El álbum del Mundial

Figurita 9: El goleador, errar es inhumano. Figurita 8: El volante, confusión y creación.   Figurita 7: El defensor, "vos sacala...". Figurita 6: El arquero, la maldición. Figurita 5: La linegirl, todo fallo es erróneo. Figurita 4: El árbitro, un bien innecesario. Figurita 3: El público, turi-hinchas y olas. Figurita 2: La cancha, teatro sin batallas. Figurita 1: La pelota, el hombre en cuero.
9 de junio 2010 · 13:55hs

Figurita 9: El goleador, errar es inhumano

“La Fiera”, Bernabé Ferreyra, jugó en Tigre hasta que en el 1931 River lo adquiere en “35 mil pesos. En esos días, un obrero cobraba 50 pesos”, decía en 1982 el periodista Osvaldo Pepe.

Lucas Román, de 18 años, es una de las apuestas que realizó la entidad azulgrana. (Imagen de video)

Lucas Román, el nuevo Messi al que Barcelona le puso una increíble cláusula de rescisión

Schwartzman participó del primer Grand Slam de 2023 en malas condiciones ya que sufrió una lesión muscular la semana pasada.

Diego Schwartzman fue eliminado por el estadounidense Wolf en Australia

“Con esa suma, en esa época se podían comprar 11 autos Opel sedán con cuatro cilindros y asientos regulables, 514 trajes de lana genuina e inglesa, 90 juegos combinados comedor-dormitorio, 1 toilette, 2 mesas de luz, 1 cama de dos plazas con elástico de acero, 1 mesa para ocho y 6 sillas tapizadas en cueros de búfalo”, cuenta Pepe. Desde entonces, a River lo bautizaron Millonarios.

"Esa cifra equivalía al valor de 70 mil entradas populares” para ver al “El mortero de Rufino”, quien en 185 partidos metió 187 goles", agrega.

Era la década del 30, arrancaba el profesionalismo y una “dictadura daba marco al fútbol rudimentario y sin ciencia. Pero, en el 40, se incorpora la picaresca de potreros y los notables”, relata.

Pepe marca el contexto del fútbol: “En los 50, aparece la tecnología de posguerra, tácticas y estrategias”. Surge el “árido pizarrón del catenaccio. Helenio Herrera reemplazó lo bello por lo práctico, la intuición por el razonamiento, y la improvisación por la especulación”. Pero en los 70 estalla la rebeldía, crecen las melenas y se suelta Brasil.

Entre los atrevidos, descollaba el wing, ermitaño que no pisaba el centro y enfilaba al arco zigzagueando en vuelo bajo sobre la raya. Se enredaba con el lineman y heladeros o sacaba un centro a la marchanta. Pero la hinchada goza con el virtuosismo atolondrado, expreso al gol que descarrilaba en las vísperas. A Houseman no lo podían marcar y escapaba hasta de las concentraciones. Sucede que todo wing es ahijado de remolinos. Su tranco avivaba las brasas del choripanero y sacaba a flamear a la pollerita de la hermana del arquero.

De pibes no jugaban a la pelota en la vereda, lo hacía en el cordón. Sus incursiones dejaban chifletes que refrescaban siestas. Corrían y no regresaban, entonces salían en rescate sus marcadores, gendarmes, acreedores y parientes cercanos.

No volvían, se sabían condenados por la osadía y su estilo morfón. Sabían que les esperaba: amoldarse a las reyertas en media cancha, disfrazarse de marcadores con proyección o sobrevivir con planes de ayuda como punteros barriales.

No se arriesgan a no arriesgar y corren aún con las medias bajas cobijados en las tribunas que veneraron a esos loquitos.

Osvalo Pepe decía: “El destino del goleador quedó sellado y la sociedad lo obligó a no fallar. Curioso vínculo emocional con la gente. Porque un grito de gol tiene mucho de rebeldía, a veces se grita gol con hambre y bronca atrasadas, con ánimo de protagonismo y rebeldía de marginado”.

Figurita 8: El volante, confusión y creación

 El nene está saliendo con un carrilero por izquierda”, admitía la madre a su vecina mientras intentaba explicarle la importancia de la marca hombre a hombre en el fútbol. Sus amigas le hacían notar que su muchacho andaba pegadito a otro hasta para ir a la panadería, pero la señora las instruía sobre las tácticas que le inculcaban a su muchacho en el club. “Ellos aprovechan los descuidos y se agarran en los corners”, explicaba.

Con el tiempo, en el barrio callaron las dudas y empezaron a hablar de tácticas gracias a pedagógicos videos del kiosco, sobre “el gordo que sale en la tele con una pelota bajo el brazo”. En nombre del fútbol todo se fundamenta. Se hacen negociados, fraudes y exaltan nacionalismos, fanatismos y pertenencias a mercados. Dicen que es casi mejor jugar a no dejar jugar, aunque anular a un contrincante, signifique también anular a uno de los nuestros.

Hoy, los volantes ocupan el medio campo, dividen el trabajo y producen en escala. La zona del círculo central es la de mayor caos en el tránsito. Piquetes de tribus sedentarias arman embotellamientos con volantes de confusión. Saquean a transeúntes y se quedan con las redondas y retienen hasta a sus propios avances.

Ahí también levantan lanzas los carrileros, nómades que patrullan con técnicas casi guerrilleras, con sorpresa y furtivos bombardeos al área rival.

Antes, el 8 la paraba y manejaba. El 5 despertaba discusiones: algunos eran de esfuerzo y entrega, onda el Tolo Gallego. Pero había elegantes portadores como Redondo o Gago. Los volantes defensivos eran la vanguardia de la retaguardia, protegían la zona y la permanencia cosechando tarjetas amarillas. Adelante se parapetaban los enganches, para horadar la defensa y enganchar con zancadillas.

Casi con pudor, los volantes ofensivos intentan disimular sus habilidades por temor a quedar como delanteros y tener menor salida laboral en el mercado, ya que a veces con un solo atacante se arman equipos exitosos. Las rígidas tácticas no permiten varios creativos, y sólo alguno es “volante de creación”. Era imposible evitar que Bochini, Maradona y Garrafa Sánchez dejaran estresados a sus marcadores en “una baldosa”, para meter una exacta asistencia a otro que metía goles.

Tenían un talento especial para jugar a la pelota, aún en un partido de fútbol oficial, con cancha de césped bien marcada y arcos con red y todo. Gracias a esos no domesticados y desubicados, la gente sigue en tribunas y valora al atrevido que levanta ilusiones y enseña que se pueden burlar limitaciones y jugar por utopías, dentro o fuera de una cancha.

Figurita 7: El defensor, "vos sacala..."

Era un delantero con buen pie y también ponía la gamba para trabar todas. El entrenador le dijo que le gustaba su estilo y que jugaría, pero como marcador de punta. El habilidoso futbolero se asustó y consultó: “Pero nunca fui defensor. ¿Qué hago? “Vos sacala”, le soltó el técnico, resumiendo teorías no tan modernas, como mezquinas. Para algunos, lo atractivo del juego es ganar, pero eso no siempre hace que el juego sea atractivo.

Cuentan que tras la Segunda Guerra Mundial, en la desolada Italia, el campeón Torino era la base, con diez jugadores, del seleccionado itálico. Pero, el 4 de mayo del 49, tras un amistoso contra Benfica, al regresar a Turín, la niebla provocó la caída del avión sobre la basílica de Superga.

Entre los 31 fallecidos, 18 eran jugadores de Torino. El desastre conmocionó a Italia, que además de tantas vidas, perdía a la mayoría de los convocados para el Mundial de 1950.

En la emergencia, para superar la pérdida de habilidosos y dotados técnicamente, se recurrió a una ultradefensiva escuadra, de dura marca y sacrificio. Italia cayó en la primera ronda del Mundial, pero el planteo de cerrojo o “cattenacio” se difundió desde el Inter de Helenio Herrera a todos los posteriores seleccionados.

Los periodistas defendieron lo “defendible” y Gianni Brera ligaba al catenaccio con el duro y sufrido campesino: “era la lucha de clase: uno es débil y tiene que defenderse”. Ya en 1932 el equipo austríaco de Karl Rappan usaba la táctica de sacarla lejos y ver. Así nacieron ultrazagueros, líberos, marcadores centrales y laterales, stoppers y hasta los nueve bajaron a sacarla. “Los delanteros ganan partidos, pero los defensores ganan campeonatos”, afirmaron.

Blas Giunta trabó con la cabeza y los bahienses colgaron los trapos: “Laspada es Argentino”, en reclamó de su convocatoria al seleccionado. Nicolino Locche ganaba tras esquivar y cansar al rival. Empezaron a bajar todos para aguantar. Así también hubo rotulantes frustraciones y aceptación de míseros empates. El arquero del Racing Universitario de Argel y Nobel de literatura 1957, Albert Camus, sostenía: "Lo que más sé de moral y de obligaciones de los hombres, se lo debo al fútbol”. Quizás, ese aprendizaje nos lleve a armar también fuera de las canchas cerrojos ante “los más poderosos”.

En desventaja física y técnica, el equilibrio de fuerzas surgiría de la colectiva resistencia frente a los grandes. Dicen que el general Perón, ante la proscripción de su movimiento, durante la Resistencia Peronista, llamaba a “encarajinar” el avance de “la contra”. Algo como “no achicarse, sino achicar”, para armar una salida. Otro defensor del fútbol y el arte, Miguel Franchi, advierte: “No estamos retrocediendo, sino tomando carrera”.

Figurita 6: El arquero, la maldición

Jugaban un amistoso Inglaterra y Colombia en Wembley. Era el 7 de septiembre de 1995 y, a los 22 minutos, el Jamie Redknapp disparó de lejos al arco de René Higuita. Burlando la cordura y mesura que condenan a los arqueros, el ruliento morocho destapó una pirueta. Se tiró para adelante y en el aire, antes de apoyarse en el césped, le pegó a la redonda con la suela de sus botines. “El Escorpión”, como se llamó a esa cabriola, parecía a medida de románticos y rebeldes. Pero al tiempo, Higuita admitió que había visto al lineman marcar el offside, cosa que lo animó a arriesgar. De todas formas, el encantamiento no se desvaneció, pero entonces había sido aquel juez de línea el mago que bajó rápido su varita para darle más magia al fútbol.

Es dura la suerte del arquero, solo ante una enorme valla codiciada por los rivales. Solo y con una hinchada que lo intima de atrás. Solamente a metros de fotógrafos que esperan escarchar la imagen del gol que se coma. Dicen que la condena nace con “el gordo va al arco”. Pero la maldición es más profunda: Cristian Luchetti, del Banfield campeón 2009, nunca fue gordo y comenzó jugando de 9, aunque luego lo confinaron entre los maderos. Pero el Laucha llegó a ser goleador cañoneando en penales a sus pares adversarios.
Hasta que un entrenador mandó que los penales sean ejecutados por jugadores de campo. Ese DT: Julio César Falcioni, quien había sido arquero. Don Adolfo Pedernera contaba que en un partido su arquero le pidió patear un penal. No lo dejó y explicó: “Si usted lo yerra me van a crucificar por dejárselo patear. Y si convierte, usted habrá humillado a un compañero”.

Hasta si hacen goles pueden ser criticados. Héctor Roganti, ex arquero del Huracán, cuenta que sus propios hijos no le creían demasiado cuando les relataba que había jugado en el equipo campeón 1973. Explicaba que al no existir tantos videos de esa época, cuando aparecía en una jugada era porque le habían metido un gol. Ni les dan la camiseta del club. Eso sí: debe ser dueño del área, despejar y adelantarse como un defensor, no puede perder una bola ni dejar que le pongan un cabezazo. Además, en todo el barrio se lo debe escuchar cuando sale a cortar bramando: “¡Míaaaaa!”, aunque no vea por dónde vuela la pelota. Le exigen excelente estado físico, reflejos instantáneos, decisión, confianza, concentración, coraje y buena pegada para originar una jugada que llegue al gol.

En un clásico de 1992, el juez pitó penal a favor del visitante millonario. Los bosteros enojados arrojaron con bronca una radio que cayó cerquita de Angel David Comizzo. Trapito levantó el aparato y se puso el auricular para seguir la jugada mirando a los rivales. Pero, el Mono Navarro Montoya se lo atajó a Hernán Díaz. Sin festejo, el arquero parecía una postal del que está lejos de los goles propios y demasiado cerca de los goles ajenos.

Figurita 5: La linegirl, todo fallo es erróneo

Corren de costado, como egipcio de friso. Se frenan, juntan talones y —ante el terror de los que atacan—, erguidos como estatuas levantan el brazo con el banderín y anulan la jugada. Entonces, tras segundos de profundo silencio, se detonan los más desgarradores insultos. Coleccionan piezas de arte: celulares, encendedores, radios, zapatillas, pilas y piedrazos que llevan en un chichón. El estrecho alambrado que intenta separarlos de las hinchadas, no sirve ni para colar escupitajos cuando desaprueban sus fallos.

Se van de la cancha bajo escudos policiales y sus hijos niegan en la escuela que sus padres “trabajan de eso”. En tanto, se ilusionan con otra vida, en la que tras siempre andar sobre la raya, se reencarnan en un wing. Mientras, recrean leyendas y se hacen llamar “solferinos”. Ante ello, intelectuales del insulto que indagan en seminarios sobre la creación de nuevas e hirientes palabrotas, al cobrar una cuestionable falta, le vociferaron al cuestionar un supuesto offside: “Cheee, acordate del 24 de junio de 1859”.

Al ser citados por el tribunal de la AFA para indagarlos sobre semejante amenaza, basaron su alegato en documentos históricos que registran una brutal masacre propinada por Napoleón III al ejército austríaco en el norte italiano, en un pueblo llamado Solferino (Sol feroz). También explicaron que en honor a ese combate, científicos franceses bautizaron como “solferino” a una tonalidad obtenida con colorantes artificiales. El tribunal no los entendió, anuló la demanda y el lineman pidió quedarse con el término, mientras agitaba su banderín, que hasta entonces parecía rojo.

En 1863, el estricto y autoritario progreso inspiró a los ingleses para reglamentar la ley del off side, y discriminar a los adelantados. Pero esa emboscada para libertarios chupamates que pasaban tardes chamuyando al arquero rival a la espera de un pelotazo para golearlo, fue de polémica aplicación.

La luz, velocidad del juego, altura del césped, rotación terrestre y pestañeos del lineman, atentaban contra un buen fallo. Los lineman más prácticos sólo atendieron a datos que les dieran seguridad. Se privilegió respetar más los gustos de los locales, sobre todo si eran muchos. Pero también es determinante la ubicación del lineman y la hinchada a su espalda, intentando no irritarla con sanciones en su contra.

Ya en 1993, la Fifa los condenó. Resolvió que: “Se es árbitro o juez de línea”. Así se acabaron los sueños de ser árbitros principales, no por la fama, sino para alejarse de las gradas. Errar es humano, pero algunos parecen herrados. Finalmente, la solución parece llegar con la primorosa aparición de la linegirl. Es indiscutible la intuición femenina —más su cordial porte—, aunque suelen dejarnos, a menudo, fuera de juego.

Figurita 4: El árbitro, un bien innecesario

Es extraño que alguien se alegre al abrir un paquete y encontrar inmortalizada en el cartoncito a la cara de un referí. La pasión no tiene aspecto de esos prolijos señores, seguramente engominados en cabellos y almas, con cara de cualquiera menos de alguien que pasa tardes en una cancha de fútbol.

Esa figu nunca es la difícil y nadie dudaría en cambiarla por otra cualquiera, hasta por una repetida. No es muy de futbolero llevar en la billetera, o atesorar en el cajón de las medias, un cartoncito en honor a Horacio Elizondo. Tampoco es usual ver en el banco de una plaza a un orgulloso abuelo relatándole a su nietecillo tiernas historias, mientras le muestra la figurita de Guillermo Nimo.

El fubolero no confía en los botonazos, arbitrarios jueces que privilegian el respeto a las leyes del juego a que gane nuestro equipo. Seguro que cuando eran pibes, cuando la profe iba al baño les pedía a esos que anotaran en el pizarrón el apellido del compañerito malo que tiraba tizas.

Pero, hace poco, el vendaval propagandístico del movimiento del nacionalismo futbolístico nos vendió que no podemos admitir un triunfo mundialista sin argentinos y debimos fanatizarnos con el pitar del cuerpo arbitral.

En la historia de tan ecuménica justa atlética quedó estampada la memoria de don Horacio Elizondo y sus jueces de línea: Rodolfo Otero y Darío García, próceres criollos que impartieron justicia en aquella final entre Italia y Francia, en 2006. Pero no se registraron aglomeraciones en el Monumento a la Bandera, ni cuando Elizondo expulsó al francés Zinedine Zidane por cabecear al italiano Marco Materazzi.

Por no perder publicidades y horas de televisión, los promotores del show describieron al colegiado como un artista, que con un diminuto instrumento de viento convoca a estruendosos festejos o a una multicolor suelta de puteadas. No hay músico que con apenas un silbato intérprete hasta la leve intensión violenta de un defensor.

Por tomar decisiones cruciales bajo la vista de millones y correr 90 minutos sin ligar un pase, los árbitros merecerían un lugar entre las figuritas.

Pueden enfrentar al gentío y ser respetado, pero al salir del perímetro del paraíso terrenal, se quedan sin impunidad. Orgulloso de su prestigio, el mismo Elizondo aceptó impartir su oficio en un cruce de representativos de Fuerte Apache y Ciudad Oculta.

Entre ásperos monoblocks del oeste porteño, el prestigioso juez dirigió el encuentro, sin que se registrara violencia alguna. Pero, al irse del predio comprobó que le habían afanado el reloj que había ganado en el Mundial. De todas formas, el hecho no fue caraturalado como delito, sino como justa venganza por nunca escuchar advertencias como: “¡¡La hora referí !!”.

Figurita 3: El público, turi-hinchas y olas

“No suelen llegar en camiones, colados en el tren, ni de a ochos en Fititos, sin embargo se les dice: “hinchas”. Pero, son asistentes, espectadores, público o mejor: turi-hinchas. Compran extraños jarrones, no choripanes; despliegan estandartes, no cuelgan trapos; los esperan recepcionistas, no los matungos de la Montada, y no hacen avalanchas, pero se sacan fotos junto a todas las fuentes.
Andan munidos de cámaras y hacen olas que les consumen casi todo el partido. La expresiva, creativa y colectiva actividad suele exigir mucha atención mientras se acerca el momento sublime para pararse y levantar las manos, mientras se miran sonreír en la pantalla gigante. Luego controlan el transcurrir de la ola entre los demás concurrentes. No es demasiado entretenido, pero para quien no entiende o gusta demasiado del fútbol es una bella y armónica forma de pasar la tarde.

Entusiastas del aplauso, se saludan y admiran mutuamente por el cotillón que adquirieron. Así, gustan lucir gorros estrafalarios, disfraces estrafalarios y maquillados con colores, también estrafalarios.
Los espectadores de partidos mundialistas no van a la cancha, “concurren a estadios”. No cantan desesperados, entonan salmos como en un templo, y no provocan incidentes, salvo que descubran otra fuente en la que aún no se habían fotografiado.

Son privilegiados asistentes de elite de un suceso mundial, pero no pueden putear a los jugadores rivales o propios, amenazar a una hinchada rival o advertir al señor árbitro con esperarlo a la salida. Los beneficios para el gentil público está en su impunidad: ya que si pierden no deben soportar cargadas al otro día en el laburo, no todos tienen como compañeros a nigerianos o portugueses.
Más allá de algún contingente de barrabravas subsidiado, el resto de los criollos deben poner unos 7.500 dólares para viajar (vuelo, hotel 3 estrellas, 10 días, sin comidas y traslados a dos partidos de la selección). Pero, también hay tours por 30 mil dólares, que incluyen entradas a partidos y participar en un partido en la formación de una barrera, si la cobran a mitad de cancha.
El peligro real entre el público mundialista radica en: familias que llevan niños que lloran a lo loco por hamburguesas, los fogonazos de fotógrafos seriales y los duros enfrentamientos entre barras de gerentes de multinacionales que asisten con perversos objetivos de cometer todo tipo de negociados.

Los viajes de barrabravas a mundiales son denunciados por surgir por espurios arreglos y compromisos con poderosos dirigentes. Pero no se sospecha de tantos empresarios que viajan, también junto a socios y amigos: poderosos dirigentes. Así, se puede elegir el riesgo de andar entre guardias pretorianas del mercado o participar de algún safari al ritmo gutural del bombista Tula.

Figurita 2: La cancha, teatro sin batallas

"Es un cuenco abierto hacia afuera, etéreo y con un techo ondulante que suaviza la lógica volumétrica e intenta mimetizarse con el océano", dicen los organizadores del mundial sobre el estadio Green Point. Quienes tenemos otra idea sobre las canchas de fotbal, debemos comprender por qué a esa gente se les da por hacer olas, surgidas del mar y finas graderías.

Es difícil que un futbolista salga a tal paraíso a "matar o morir". Pero ahí, nuestros gladiadores rumiarán gloria, so pena de no regresar sin la copa.

El Green Point, al pie de apacibles playas atlánticas y moderadas montañas, "fue concebido como un objeto escultural, con un respeto genuino por la belleza del paisaje natural de la ciudad", explican.

Pero en esas praderas peligra el espíritu épico, esa conmovedora osadía que recalienta las almas al acercarse a la cancha del Docke, entre nubes de mugrosas sustancias que brotan del Riachuelo, mientras rostros tallados a trompadas cortan al aire.

En nuestros desarmaderos de gente (canchas) no se registran peloteros, y es imprudente llevar niños, salvo en penitencia. Pero, el Moses Mabhida (Durban), con su "arcada delineada en símbolo de la unidad tras el apartheid", tiene hasta áreas de juegos infantiles.

Viejos estadios, como el Free State (Bloemfontein) y el Loftus Versfeld (Pretoria) fueron rediseñados y nada quedó de legendarias canchas. El Ellis Park (Johannesburgo) perdió su magia y fue rebautizado como Coca Cola Park, y no por una ancestral leyenda.

Los biólogos tienen al Peter Mokaba (Polokwane), con forma de baobab, tradicional árbol africano. Y, también está el Mbombela (Nelspruit) cerca de una reserva ecológica, pero edificado sobre chozas sin luz ni agua. Hasta se asemeja a la atmósfera de los prados de Jáuregui, entre jaurías de cimarrones animales e hinchas de Flandria.

Para un turismo de aventura, no hay como trepar al Ferrocarril Belgrano Sur, ramal González Catán e intentar llegar al predio de Lafe (Laferrere).

En Sudáfrica faltan atractivos. No existe la ventaja deportiva, minutos de gracia que aquí se dan a visitantes para huir de los locales y cuidacoches. Tampoco tienen "recorridos antipiñas", senderos urbanos diseñadas para que seguidores de un club, y sus perseguidores, sólo se crucen en peajes donde se paga con sangre.

Será difícil revivir grescas más creativas que esas habituales entre hinchadas, cuando en coloridos combates se trenzan sectores de una misma barra, en disputa del liderazgo.

Pero, como los estadios mundialistas se diseñaron con "criterios de salas teatrales, para disminuir la distancia entre el espectador y el campo de juego", al menos se podría disponer de una accesible línea de tiro a la cabeza del arquero rival, o del propio, de acuerdo a su perfomance.

Figurita 1: La pelota, el hombre en cuero

Gordita histérica y engreída. Rea de campitos que ahora te la das de vedette. Ahora te hacés la señora distinguida e inalcanzable para el piberío que te hizo famosa cuando la siesta se hacía fiesta.

Eras mezquina y eludías a los más rudimentarios para irte con los habilidosos. Pero a los revolcones, te machucaron.

En Sudáfrica te bautizaron Jabulani, “celebración”, en bantú. Te pintarrajearon con once colores, por el número de futbolers, los idiomas de esa nación y las once comunidades que te cobijan.

Los creyentes afirman que al séptimo día de la creación, al Señor se le cayó un cacho de Sol, y demonios y ángeles se trenzaron en el primer picado dominguero. Pero, los herejes aseguran que en ancestrales ritos por la fertilidad, naciste como esfera para ser centro de ceremonias.

En tanto, los chinos juran que 500 años antes de Cristo, el gobernador Fu-Hi aplastaba raíces dentro de un cuero hasta redondearlo para usarlos en juegos. Hindúes, persas, egipcios, griegos y romanos hacían juegos de mano con cosas redondas. En la Edad Media, entre fechas libres de combates los caballeros se lanzaban bolas en torneos.

Mientras descubría, sin saber qué, Cristóbal Colón se topó con tribus que reboleaban bolas que rebotaban mágicamente, las armaban con una sustancia pegajosa extraída de un árbol, también saqueado, y del que luego fabricaron el caucho.

No faltó un marino británico que en ajenas costas se apropiara de ajenos juegos, que al adoptarlos en Inglaterra armaron tumultuosas lides. Eso sí, como son disciplinados, crearon reglas en 1848, lo que permitió ya implementar las trampas.

En 1880, la vejiga de cerdo o buey se cambió por gajos de cuero. Pero, ocurrió lo peor, el 21 de mayo de 1904 nacía la Federación Internacional del Fútbol Asociado (Fifa), regente del negocio.

En la historia no faltan cordobeses. En 1931, Luis Polo, Antonio Tosolini y Juan Valbonesi diseñaron una pelota sin tiento. Y, otro argentino, creó la Pulpo, de goma marrón y rayitas color crema.

Pero hay una maldición. En algunos partiditos, algún patadón la manda a un tejado o patio vecino.

Se cruzan reproches y se detiene el mundo. Esas pelotas suelen caer en casas de insensibles que no quieren ruidos en la siesta y se enojan al arruinarse un ventanal o un malvón. Esos, no la devuelven, salvo que interceda la respetada hermana mayor.

Al frustrarse un picado por esos extravíos, un jubilado resopló sabiondo: “Ven, faltan pelotas.

Además, hay periodistas que hablan con una bajo el brazo y no se la dan a los chicos”.

En tanto, descuajeringados bollos de papel, medias viejas y hasta flotantes de inodoros, sirven como mágicas redondas.

Pero no pasará mucho tiempo hasta que el piberío marche a la AFA y a la Fifa para liberar a tantos tristes balones que esperan rodar entre risas sin codificar.

Ver comentarios

Las más de leídas

Un detenido por extorsiones en nombre de Los Cantero resultó ser una víctima

Un detenido por extorsiones en nombre de "Los Cantero" resultó ser una víctima

Amalia Granata también fue blanco de críticas por su cuerpo y no se quedó callada

Amalia Granata también fue blanco de críticas por su cuerpo y no se quedó callada

Robaron una avioneta en Chaco, se quedaron sin nafta y se estrellaron: 5 muertos

Robaron una avioneta en Chaco, se quedaron sin nafta y se estrellaron: 5 muertos

Para Burlando, la declaración de Blas Cinalli fue una confesión

Para Burlando, la declaración de Blas Cinalli fue "una confesión"

Lo último

Entregan aportes para la compra de árboles a productores del sur santafesino afectados por la sequía

Entregan aportes para la compra de árboles a productores del sur santafesino afectados por la sequía

Patricia Bullrich: Si Maduro viene a la Argentina, debe ser detenido de manera inmediata

Patricia Bullrich: "Si Maduro viene a la Argentina, debe ser detenido de manera inmediata"

Lucas Román, el nuevo Messi al que Barcelona le puso una increíble cláusula de rescisión

Lucas Román, el nuevo Messi al que Barcelona le puso una increíble cláusula de rescisión

Por la baja de precios en dólares en casi un 30%, aumentaron las ventas de inmuebles en Rosario

Un informe del Colegio de Corredores Inmobiliarios reveló que el descenso fue en los últimos tres años. Subió la oferta de viviendas en alquiler.

Por la baja de precios en dólares en casi un 30%,  aumentaron las ventas de inmuebles en Rosario
Transporte: otra vez se encienden las alarmas por demoras en los subsidios
LA CIUDAD

Transporte: otra vez se encienden las alarmas por demoras en los subsidios

La Ciudad

Sequía: 2022 fue el año con menos lluvias en casi noventa años en Rosario

Por Tomás Barrandeguy

Cada vez son más las mujeres que conducen colectivos en Rosario

Por Carina Bazzoni

La Ciudad

Cada vez son más las mujeres que conducen colectivos en Rosario

Sin luz: el paseo gastronómico que sigue demorando su inauguración

Por Juan Chiummiento

EXCLUSIVO SUSCRIPTORES

Sin luz: el paseo gastronómico que sigue demorando su inauguración

En controles preventivos ya se detectaron diez fugas de gas por día

Por Alicia Salinas

La ciudad

En controles preventivos ya se detectaron diez fugas de gas por día

Dejanos tu comentario
Las más leídas
Un detenido por extorsiones en nombre de Los Cantero resultó ser una víctima

Un detenido por extorsiones en nombre de "Los Cantero" resultó ser una víctima

Amalia Granata también fue blanco de críticas por su cuerpo y no se quedó callada

Amalia Granata también fue blanco de críticas por su cuerpo y no se quedó callada

Robaron una avioneta en Chaco, se quedaron sin nafta y se estrellaron: 5 muertos

Robaron una avioneta en Chaco, se quedaron sin nafta y se estrellaron: 5 muertos

Para Burlando, la declaración de Blas Cinalli fue una confesión

Para Burlando, la declaración de Blas Cinalli fue "una confesión"

El Sindicato de Comercio cerró una paritaria del 101% y el básico llegará a $182.700

El Sindicato de Comercio cerró una paritaria del 101% y el básico llegará a $182.700

Ovación
Diego Schwartzman fue eliminado por el estadounidense Wolf en Australia
OVACIÓN

Diego Schwartzman fue eliminado por el estadounidense Wolf en Australia

Diego Schwartzman fue eliminado por el estadounidense Wolf en Australia

Diego Schwartzman fue eliminado por el estadounidense Wolf en Australia

Patón Guzmán: Le pregunto a Messi si volverá a Newells y me pone puntos suspensivos

Patón Guzmán: "Le pregunto a Messi si volverá a Newell's y me pone puntos suspensivos"

Mundial de handball: Los Gladiadores juegan ante Alemania por la segunda ronda

Mundial de handball: Los Gladiadores juegan ante Alemania por la segunda ronda

Policiales
Laguna Paiva: investigan si se trató de un femicidio la muerte de una policía
Policiales

Laguna Paiva: investigan si se trató de un femicidio la muerte de una policía

Roban una avioneta, no activan el paso de nafta y se estrellan: cinco ladrones muertos

Roban una avioneta, no activan el paso de nafta y se estrellan: cinco ladrones muertos

Un detenido por extorsiones en nombre de Los Cantero resultó ser una víctima

Un detenido por extorsiones en nombre de "Los Cantero" resultó ser una víctima

Dos jóvenes están en estado reservado tras ser baleados en barrio Ludueña

Dos jóvenes están en estado reservado tras ser baleados en barrio Ludueña

La Ciudad
Por la baja de precios en dólares en casi un 30%,  aumentaron las ventas de inmuebles en Rosario
LA CIUDAD

Por la baja de precios en dólares en casi un 30%, aumentaron las ventas de inmuebles en Rosario

Transporte: otra vez se encienden las alarmas por demoras en los subsidios

Transporte: otra vez se encienden las alarmas por demoras en los subsidios

Un día que arrancó pesado promete apretar más con una máxima de 36°

Un día que arrancó pesado promete apretar más con una máxima de 36°

Reclaman acciones concretas para mejorar los accesos a la ciudad

Reclaman acciones concretas para mejorar los accesos a la ciudad

El Ministerio de Ambiente avaló el proyecto de tribunales en Casilda
La región

El Ministerio de Ambiente avaló el proyecto de tribunales en Casilda

La localidad de Diego de Alvear accederá a las cloacas por primera vez
La Región

La localidad de Diego de Alvear accederá a las cloacas por primera vez

Amalia Granata también fue blanco de críticas por su cuerpo y no se quedó callada
Información General

Amalia Granata también fue blanco de críticas por su cuerpo y no se quedó callada

Larreta contó que sufre temblor esencial: Las selfies me salen movidas
Política

Larreta contó que sufre temblor esencial: "Las selfies me salen movidas"

Otro cruce entre gobierno y oposición por denuncia de discriminación de fondos

Por Walter Palena

Política

Otro cruce entre gobierno y oposición por denuncia de discriminación de fondos

Los chispazos entre Pablo Javkin y Federico Angelini encienden alertas en la oposición

Por Mariano D'Arrigo

Politica

Los chispazos entre Pablo Javkin y Federico Angelini encienden alertas en la oposición

Economía

Sergio Massa autorizó la recompra de bonos externos por u$s 1.000 millones

Economía busca mejorar su arsenal para defender el tipo de cambio
Economía

Economía busca mejorar su arsenal para defender el tipo de cambio

El Sindicato de Comercio cerró una paritaria del 101% y el básico llegará a $182.700
Economía

El Sindicato de Comercio cerró una paritaria del 101% y el básico llegará a $182.700

Inflación de Santa Fe: 5,5 por ciento en diciembre y 92,6 por ciento en 2022
Economía

Inflación de Santa Fe: 5,5 por ciento en diciembre y 92,6 por ciento en 2022

Economía

El gobernador y los ruralistas repasaron medidas por la sequía

Juicio a la Corte Suprema: Moyano adelantó fuerte respaldo de los gremios
Política

Juicio a la Corte Suprema: Moyano adelantó fuerte respaldo de los gremios

La ilustradora argentina que creó la animación del video de Shakira y Bizarrap
Información General

La ilustradora argentina que creó la animación del video de Shakira y Bizarrap

Piden la captura internacional del hermano de Miguel Ángel Cherutti
Información General

Piden la captura internacional del hermano de Miguel Ángel Cherutti

Una mujer murió al incendiarse su departamento en barrio Triángulo
LA CIUDAD

Una mujer murió al incendiarse su departamento en barrio Triángulo

Combaten incendios intencionales en las islas frente a Granadero Baigorria
La Ciudad

Combaten incendios "intencionales" en las islas frente a Granadero Baigorria

Para Burlando, la declaración de Blas Cinalli fue una confesión
Información General

Para Burlando, la declaración de Blas Cinalli fue "una confesión"

Para los peritos de la defensa, la autopsia de Báez Sosa no precisa la causa de la muerte
Información general

Para los peritos de la defensa, la autopsia de Báez Sosa no precisa la causa de la muerte

Feroz agresión a un médico en un sanatorio del norte santafesino
La región

Feroz agresión a un médico en un sanatorio del norte santafesino