Ovación

Para Central, el punto fue el rédito de la convicción

El equipo del Kily se repuso a la rápida expulsión de Martínez Dupuy, jugó de igual a igual con uno menos y se trajo un punto valioso en su visita a Huachipato

Jueves 06 de Mayo de 2021

El partido que pensó el Kily se rompió a los 9 minutos, con la expulsión de Martínez Dupuy por doble amarilla. Y haber arrancado en desventaja es lo que le da mucho más valor al punto (fue 1-1) que logró Central en su visita a Huachipato. Porque a las ganas y las ambiciones el canalla le puso una cuota de fútbol, menor a la que había exhibido en los últimos partidos, pero fútbol al fin. Y en ese formato de ruleta rusa en la que desembocó el partido pudo perderlo, pero también ganarlo.

La gran virtud de Central fue no perder la cabeza luego de la roja de Dupuy. Porque si bien tuvo que reacomodar su fútbol lo hizo sin resignar protagonismo, lo que lo llevó a sufrir algunas situaciones en el arco de Broun. Mientras Zabala mostraba ser el más inteligente de tres cuartos hacia adelante, Huachipato empezó a marcar cierta tendencia, que se vio en el penal en movimiento que falló Garrido (Broun estaba bien parado) y lo concretó en esa definición de Altamirano luego de que Laso fallara en el mano a mano y Almada se pasara de largo. Central sólo tuvo un remate de Gamba al primer palo que tapó Castellón y los chilenos otra clara en los pies de Maxi Rodríguez, que Fatura resolvió con muchos reflejos.

https://twitter.com/Sudamericana/status/1390114565967470592

Tan digno había sido ese primer tiempo que el Kily no tocó nada en el vestuario. Los mismos 10 y a pelear con las mismas armas. En los dos primeros minutos lo tuvieron Gamba (tras un lateral de Blanco) y el Pupi Ferreyra, con un remate que se fue cerca del palo izquierdo. Unos pocos segundos en los que no sólo pudo empatarlo sino pasado a ganar. Y ya con Marinelli en cancha Blanco se desprendió por izquierda, alargó para Marinelli, pique al vacío y centro a la cabeza de Zabala. Gol y empate. Merecido para un Central que no se conformó con eso e intentó ir por más. Compensado ya en la mitad de la cancha con el ingreso de Sangiovani, el canalla se las arreglaba para que Huachipato no lo inquietara. Y en una contra tuvo todo para ponerse arriba en medio de una corrida estupenda de Marinelli que desembocó en los pies del Pupi Ferreyra y en el zapatazo como venía de Zabala, que intentó tomar a Castellón a contrapierna, pero el uno alcanzó a despejar al córner. Fue “el” momento de Central en el partido, que hubiera resultado un premio.

Zabala2.jpg
Central nunca se desordenó sólo pensó en ganarlo.

Central nunca se desordenó sólo pensó en ganarlo.

Ya en los últimos minutos el cansancio le empezó a pasar factura contra un Huachipato que fue más con empuje que con fútbol, pero que se topó dos veces con la humanidad de un gigante Broun, que les ahogó los gritos de gol a Baeza primero y a Cris Martínez después en la última jugada.

Pudo ser triunfo, también derrota, pero en el medio estuvo la intención, el inconformismo y el convencimiento. La convicción lo llevó a un buen punto.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario