La ciudad

El municipio advierte sobre las dificultades para sostener el transporte de Rosario

Autoridades locales pidieron al gobierno nacional que envíen fondos como hicieron con Capital Federal y el Gran Buenos Aires.

Sábado 13 de Julio de 2019

La Municipalidad advirtió ayer sobre las dificultades para sostener el sistema de transporte y pidió a la Nación que se le permita participar a Rosario del fondo de 1.500 millones de pesos que están disponibles para cubrir los desequilibrios financieros.

Que la ciudad tenga funcionando con normalidad el sistema de colectivos significa "un esfuerzo", indicaron las autoridades de la Secretaría de Transporte y el Ente de la Movilidad, quienes insistieron en diferenciarse de por lo menos cinco ciudades cordobesas, así como Salta y Neuquén, donde los choferes iniciaron medidas de fuerza por incumplimientos salariales. Sin embargo, dijeron que "Rosario no es una isla".

La exigencia a la Nación, en una conferencia de prensa que compartieron Mónica Alvarado (Secretaría de Transporte) y Carlos Comi (Ente de la Movilidad), apuntó centralmente a equiparar la situación del interior del país a la de Capital Federal y el Area Metropolitana de Buenos Aires (Amba). Es que en las últimas horas se conoció un acta donde "los funcionarios nacionales ya se comprometieron a absorber a través de compensaciones el acuerdo salarial", aseguró Alvarado, quien además reclamó que la ciudad participe de los fondos destinados a cubrir los problemas financieros.

El paro de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) fue en reclamo de una mejora salarial de un 20 por ciento, además de un bono de 16 mil pesos para los choferes. La medida de fuerza que afectó a la capital de Córdoba, Villa Carlos Paz, Río Cuarto, Villa María y San Francisco, así como también Salta, Río Negro y Neuquén, no se replicó en Rosario, aunque sí en la capital santafesina; y tampoco afectó a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Caba) ni a las localidades del Amba.

Desigual

Que en Capital federal y el Gran Buenos Aires los colectivos circularan ayer con normalidad no sólo se explica por el acuerdo alcanzado entre los choferes y la patronal, que estipula un salario básico de 41 mil pesos retroactivo a junio y una suma fija no remunerativa de 11 mil pesos a cobrar en tres veces, sino además en el compromiso asumido por los funcionarios del Ministerio de Transporte de la Nación de absorber ese incremento.

Así lo planteó la secretaria de Transporte local al señalar que "sólo basta leer detalladamente el acta acuerdo de la paritaria firmada por las partes, donde aparece con claridad el compromiso nacional en materia de compensaciones".

La funcionaria recordó que en Rosario ya rige un acuerdo salarial de un 15 por ciento que ya se está pagando "a través del fondo compensador" y recordó que el boleto está en 27,5 pesos cuando el último análisis de costos arroja un valor por encima de los 32. Además, alertó: "De darse nuevos incrementos en los costos y un nuevo acuerdo salarial para la segunda mitad del año, vamos a estar en una situación crítica".

Si bien en ningún momento se refirió a una nueva suba del boleto, admitió que la situación "se viene aguantando", y no pudo decir por cuánto tiempo más. "Estamos haciendo todo lo posible para que eso no suceda", indicó.

En efecto, insistió en el pedido de que la Nación tenga con el interior del país "el mismo tratamiento que con Buenos Aires y el Amba, donde hubo un desembolso de dinero extra para evitar las medidas de fuerza", del mismo modo que requirió en base al artículo 25 de la ley nacional Nº 27.467 que "la ciudad pueda acceder al fondo de 1.500 millones de pesos que el gobierno central tiene disponibles para cubrir los desequilibrios del sistema". La solicitud que ya se formalizó al titular de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, a través de una carta.

El servicio local

"Que Rosario tenga colectivos funcionando no es casual ni azaroso, sino el resultado del esfuerzo que hace la ciudad a través de sus cuentas públicas y del fondo compensador, así como de los fondos provinciales que han reemplazado a los subsidios nacionales", destacó Comi; sin embargo, dejó en claro que "la crítica situación pone al tema ante un límite, porque es difícil seguir sosteniendo el sistema como si la ciudad fuera una isla". No obstante, destacó la política de transporte "diferente que ha renovado la flota y que tiene unidades que no existen en el resto del país".

Los funcionarios locales contrapusieron la calidad del servicio local al del resto de las ciudades del interior, donde, aseguraron, "hubo recortes del servicio nocturno e incluso hubo empresas que se retiraron del sistema por no poder abonar los salarios", y detallaron la renovación de la flota local, que sigue adelante.

"Este año se incorporaron 182 unidades, falta sumar otras, incluso en un contexto donde tenemos las carroceras cerradas y una macroeconomía dolarizada que afecta el precio de las unidades —continuó Alvarado—. Ya tenemos el 91 por ciento de la flota con aire acondicionado y más del 75 por ciento con piso bajo y coches accesibles, además de unidades que funcionan en un ciento por ciento con biodiesel, lo que las hace sustentables y abarata costos".

Si bien admitieron la caída de los pasajeros y "el impacto negativo que eso tiene en el sistema", consideraron que "la situación se explica fundamentalmente por la caída de la actividad económica, para lo que sólo hace falta ver los datos estadísticos aportados por el Indec".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario