INFORMACION GENERAL

Video: abrazar vacas para combatir el estrés se convirtió en la nueva tendencia

 La práctica se centra en las propiedades curativas que se producen al abrazar al animal, ya que se cree que aumenta la oxitocina en los seres humanos.

Viernes 23 de Octubre de 2020

Las rarezas nunca se acaban ni tampoco dejan de sorprender. Ahora abrazar vacas, una práctica denominada "koe knuffelen" en holandés, se convirtió en una nueva tendencia que se expandió en buena parte de Europa y en Estados Unidos por los efectos beneficiosos para el ser humano.

Se trata de una terapia para reducir el estrés y aumentar la positividad y surgió en las áreas rurales de Holanda, aunque ahora está adquiriendo popularidad en el resto del mundo.

¿Cómo funciona? ¿Qué efectos tiene? La práctica se centra en las propiedades curativas que se producen al abrazar a este animal, ya que se cree que aumenta la oxitocina en los seres humanos, la hormona que se libera en los vínculos sociales, de acuerdo a lo que informó la BBC.

Las vacas poseen una temperatura corporal más cálida que los humanos y sus latidos cardíacos son más lentos, por lo que abrazar a estos animales puede producir un efecto calmante que alivia sensaciones como la ansiedad o el estrés.

Embed

Esta terapia forma parte, además, de un movimiento más amplio que trata de conectar a las personas con la naturaleza y el campo, y son muchas las granjas que ofrecen este servicio.

Kastanjehoeve es una granja que se encuentra en Beets, un municipio al noroeste de Holanda, que ofrece sesiones de tres horas de "koe knuffelen" por un precio aproximado de 25 euros. Comienzan con un desayuno y después de una visita guiada por la finca las personas se pueden sentar con alguna de sus adorables vacas para relajarte.

La familia Van Stralen, propietarios de la granja Farmsurvival, situada en un municipio del norte de Holanda, comenzó a ofrecer este tipo de servicios hace algunos años y las experiencias de los visitantes son realmente gratificantes. "Después del café nos ponemos el mono y nos vamos al pasto con nuestras 200 vacas. Intentamos acercarnos con cuidado y hacer contacto. Así se experimentará lo que es descansar en 700 kg a 38,5 grados", detallan en la web. Y es que "no sólo la vaca disfruta", sino que "el calor, la respiración y los latidos del corazón" proporcionan una sensación de relajación y bienestar.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS