Newell's

Newell's puso ganas, pero faltaron ideas

La lepra no tuvo claridad, cayó preso de la imprecisión y no generó. Banfield preocupó con poco.

Sábado 05 de Octubre de 2019

Sin ideas ni claridad ni potencia ofensiva, Newell's tuvo una de las imágenes más desdibujadas de la Superliga. La ambición chocó con su impericia para vulnerar a un esquemático Banfield. Fue tan discreta la producción leprosa, que no contó con ninguna situación de gol. Justamente, cuando era una de las virtudes del equipo de Kudelka. El 0 a 0 tiene sabor a poco, aunque al menos no perdió frente a un adversario que también pelea por la permanencia y que, pese a su planteo cauteloso, estuvo más cerca.

Newell's se encontró con el rigor táctico de Banfield, atento a apretar la salida del local. Sin apresurarse, la lepra saltaba esa presión sin rifarla. El primer escollo lo superaba. La dificultad estaba de mitad de cancha hacia arriba. Es que fue previsible, y no preocupó nunca.

Los avances de Newell's eran forzados. Erraba pases donde mayor precisión se requería para aproximarse con riesgo. Denis Rodríguez era intermitente y fallaba en el último toque. Lucas Villarruel, en el rol de volante interno por izquierda, no contribuía en la generación. Maxi la tocaba poco, Albertengo no pesaba y Gabrielli pasaba, pero la terminaba mal.

El juego de a ratos era cortado por la sucesión de faltas tácticas del rival. Imperaba la desprolijidad. Todo eso conspiró con las intenciones del conjunto de Kudelka. El conjunto rojinegro no encontraba la manera de arrimarse con claridad. Tan extraña fue la producción en ese primer tiempo que, como nunca antes en la Superliga, no se le contabilizó ninguna acción de peligro.

Fue algo tan llamativo como el hecho de que el meticuloso Banfield haya tenido la jugada de más riesgo con el tiro libre de Vittor que sacó abajo Aguerre.

Kudelka mandó a Denis Rodríguez a moverse por izquierda y a Villarruel por derecha para el segundo tiempo. El fútbol de Newell's igual no cambió. Se mostraba impotente. Banfield no se descuidaba y con eso le alcanzaba para hacer negocio. Y hasta casi anota si no hubiera sido por las estupendas tapas de Aguerre a un cabezazo de Carranza y un remate de Junior Arias.

El banco de la lepra se movió buscando esa profundidad que no conseguía con los que estaban adentro. Entró Insaurralde por Alexis Rodríguez para actuar de extremo izquierdo, Maxi pasó a volantear detrás del nueve, y Fernández y Villarreal armaron un doble cinco.

Por la banda izquierda, Bíttolo se proyectaba seguido. Con los centros del marcador, Newell's insinuó un poco. No más que eso. El resto era confusión. La inclusión de Aníbal Moreno unos minutos tampoco dio resultado.

Newell's era empuje y ganas. Con la intención no le alcanzó. Si hasta sufrió la última pelota de Banfield, con Fontana fallando abajo del arco rojinegro. Fue una noche que se lo vio desconocido. No fue poco entonces que se haya ido con un punto, aunque haya sido un rival directo por la permanencia. Es que se fue de pie, con una campaña que hasta acá tiene mucho más de positivo que de negativo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario