Información Gral

Un fallo judicial prohibió una publicidad dirigida a chicos por incitar a la compra

Sucedió en Brasil. Promocionaba relojes con la imagen del ogro Shrek. Para comprarlos era necesario presentar cinco envases de un producto, además de pagar cinco reales.

Miércoles 23 de Marzo de 2016

El Tribunal Superior de Justicia de Brasil decidió prohibir una publicidad de alimentos dirigida a los chicos. En el juicio, el foco estaba en la campaña de la industria de alimentos Bauducco "Es Hora de Shrek”. Con ella podían adquirirse los relojes pulsera con la imagen del ogro Shrek y de otros personajes del dibujo. Sin embargo, para comprarlos, era necesario presentar cinco envases de los productos "Gulosos”, además de pagar cinco reales.

La acción civil pública, de autoría del Ministerio Público de São Paulo (MP/SP), tuvo su origen en una actuación del Instituto Alana, que alegó la abusividad de la campaña y el hecho de que se trata de una nítida venta enlazada. En un alegato oral, la abogada Daniela Teixeira argumentó: "La propaganda, que se dirige a un niño de cinco años, que condiciona la venta del reloj a la compra de galletitas, ¿no es abusiva? El mundo camina hacia adelante. El Tribunal de la ciudadanía debe mandar un mensaje en voz alta y con buen sonido, de que los niños serán protegidos”.

Protección. El ministro Humberto Martins, relator del recurso, dejó claro en su voto que "el consumidor no puede ser obligado a adquirir un producto que no desea”. Según él, se trata en este caso, de una "simulación de un regalo, cuando en realidad se está condicionando una cosa a la otra”.

Herman Benjamin, ministro del Tribunal, dijo además quedó impresionado por el nombre de la campaña (Gulosos), que incentiva el consumo de estos productos en tiempos de altos índices de obesidad.

 

La decisión del colegiado fue unánime, y la presidenta, la ministra Assusete Magalhães, consignó que el caso es típico de publicidad abusiva y venta enlazada, pero la situación se agrava por tener como público de destino al niño. El grupo determinó la abusividad de la propaganda, que condicionaba la compra de un reloj de un personaje infantil a la adquisición de cinco galletitas. Y no quedó ahí la decisión. En efecto, los ministros asentaron que la publicidad dirigida a los niños ofende a la Constitución y al Código de Defensa del Consumidor de Brasil.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario