La Ciudad

Fuerte pedido para que se cumpla con los controles de ingreso escolar

Pediatras y odontólogos manifestaron su preocupación por la decisión de Educación de postergar la exigencia de los certificados.

Sábado 27 de Marzo de 2021

Ante la decisión del Ministerio de Educación de Santa Fe de poner en pausa la exigencia de los certificados de salud escolares que se piden a principio de año a los alumnos de todos los niveles, los pediatras y los odontólogos manifestaron su preocupación por esta medida por considerarla innecesaria y también riesgosa. La Capital dio a conocer en su edición del jueves declaraciones de la subsecretaria de Educación Primaria de la provincia, Nancy Alario, quien señaló que “dada la situación sanitaria hay que tratar de evitar la circulación de los niños por los efectores de salud”. En ese contexto, anunció que comunicarán oficialmente durante el mes de abril cuándo se solicitará la documentación.

Lo primero que manifestaron los profesionales de Salud es que se trata de una postergación y no una eximición, por lo tanto recomendaron a los padres y tutores que cumplan con los turnos que ya sacaron para dichos exámenes y que no posterguen las visitas a dentistas y pediatras, sobre todo teniendo en cuenta que durante el año pasado muchos niños y adolescentes no tuvieron ningún tipo de chequeo médico a causa de la pandemia de Covid.

El presidente de la Sociedad de Pediatría, el rosarino Omar Tabacco, señaló, a título personal, que no está de acuerdo con diferir el pedido de los certificados, ya que un porcentaje alto de chicos que reciben atención tanto en el sector público como privado no cumplieron con los chequeos en 2020 ni se vacunaron de acuerdo al calendario oficial, por eso, la posibilidad de prolongar los tiempos puede ser contraproducente.

Javier Escalante, director médico del Sanatorio de Niños, institución que nuclea un número muy importante de consultas del sector privado de la ciudad y zona de influencia dijo a este diario que el año pasado “ya se deterioraron mucho los controles a causa de la pandemia, por el aislamiento, por temores de los padres y por que el hecho de que los chicos no asistieron a clases y no tuvieron la exigencia de los certificados” y agregó: “Plantear una postergación en este momento es sumamente perjudicial para la salud de la población infantil”.

Indispensables   

“Hubo una construcción social muy importante y valiosa desde que Salud Pública (en 2006) impuso la obligatoriedad de los chequeos médicos y el correspondiente certificado para presentar en las escuelas cada año. Flexibilizar esto nos genera una enorme preocupación a todos los pediatras en el sanatorio”, enfatizó el profesional. Escalante mencionó que los centros médicos se prepararon lo suficiente para que se cumplan los protocolos que evitan contagios de Sars Cov 2: “Los padres empezaron a perder el temor y hoy las consultas están retomando su ritmo habitual lo que es sumamente relevante. Hay que tener en cuenta que en edad pediátrica, gracias a esos chequeos se pueden detectar problemas serios de crecimiento y desarrollo, patologías que podrían resolverse o mejorarse y que de lo contrario pueden condicionar la vida de esa criatura: todo lo que disminuya ese acercamiento del niño y la familia con el pediatra es perjudicial”.

La boca, sana   

Los dentistas se expresaron en la misma línea al conocer la decisión de Educación en Santa Fe. Claudio Pross, vicepresidente del Colegio de Odontólogos admitió la sorpresa que generó la noticia en esa comunidad profesional. “No hemos recibido comunicación oficial, sino que nos enteramos por los medios de comunicación. Si el ministerio prorroga por tiempo indeterminado la presentación de los certificados habituales para evitar la circulación de los chicos en edad escolar en los efectores públicos y privados está diciendo que asistir es peligroso y lo cierto es que hemos acomodado los turnos para espaciarlos como se debe, que cumplimos con todos los protocolos en los consultorios para que tanto los niños como los adultos concurran tranquilos a sus chequeos odontológicos”. El directivo mencionó que después de los primeros meses de la pandemia, las familias regresaron de a poco a las consultas y que en las últimas semanas hay mayor movimiento por el inicio de las clases, lo que no significa que haya aglomeraciones “ni mucho menos”.

Sugerimos a la gente que no demore la visita al odontólogo. A veces, cuando existe la posibilidad de asistir más adelante, porque no está la exigencia del papel que hay que presentar en el colegio, se dejan de lado las consultas y sabemos lo fundamental que estas revisaciones resultan para la salud infantil”.

En un control de salud bucodental se evalúa el estado general de la boca, las piezas duras y tejidos blandos, si hay maloclusiones, si los chicos necesitan topicaciones de flúor y se analiza básicamente si hay lesiones, explicó Pross. “En el ámbito privado, el padre o madre adquiere el certificado en el Colegio de Odontólogos y luego lleva al hijo o hija a la consulta donde el profesional, después de revisarlo, completa ese documento”, agregó. Hay dentistas, sobre todo en los barrios más alejados del centro, que adquieren ellos mismos los certificados para que las personas no tengan que circular tanto, expresó Pross.

En la parte pública hay consultorios donde el control se hace sin necesidad de pagar el estampillado y allí le entregan el certificado después de la revisación.

El odontólogo destacó: “Los certificados se van a pedir cuando lo disponga la autoridad de Educación pero no se van a suspender, así que pedimos a las familias que asistan para que no quede pendiente algo tan crucial como es el chequeo de la salud bucodental en la infancia y adolescencia”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS