Kily

El Kily y Ruben, por un nuevo capítulo

El flamante DT de Central y Marco compartieron equipo en el canalla en 2006. Hoy el Kily espera al 9 para juntos poder escribir algo más de historia en Arroyito

Viernes 26 de Junio de 2020

El 6 de agosto de 2006 Rosario Central perdió 1 a 0 en Córdoba frente a Belgrano, con gol del Loco Cervera, por la primera fecha del torneo Apertura. Ese día Cristian González fue expulsado por el árbitro Pablo Lunati. Tirado así porque sí, el recuerdo no tiene ninguna validez, salvo por un detalle: esa tarde en la Docta fue la primera vez que el Kily González, flamante entrenador de Central, y Marco Ruben compartieron equipo en el canalla, bajo el mando de Néstor Gorosito. Catorce años después el Kily ostenta el cargo de técnico en Arroyito y Marco continuaría con su carrera como futbolista, una carrera que el mismísimo Kily pretende que no se termine ya. De allí su deseo de contar con el centrodelantero a partir de lo que será el nuevo proyecto que él mismo comandará.

   Esas historias locas que hacen al mundo del fútbol hoy tienen anclaje en Central, con un técnico nuevo, recientemente nombrado, y un jugador que fue compañero suyo y por estos días medita entre extender su vida como futbolista o ponerle punto final. Existe incluso la chance de que Ruben decida seguir jugando pero en otro equipo, aunque suena poco probable por aquellas declaraciones suyas tras el retorno del préstamo de Atlético Paranaense, cuando dijo que venía a jugar sus últimos partidos, durante el tiempo que sea, con la camiseta de Rosario Central.

   Fue apenas un torneo en el que compartieron equipo, 15 partidos para ser más exactos en un Central al que el Kily regresó proveniente desde Europa después de 11 años y en el que Ruben transitó su último semestre de esa primera etapa. Es que después volvió en 2015 de la mano del Chacho Coudet.

   No sólo compartieron equipo, sino que entre los dos convirtieron 10 goles (7 Marco y 3 el Kily). El único partido en el que lo hicieron juntos fue ni más ni menos que en el clásico. Aquel 4 a 1 en el Gigante de Arroyito es el verdadero punto de referencia a la hora de hacer mención a lo que fue la convivencia del Kily y Ruben en el mismo equipo. Se trató de una goleada que quedó muy bien guardada en la memoria de los hinchas.

   Después de los tantos del Chacho Coudet y Paulo César Wanchope llegó el turno de Marco, cuando tomó la pelota en mitad de cancha, tiró una gambeta particular (entre Torrén y Rivera) y corrió más de 30 metros para definir cruzado, contra el palo derecho, ante la salida del paraguayo Justo Villar. Fue su primero en un clásico.

Ruben.jpg
Marco Ruben anota el tercer tanto canalla en el clásico de 2006.

Marco Ruben anota el tercer tanto canalla en el clásico de 2006.

   Fue el gol que marcó prácticamente la sentencia del partido, ya en el primer tiempo. El descuento de Araujo le puso una pizca de intriga al resultado, pero después de eso llegó el turno del Kily, el otro personaje de esta historia, para ejecutar un penal que le convirtieron justamente a Marco. El hoy DT canalla definió cruzado para sellar la victoria.

   La mención a ese partido es básicamente porque fue el único encuentro del torneo en el que ambos convirtieron en el mismo cotejo, pero fundamentalmente porque el peso y la representatividad del triunfo.

   ¿La última vez que compartieron una cancha? El 24 de noviembre, en el triunfo por 4 a 2 sobre Quilmes, en el que Ruben se hizo presente con un doblete (los otros dos tantos canallas fueron obra de Angel Di María y Gonzalo De Porras).

Kily.jpg
Zurdazo. El Kily convierte de penal en el Gigante.

Zurdazo. El Kily convierte de penal en el Gigante.

   Desde ese día nunca más formaron parte del mismo plantel, ya que estaban en distintos momentos de sus carreras. El Kily ya había retornado del Viejo Continente después de destacarse en Zaragoza primero, Valencia después e Inter, desde donde (aún en plenitud futbolística) decidió retornar directamente a Arroyito, sin dejarse tentar por la suculenta oferta económica que el por entonces presidente de Boca Mauricio Macri le había puesto sobre la mesa. Ruben recién empezaba a carretear: River, Recreativo de Hueva, Villarreal, Dinamo Kiev de Ucrania, Evián y Tigres (ambos de México) fueron sus clubes hasta que dio el sí ante el pedido insistente de parte del Chacho Coudet.

   El destino los vuelve a unir, aunque el capítulo más importante en esta saga de historias cruzadas aún no está resuelto. Marco Ruben tiene ya la oferta que le hizo la dirigencia sobre la mesa y debe tomar una decisión. Lo que se sabía, y que el propio Kily hizo público en su presentación oficial el pasado miércoles, es que cuando le confirmaron que iba a ser el técnico de Central una de las primeras cosas que hizo fue llamar a Marco para decirle que lo consideraba una pieza clave, que su aporte será valioso no sólo dentro del campo de juego, sino en el vestuario.

   Lo que decida el 9 se conocerá posiblemente el fin de semana (el próximo martes finaliza su contrato) e independientemente de lo que ocurra hay un pasado que une al Kily y a Ruben. Fue aquel torneo Apertura 2006, en el que compartieron equipo con la camiseta que identifica a ambos. Hoy uno está listo para iniciar una nueva etapa en el mundo del fútbol, el otro próximo a decidir si hace borrón y cuenta nueva en su vida o se suma al proyecto.

El clásico en el que ambos convirtieron:

Rosario Central 4 Newell's 1 (Relato Martin Perazzo) Apertura 2006 goles

Días de definición

Dentro de cuatro días se le vence el contrato a Marco Ruben, por lo que el tema de su continuidad en Central debe resolverse en breve. Es por eso que entre hoy y el fin de semana los dirigentes se sentarán a charlar con el delantero o ya directamente con su representante para intentar llegar a un acuerdo. En principio Marco ya le habría dicho al Kily que está dispuesto a sumarse al nuevo proyecto, pero en el fútbol nunca hay que dar algo por sentado. Lo que sí es un hecho es que los principales dirigentes canallas abordarán el tema de lleno y a partir de ahí contar con algo más de luz sobre una situación en la que hay mucho optimismo.

Leer más: El Kily ya decidió el banco donde depositar

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario