La ciudad

Piden cuatro años de prisión efectiva para el exárbitro Martín Bustos

Es por el delito de grooming (acoso sexual) contra al menos dos jugadores menores de edad del club Newell's Old Boys.

Viernes 06 de Septiembre de 2019

El Ministerio Público de la Acusación (MPA) de Rosario solicitó una pena de cuatro años de prisión efectiva para el ex árbitro Martín Bustos como autor material del delito de grooming (acoso sexual) contra al menos dos jugadores menores de edad del Club Newell's Old Boys. El imputado llegó a la ciudad en junio luego de contactar a las víctimas por redes sociales, falsear su identidad y hacerse pasar por masajista. Seguirá detenido y bajo proceso pero en Buenos Aires, donde afronta otra causa similar.

Bustos cumpliría hoy el plazo de la prisión preventiva de 90 días que se le dictó en su momento, cuando el 6 de junio pasado quedó detenido en el estacionamiento del Mercado del Patio (Cafferata y Córdoba). En el procedimiento, que se originó a partir de la denuncia de las autoridades de Newell's, la Policía de Investigaciones (PDI) le secuestró un celular y una computadora.

Según la acusación, Bustos viajó a Rosario en su auto luego de contactar por redes sociales y más tarde por WhatsApp a un adolescente de 14 años que vivía en la pensión del club del parque Independencia, sabiendo que era menor de edad. Se hizo pasar por masajista deportivo bajo el nombre de Martín Lucero y le ofreció a la víctima una sesión de masajes a cambio de 200 pesos.

Luego replicó el mismo método con otro jugador de 15 años, a quien también le prometió curarlo de lesiones que arrastraba, diciéndole que le iba a salir "muy, muy barato", que la idea era "ayudarlo". A ese adolescente le solicitó que lo contactara con otros compañeros y le propuso un encuentro en un departamento. E instó a ambos a que mintieran en el club diciendo que irían al cumpleaños de una amiga.

Detenido

El encuentro se había pactado para el jueves 7 de junio, a las 18, en el domicilio de Santa Fe 3200. Pero se frustró por la denuncia y la intervención de la Fiscalía. Fue cuando los agentes de PDI se hicieron pasar por las víctimas y detuvieron a Bustos.

Cuando se celebró la audiencia imputativa el 28 de junio, la fiscal Carla Cerliani, de la Unidad Especializada en Delitos contra la Integridad Sexual, le achacó la autoría de esos hechos, que tenían como único fin "lesionar la integridad sexual de los adolescentes", remarcó la funcionaria.

En ese acto, el juez el juez Ismael Manfrín convalidó la calificación y el encuadre del caso que escogió la fiscal y le dictó a Bustos, de 36 años, la prisión preventiva por noventa días (se computa desde la detención), plazo que se cumpliría hoy.

>> Leer más: A una cárcel de Buenos Aires

"La fiscal no pide revisar la medida cautelar porque ya lo acusó formalmente y solicitó la pena. Además, entiende que seguirá igualmente en prisión preventiva efectiva en Buenos Aires, donde le revocaron la libertad luego de los hechos denunciados aquí", describió una fuente judicial.

En la pieza acusatoria, la fiscal remarca que durante la investigación se acumuló evidencia suficiente para sostener el pedido de pena, como entrevistas psicológicas a las víctimas, a sus padres, informes de las líneas telefónicas del árbitro, impresiones de las capturas de pantalla de las conversaciones que mantenía con las menores.

Luego de que el pasado 21 de agosto se frustrara un trámite de juicio abreviado que sorpresivamente Bustos decidió no firmar en plena audiencia, ahora la Fiscalía decidió ir a fondo, acusarlo y llevarlo a juicio oral por el delito de grooming, donde adelantó que solicitará cuatro años de prisión efectiva, el máximo de la pena que contempla.

"El monto de la pena seleccionado es proporcional a la culpabilidad, se ajusta a los fines de procurar la adecuada reinserción social de Bustos", remarcó Cerliani al momento de fundar la acusación y solicitar la apertura del juicio oral y público contra el ex árbitro de fútbol, que seguirá en prisión preventiva efectiva en Buenos Aires.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario