..

La sinagoga de Monigotes será museo y monumento histórico

El emblemático edificio de la comunidad judía se encuentra cerrado desde fines de la década del 70. El gobierno provincial invertirá más de 500 mil pesos en la restauración, readaptación y puesta en valor de este sitio.  

Martes 04 de Junio de 2013

El gobierno de la provincia puso en marcha los trabajos de puesta en valor de la sinagoga de Monigotes, que se encuentra cerrada desde fines de la década del 70 y que representa un sitio de elevado valor patrimonial, a tal punto que en la Legislatura provincial espera su aprobación un proyecto que lo postula como monumento histórico.

La obra se realiza en el marco del Programa de Recuperación de Edificios Históricos y demandará al Estado santafesino una inversión de 559.731,79 pesos.

Concretamente, los trabajos de puesta en valor comprenden la restauración e iluminación de la fachada, se cambiarán las cubiertas y se reacondicionará su interior. Se buscará asegurar la originalidad de la estructura edilicia y, al mismo tiempo, implementar las necesarias adaptaciones de la construcción para su accesibilidad y funcionalidad.

La empresa adjudicataria para la ejecución de las tareas formalizó el ingreso al templo el pasado lunes 27 de mayo, en horas del mediodía, luego de la aprobación formulada por autoridades de la Dirección Provincial de Museos y de la comuna de Monigotes, según detallaron desde el Ministerio de Obras Públicas.

Al respecto, el titular de esa dirección, Roberto Magnín, explicó que se solicitó la intervención del Ministerio de Innovación y Cultura a los fines de relevar y documentar la existencia de muebles, artefactos religiosos y libros antiguos (casi todos escritos en idioma hebreo). Es que tales elementos debían ser retirados del lugar dado que este edificio será sometido a una restauración exhaustiva.

"Fue el propio ministro de Obras Públicas, Julio Schneider, quien planteó su inquietud por la preservación de estos objetos", destacó Magnín.

El funcionario indicó que a partir de esa requisitoria se puso en conocimiento a los directivos del Museo Israelita de Santa Fe, quienes informaron a su homónimo de Moisés Ville, mientras que la comuna de Monigotes hizo lo propio proponiendo trasladar los bienes al señor Isaac Woloskin, último miembro de la comunidad hebrea e integrante de la "Sociedad Tiferets Israel", responsable del lugar.

"En ese contexto, nos constituimos en la sinagoga junto al presidente comunal, Marcelo Gerosa, y luego de realizar el inventario correspondiente se procedió a realizar el traslado de todos los objetos existentes a un depósito dispuesto por el gob ierno local, quedando los mismos bajo su custodia", concluyó el director provincial de Museos.

Emblemática. Por su parte, el presidente comunal de Monigotes destacó que "la sinagoga es muy representativa para la localidad. Tenemos muchas expectativas por esta decisión de la provincia, que va a impactar favorablemente en nuestra comunidad".

En ese sentido, Gerosa explicó que "luego de que la comuna presentara el proyecto a la provincia, que éste se aprobara y se diera a conocer, hubo gente de todo el país y de diversos medios nacionales que nos contactaron e incluso nos visitaron, interesados en nuestra historia. La puesta en valor de la sinagoga ha despertado muchísimo interés. Pensamos establecer un museo y que la gente pueda acceder", destacó.

Finalmente, el titular de la comuna dijo que "la gente del pueblo está contenta, por la restauración en sí de la sinagoga y por el movimiento que generan las respectivas obras".

En este sentido, Gerosa explicó que las tareas a ejecutar en el histórico edificio representan la generación de puestos de trabajo para los habitantes de Monigotes y posibilidades de una reactivación económica.

“El dueño de la empresa adjudicataria nos confirmó que van a comprar todos los materiales en los negocios locales”, anunció el jefe comunal.

Algunos objetos hallados. Según informó Isaac Woloskin, muchos de los elementos originales de la sinagoga “Tiferes Israel” fueron retirados por autoridades de esa congregación religiosa cuando el templo cerró a finales de la década del 70.

No obstante, entre lo hallado existen elementos de altísimo valor religioso y patrimonial, entre los que se destaca el Arón Hakodesh, un gabinete o pequeña recámara decorada donde se guardan los pergaminos de la Torá, el Pentateuco, que relata la historia del pueblo judío. En la mayoria de los casos, esta recámara está ubicada en la pared de la sinagoga que está orientada hacia Jerusalén.

El Arca está ubicada a unos 80 centímetros del suelo y se accede mediante una escalera revestida con mosaicos. Sobre ella, en el dintel, se encuentra la estrella de David. Una cortina blanca cubre el Arón Hakodesh, testimonio quizás de la última Alta Festividad celebrada en ese templo.

Delante de ese objeto central se encontró El Amud, el púlpito donde “el Jazan” (cantor) conduce las plegarias. Este exhibe el denominado Shiviti; antiguo gráfico escrito en idioma hebreo representativo del Salmo 16:8 “Yo estoy siempre atento a la presencia de Dios”. La parte central de la pieza es el Tetragrammaton, las cuatro letras que comprenden el nombre de Dios. Dos palomas de plata coronan el mueble que contiene esta lámina.

Bancos de madera en buen estado de conservación, pupitres escolares de época y también de oración, distintas estrellas de David (una metálica y otra de madera) y libros escritos en idioma hebreo, constituyen la importante compilación que será examinada por especialistas y ubicada nuevamente en la sinagoga, una vez concluida su recuperación arquitectónica.

También existe un entrepiso de madera destinado a la oración de las mujeres que será íntegramente recuperado.

“Belleza de Israel”. La floreciente comunidad judía de Monigotes dio origen a la sinagoga, como lugar de encuentro y oración de los colonos que poblaron y labraron esas tierras.

“Tiferes Israel” fue construida durante 1932 e inaugurada el 13 de abril del año siguiente. Es un edificio de dos plantas con fachada inconclusa y asimétrica de ladrillos a la vista.

Sobre su puerta se destacan “Las Tablas de la Ley” y tres Estrellas de David. Una leyenda en hebreo explica que esa es la “Casa de Dios”, y más abajo, especifica el nombre “Tiferes Israel”, que significa belleza o gloria de Israel.

En ella también funcionó una escuela hebrea desde 1935 hasta comienzos de los 70. Hacia mediados del siglo XX, el pueblo llegó a contar con unos 2.000 habitantes, pero con el paso del tiempo, las distintas familias se mudaron a grandes ciudades y la sinagoga se cerró en 1978.

La comunidad

Monigotes se encuentra en el departamento San Cristóbal, sobre la ruta 34, a unos 200 kilómetros de la capital provincial. En la actualidad tiene unos 500 habitantes, entre urbanos y rurales.

Monumento histórico

Semanas atrás, la diputada provincial Inés Bertero presentó un proyecto de ley para que se declare Monumento Histórico Provincial al edificio de la sinagoga de Monigotes. En sus fundamentos, la legisladora explica que “el edificio forma parte de la historia de la colonización judía en la provincia y de la memoria e identidad de los primeros colonos en el territorio santafesino”.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario