Ovación

Lucha Aymar, en una noche de película

La historia de la mejor de todos los tiempos fue estrenada con glamour en la pantalla gigante.

Miércoles 20 de Abril de 2016

Una película. Para una carrera de película. Y una noche inimaginable en el comienzo de esta historia. Con una protagonista excluyente, Luciana Aymar. La rosarina, mejor jugadora de hockey del mundo de todos los tiempos, presentó ayer en el Shopping Dot Baires de Buenos Aires el Avant Premiere de “Lucha, jugando con lo imposible”, el fin que da cuenta de su trayectoria y de su aporte a los libros del deporte argentino. Desde mañana estará en los cines del país.
 
Cuando la sala 7 encendió las luces y el aplauso se hizo cerrado se evidenciaron las sensaciones de todos los que estuvieron allí, en el sitio vip: emoción y motivación.
 
A la sala 7, una de las tres en las que se proyectó la película por la gran concurrencia de invitados, Lucha fue el centro de las miradas, aunque resulte casi una obviedad decirlo. Pero también los gestos, las risas y los aplausos de toda la generación dorada del hockey, la que dio origen a Las Leonas. Estuvieron casi todas, escoltando a La Maga, siguiéndola de cerca, reviviendo ellas también su propia historia.
 
Porque algo es insoslayable. Luciana Aymar se animó a jugar y a desafiar lo imposible, sus cualidades, talento y obsesiones hicieron gran parte de todo lo que logró, pero también fue y es gracias a que formó parte de camadas de jugadoras (y entrenadores) brillantes, especialmente aquella que se hizo conocida en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000.
 
Con Las Leonas históricas (o Vintage, como se hacen llamar), Lucha disfrutó de su noche. De otra noche de la que se hizo dueña. Porque también la acompañaron muy de cerca sus familiares, muy emocionados (se fundió en un abrazo intenso con su hermano Lucas cuando se apagó la pantalla), amigas que llegaron desde Rosario, amigos que la vida trajo por otro lado, deportistas destacados como Juan Mónaco, Gastón Gaudio, Juan Chela, Paola Suárez, Marcos Milinkovic, Germán Chiaraviglio, Federico Molinari, Jeniffer Dhalgren y tantos otros. También las “celebritis” y el glamour, los personajes de esos mundos con los que Lucha seguramente no pensaba pisar cuando se vestía por primera vez con la camiseta de la selección para desandar una carrera con todos los matices.
 
Delante de la gigantografía con la portada de la obra dirigida por Ana Quiroga se paró, posó y sonrió con una tranquilidad inusitada, aunque luego dijera que por dentro sentía tantos nervios como en los momentos cumbres de competencia. Pero así, natural, espontánea y relajada estuvo Lucha. Como no es común verla.
 
En verdad, lo que flotó anoche en el Dot fue un clima festivo del que nadie quedó exento. Bueno, después de todo, el hockey argentino estaba de celebración. La que jugó con lo imposible hasta hizo posible esto: su historia en la pantalla gigante. Que a la crítica de cine le quede la mirada sobre el detalle. A simple vista se trata de un material hermoso. Para la posteridad.
 

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario