Ovación

Caruso Lombardi deberá extremar el ingenio para corregir el rumbo

Hasta la fecha diez del torneo Newell’s fue un equipo sólido atrás, aguerrido en el mediocampo y contundente en la ofensiva. Su principal virtud era no perder el orden, ahogar a los rivales con una presión asfixiante en la zona de volantes y cuando la pelota...

Miércoles 28 de Mayo de 2008

Hasta la fecha diez del torneo Newell’s fue un equipo sólido atrás, aguerrido en el mediocampo y contundente en la ofensiva. Su principal virtud era no perder el orden, ahogar a los rivales con una presión asfixiante en la zona de volantes y cuando la pelota terminaba con un centro en el área de enfrente el riesgo de gol era inminente. Con esta receta de eficiencia y cuchillo entre los dientes, Newell’s cosechó 18 puntos de los primeros 30 en disputa. Pero en la fecha 11ª, cuando la formación de Ricardo Caruso Lombardi se ilusionaba con olvidarse del riesgo del descenso y estaba a un paso de la clasificación a las copas internacionales, fue a la Bombonera y trastabilló con Boca. Allí comenzó el tobogán en rendimiento y resultados. Es que de las últimas 18 unidades sólo rescató 4 porotos. Es indudable que las lesiones que sufrieron varios titulares complicaron el panorama, pero esta no es la única razón del pronunciado y alarmante bajón que experimentó el conjunto rojinegro. ¿Qué le pasa a Newell’s?

  Si bien la realidad no es del todo oscura en cuanto a los números para zafar del descenso, sí es momento para que el DT encuentre un antídoto para detener la pronunciada pendiente hacia abajo. Para no depender de nadie Newell’s debe sumar cuatro unidades (visita a Banfield y recibe a jujeños y sanjuaninos). Así seguirá en primera. Todo se facilita si los rivales directos no ganan. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario