frente a la posibilidad que se nos presentó. Perdimos la final, pero recuerdo los clubes en los que estuve con mucho cariño y de Central Córdoba guardo los mejores recuerdos.

Tuvo compañeros importantes.

Uf, tuve al compañero que más me sorprendió en la vida: el Trinche (Tomás Felipe) Carlovich. Yo era muy joven, el Trinche todavía estaba y la verdad que fue algo maravilloso poder compartir equipo con un crack como él. Es un club donde la gente apoya muchísimo y la pasé muy bien.

Uno de esos que apoya todos los fines de semana es justamente el Trinche, agarrado al alambrado.

Es un fenómeno. Lo que más me sorprendió en aquel momento fue la categoría que tenía, además del cariño que tenía por el club.

¿Es difícil para un técnico dirigir a un club después de haberlo hecho en una selección?

Creo que es mucho mejor para un entrenador poder mostrar un trabajo en un club y no en una selección. Cuando estás en un club el equipo al final de la temporada tiene que jugar como el entrenador quiere, más allá de hay clubes que no tienen presupuestos para incorporar. Yo prefiero estar en el día a día, corregir todas las semanas y tener a los jugadores siempre. La selección es mucho más difícil porque tenés que rezar para que los jugadores estén siempre bien, en actividad. Un técnico en una selección necesita entre cuatro o cinco años para que se vea un buen funcionamiento. Le pasó a Martino en Paraguay, a Tabárez en Uruguay, a Bielsa y Sampaoli en Chile.

¿Aquel triunfo ante Argentina con Ecuador por eliminatorias fue uno de los más importantes en su carrera como entrenador?

Sí, porque en ese momento tenía a los mejores ecuatorianos jugando al mejor nivel en todos los clubes. En 2015 y 2016 teníamos un gran equipo y podíamos repetir la formación, pero un año después, cuando perdimos los cuatro partidos finales, los principales jugadores habían sido transferidos y no jugaban en sus clubes, lo que hizo que bajaran su rendimiento. Esas cosas pasan en una selección.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});