La ciudad

Los reclamos por multas labradas en rutas aumentaron un 380 por ciento

Las quejas por las multas labradas en las rutas provinciales no sólo se ubicaron a la cabeza de los reclamos que recibió la Defensoría del Pueblo el año pasado, sino que respecto al anterior las causas iniciadas casi se cuadruplicaron. El número pasó de 1.656 quejas recibidas en 2006 a 6.299 registradas en 2007.

Martes 15 de Enero de 2008

Las quejas por las multas labradas en las rutas provinciales no sólo se ubicaron a la cabeza de los reclamos que recibió la Defensoría del Pueblo el año pasado, sino que respecto al anterior las causas iniciadas casi se cuadruplicaron. El número pasó de 1.656 quejas recibidas en 2006 a 6.299 registradas en 2007. La cifra arroja un aumento del 380 por ciento de demandas en las rutas provinciales y un 14 por ciento más en caminos de otras provincias.
   Según detalló la directora general de la zona sur de la Defensoría, María Emilia Biglieri, la mayoría de las infracciones se producen en las rutas 33 y 34 por circular sin las luces bajas encendidas, norma que obliga la ley nacional de tránsito Nº 24449 y la provincial Nº 11583 (ver aparte). Sin embargo las multas fueron labradas incorrectamente y, como se entiende desde la Defensoría, por mero afán de recaudar.
  La titular del organismo aclaró que “no se trata de justificar a los infractores sino que intentamos que el Estado sea el primero en cumplir la ley ”. La mujer subrayó que se busca “garantizar la seguridad vial y no usar la norma con fines recaudatorios”. En este sentido, detalló que frente a una falta es obligación “detener al vehículo cuando comete una infracción y avisar al conductor que se le va a labrar un acta”.
  La aclaración no está de más si se considera que desde la Defensoría registraron casos en los que se había labrado en dos actas distintas la misma multa. “Por este tipo de irregularidades ya está procesado el intendente de Pujato y ahora estamos solicitando el procesamiento del de Tortugas”, señaló la directiva. Asimismo, “se presentaron casos en los que se labraron actas a camiones que encienden las luces en forma automática cuando arranca el motor, con lo cual es imposible que hayan circulado sin las luces”, destacó Biglieri.
  Curiosamente, a los autos con patentes de la misma localidad no se les pone multas. Por esa razón, salta a la vista que se trata de una desprolijidad.  

Más demandas. Del total de los reclamos recibidos en la Defensoría durante el año pasado, el 10,7 por ciento se refirió a los servicios públicos. También se registraron quejas referidas a salud (incumplimiento de las obras sociales), y educación (inserción de niños con dificultades de integración social).

Circular con todas las luces

La ley provincial 11.583, que adhiere a la ley nacional de tránsito Nº 24449, establece la obligatoriedad en materia de “uso de las luces”.
  Los vehículos deben utilizar las luces bajas mientras se transite por rutas nacionales, tanto de día como de noche.
  La luz alta es obligatoria sólo en zonas rurales y autopistas, siempre y cuando la luz natural sea insuficiente o las condiciones de visibilidad o del tránsito lo reclame.
  Las luces de posición y de patente deben permanecer siempre encendidas.
  El destello debe usarse en los cruces de vías y para advertir los sobrepasos.
  Las luces intermitentes de emergencias deben usarse para indicar la detención en estaciones de peaje, zonas peligrosas o en la ejecución de maniobras riesgosas.
  Las luces rompenieblas, de retroceso, de freno, de giro y adicionales deben usarse sólo para sus fines propios, aunque la luz natural sea suficiente.
  Además es obligatorio el uso permanente de las luces bajas para transitar por las rutas, caminos y calles en todo el territorio provincial. Las infracciones por exceso de velocidad, ausencia de luces bajas obligatorias y cruce de semáforo en rojo no bajan de 640 pesos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario