La ciudad

Cada dos días se produce un choque con heridos en la Circunvalación

La avenida de Circunvalación no da tregua. Un informe elaborado por el Plan Municipal de Seguridad Vial revela que cada dos días se produce un accidente con heridos en alguna de las tantas intersecciones que tiene esa arteria. Cinco de esos cruces llevan la delantera en cantidad de colisiones en las que tuvieron que intervenir los médicos del Sistema Integrado de Emergencia Sanitaria (Sies) durante el 2007.

Viernes 27 de Junio de 2008

La avenida de Circunvalación no da tregua. Un informe elaborado por el Plan Municipal de Seguridad Vial revela que cada dos días se produce un accidente con heridos en alguna de las tantas intersecciones que tiene esa arteria. Cinco de esos cruces llevan la delantera en cantidad de colisiones en las que tuvieron que intervenir los médicos del Sistema Integrado de Emergencia Sanitaria (Sies) durante el 2007.

A la cabeza del ranking menos deseado se ubica el cruce de Ovidio Lagos y Circunvalación, con 18 accidentes con heridos. Le siguen la esquina de esta avenida con Mendoza, en la que hubo 16 accidentes con lesionados; y con Presidente Perón (ex Godoy), donde el año pasado hubo 13 encontronazos con personas que terminaron en el hospital. El listado de los cinco cruces más peligrosos se cierra con la intersección de Circunvalación y 27 de Febrero, y Circunvalación y Sorrento.

Con estar algunos minutos en cualquiera de estos lugares se le puede poner imagen a las estadísticas que elaboró la Comisión de Seguridad Vial y a las que la Circunvalación aportó 164 accidentes durante todo el 2007, algunos de los cuales resultaron con consecuencias graves y hasta fatales para sus protagonistas.

En rojo. "¡Mire, mire toda la hilera de autos que está cruzando en rojo! Esto es cosa de todos los días", indicó ayer Emanuel, un joven que atiende un comercio casi en la esquina de Circunvalación y Presidente Perón. Días atrás, el joven sufrió en carne propia lo que significa que un automovilista no respete el semáforo. "Fue en Avellaneda y Perón, yo iba en moto y tenía luz verde, un auto encaró, me tiró y se fue", recordó. De la experiencia le quedó el hematoma que hoy le cubre media cara.

Circunvalación no sólo es altamente peligrosa por el asfalto destruido, luces robadas y la inseguridad que la golpea tanto de día como de noche. También es una pista por donde se circula a mucho más velocidad que los ochenta kilómetros recomendados en los letreros aéreos que la cruzan.

A metros de Circunvalación y Lagos, otra de las intersecciones bravas, se podían observar ayer los frentes destrozados de los camiones que habían participado en un accidente múltiple durante la madrugada.

Sin códigos. Cruzar semáforos en rojo, apurar la marcha cuando la luz amarilla termina, adelantarse por donde no se debe, estacionar sobre la mano izquierda, doblar sin utilizar el guiño, ocupar las ochavas y obstaculizar la visión e impedir que el colectivo pueda dejar a los pasajeros donde debe, son sólo algunas de las faltas más frecuentes que se dan en las calles rosarinas.

"El tráfico está cada vez peor". Esta fue la opinión generalizada de los rosarinos que fueron consultados ayer durante la recorrida que realizó LaCapital "No se ven inspectores de Tránsito salvo en el microcentro. Uno está todo el día circulando por la calle y no los ve", dijo Fabián, un avezado remisero con 19 años al volante.

La Circunvalación no es el único espacio a considerar por la imprudencia de los conductores. Según el relevamiento municipal, las esquinas de Francia y Gálvez; Gálvez y Ovidio Lagos; y Pellegrini y Sarmiento, son también lugares rojos en el mapa de la accidentología vial de la ciudad.

Calles rápidas sin semáforo, desprecio por las normas de tránsito y maniobras que sólo demuestran la decisión de imponer la propia circulación por sobre las demás, forman parte del panorama diario.

"Todos están apurados por llegar a destino y no respetan la distancia mínima entre los vehículos", dijo Antonio en Pellegrini y Sarmiento mientras esperaba que el semáforo le diera paso. El auto que lo precedía, en tanto, directamente no esperó.

Silvia Carafa

La Capital

La colisión nuestra de cada día

Circunvalación, el clásico escenario de accidentes, no podía dejar de mostrar ayer esta postal. El choque involucró a tres camiones y un auto y se produjo durante la madrugada. A raíz del impacto, uno de los camioneros terminó en el Heca.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario