Central

En busca de la regularidad

Central cerrará la Superliga de visitante, donde sus últimas presentaciones contrastaron con la eficacia mostrada en Arroyito

Jueves 05 de Marzo de 2020

Empezar a hallar la regularidad perdida es lo mejor que le puede pasar hoy a Central, justo en el cierre de la Superliga y lo que ya es la previa de una Copa Superliga en la que la sumatoria por los descensos y la clasificación a las copas internacionales continuará su curso. Y si se habla de regularidad perdida tiene que ver con los últimos resultados del equipo de Diego Cocca, ya en el retorno de la competencia, donde quedó atrás ese comportamiento de tránsito parejo en el último tramo del semestre pasado. Después de un triunfo categórico (más desde el resultado que desde el juego) frente a Arsenal, para el equipo canalla no habrá mejor cierre que lograr algo similar en cancha de Argentinos Juniors.

   Que el partido de mañana sea en La Paternal hace que se meta en medio de la discusión otra variable de análisis, que tiene que ver con lo que le viene costando al equipo en estas últimas presentaciones en condición de visitante. De eso se trata también la irregularidad en este último tramo de la competencia.

   En Central casi todos se sienten cómodos por lo que es la performance del equipo. La cantidad de puntos está, hasta se podría decir, por encima de la media imaginada antes del inicio del torneo. De allí que haya cosas que no mortifiquen demasiado. Igual eso no alcanza para ocultar una parte importante de la realidad. Y en esa realidad está claro que el equipo canalla perdió algo de constancia en lo que hace a resultados.

   Este segundo semestre caracterizó al equipo de Diego Cocca por viajar de la alegría a la tristeza prácticamente sin escalas. Porque después de la obtención de un buen resultado generalmente llegó un cachetazo o viceversa. Eso sí, en la mayoría de los casos todo se vio unido por un mismo hilo conductor: la falta de juego, que sin dudas tuvo peores efectos cuando el equipo jugó afuera de Rosario que cuando lo hizo en Arroyito.

   Los dardos viajan de manera inexorable a un solo lugar común: la pronunciada caída del equipo en condición de visitante. Porque así como después de la victoria contra Arsenal se hizo referencia a que Central era el equipo de mejor rendimiento en condición de local, en el tema de irregularidad son fáciles de establecer los parámetros más notorios cuando se contrapone la producción de visitante.

   Para Cocca también debe resultar sencillo explicarlo desde lo numérico. Ahora, desde la subjetividad del caso le costará entender por qué su equipo varió tanto de un semestre a otro.

   Porque el recuento es muy simple: en los ocho partidos disputados fuera de Arroyito en el primer semestre, Central sufrió una sola derrota (0-3 contra Estudiantes). Ahora, después del contrapunto que se dio entre lo que parecía una consolidación del equipo y el rearmado luego de que partieron varios jugadores que eran habitualmente titulares llegó la descompensación y la falta de equilibrio, expresada en lo que fueron malas excursiones en este 2020.

   Tan sólo una mueca de alegría fue lo que despertó aquel empate sobre la hora (en la última jugada del partido) ante Banfield con el cabezazo de Cristian González. Ese gol maquilló lo que era una nueva muestra de flaqueza. No tan pronunciada como las otras dos, pero flaqueza al fin.

   Lo de Independiente (0-5) fue quizá el golpe más duro del equipo este año. Un resultado lapidario y un rendimiento que nada tuvo que ver con producciones anteriores.

   Muy similar fue lo que ocurrió contra Defensa y Justicia (0-3), donde otra vez Central no dio la talla a la hora de hacerse fuerte fuera de su casa.

   Como amparo a esos malos resultados aparecieron tres victorias (Huracán, Gimnasia y Arsenal) en el Gigante, pero de esa forma la distancia entre los extremos se hizo más larga y evidente.

   Frente a la única fecha que le resta a esta Superliga, Central tiene una misión de volver a hacerse fuerte de visitante. Y sólo de esa manera se acercará a esa regularidad perdida, elemental también para lo que viene.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario