La ciudad

Vuelven al ruedo con la unión civil y ahora piden que se otorgue libreta

Pedir que parejas hetero y homosexuales puedan gozar en Santa Fe de la unión estable de pareja (más conocida como unión civil) será una de la primeras batallas que se propone llevar adelante este año la asociación Vox, que trabaja en favor de los derechos civiles de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales.

Jueves 24 de Enero de 2008

Pedir que parejas hetero y homosexuales puedan gozar en Santa Fe de la unión estable de pareja (más conocida como unión civil) será una de la primeras batallas que se propone llevar adelante este año la asociación Vox, que trabaja en favor de los derechos civiles de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales. Para ello, ya se concertaron entrevistas con diputados provinciales de todos los bloques para las primeras semanas de febrero. La idea de los integrantes de Vox es reflotar un proyecto que ya se presentó dos veces y perdió estado parlamentario. Pero en este tercer intento pedirán que las uniones se tramiten en el Registro Civil, como en Capital, y que tras dar el “sí” la pareja pueda llevarse la libreta a su casa.
  El proyecto local fue considerado como una onda expansiva en 2002, momento en que se aprobó la ley de unión civil en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Aquí se lo definió como “unión estable de pareja”, un término usado por el Estado español para marcar a las claras la diferencia con la unión civil del matrimonio enmarcado en el Código Civil y que sólo se regula con una ley nacional. Se entiende por unión estable de pareja a la conformada por dos personas que convivan en forma estable, notoria, singular y pública por un período ininterrumpido de 12 meses, con independencia de su sexo y orientación sexual. Los integrantes deben tener domicilio legal en la provincia de Santa Fe, registrado con no menos de 2 años de anterioridad a la fecha en que se solicita el reconocimiento.
  La idea de los autores del proyecto, hasta ahora, era que los integrantes de la pareja, munidos de un mínimo de dos testigos y un máximo de cinco, tramitaran una información sumaria en Tribunales. Pero en este tercer intento ante la Legislatura pedirán que la unión se pueda realizar también en un Registro Civil y prevea el otorgamiento de una libreta de unión estable.
  “Este tipo de unión instaura el reconocimiento de derechos en la provincia para todo lo inherente al trabajo, la salud y la educación, aspectos ya tenidos en cuenta en la Constitución provincial. No significa lo mismo que el matrimonio, ya que no prevé la adopción, ni la herencia previstos en el Código Civil; pero implica el derecho a la pensión, a las licencias laborales y a tener una obra social”, aclara Mónica Barroso, coautora del proyecto junto a Susana Igarzábal.
  La abogada cree “muy viable” esta vez la aprobación de la iniciativa, porque según dice ya existen antecedentes que marcan una apertura sobre el tema: “En noviembre pasado —dijo— se promulgó la ley 8288 de Iapos que establece el derecho a filiación del conviviente del empelado públcio de la provincia, cualquiera sea su opción sexual. Eso sí, aquí se piden 3 años de convivencia de la pareja asi que habrá que debatir criterios. Y también existe desde el 99 la ordenanza municipal que reconoce y garantiza la no discriminación por orientación sexual en Rosario”.

Menos restrictivo. El proyecto santafesino tiene menores restricciones que la ley porteña: exige un año de convivencia en lugar de dos; y alcanza también a quienes trabajan en empresas privadas. Además otorga mayores beneficios, entre otros, el acceso a leyes previsionales, licencias, acceso a la vivienda, asistencia a la salud, asignaciones especiales, visitas íntimas a personas detenidas dentro del sistema carcelario y planes sociales.
  Los primeros en gozar de la unión civil en Argentina fueron los máximos referentes de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA). César Cigliutti y Marcelo Sutheim dijeron “sí quiero” en 2003 y dieron un paso más, anteayer, cuando contrajeron matrimonio en España. Un deseo de quienes defienden los derechos de la minorías sexuales también en Rosario.
  “La unión estable sería el primer paso, pero la pelea final es el matrimonio para todos los que lo deseen”, indicó el presidente de Vox, Guillermo Lovagnini.
  El responsable del Area de Diversidad Sexual del Municipio, Esteban Paulón, militante en favor de la unión estable de larga data, recordó que el proyecto de Vox había sido presentado en 2002 en la Legislatura y había contado con el apoyo de todos los bloques menos el oficialista.
  “En ese momento el diputado Marcelo Gastaldi nos dijo que el tema no estaba en la agenda del Justicialismo; lo volvimos a presentar en 2005 y también perdió estado parlamentario. Esperamos que esta vez sea debatido. Además, no olvidemos que el diputado nacional socialista, Eduardo Di Pollina, presentó el proyecto de matrimonio a nivel nacional. Esa es la batalla final, implica la reforma del Código Civil, y el proyecto ya tiene más de 20 firmas a favor, de distintos bloques de todas las tendencias: peronismo, ARI y Pro”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario