Información Gral

Un centenar de jefes de Estado inician en una decisiva cumbre por el cambio climático

Esta es cumbre climática es considerada una de las mejores oportunidades para avanzar en la morigeración de las emisiones de gases que general el calentamiento habida cuenta de compromisos recientes 

Domingo 29 de Noviembre de 2015

Miles de personas se manifestaron ayer en distintas naciones del mundo para reclamar un acuerdo ambicioso contra el calentamiento global, en vísperas del inicio de la conferencia de París COP21 organizada con gran despliegue de seguridad tras los atentados del 13 de noviembre. Esta es cumbre climática es considerada una de las mejores oportunidades para avanzar en la morigeración de las emisiones de gases que general el calentamiento habida cuenta de compromisos recientes asumidos por las grandes potencias, que son también las que más contaminan.

La señal de que el tiempo apremia para alcanzar un acuerdo antes del fin de la conferencia el 11 de diciembre la dio el canciller francés Laurent Fabius, quien convocó ayer a los delegados de la reunión, un día antes de lo previsto, para comenzar a preparar las negociaciones que se llevarán a cabo en las afueras de París para elaborar el acuerdo más amplio y duradero conseguido hasta ahora para desacelerar el calentamiento global.

El ministro Fabius entregó ayer simbólicamente las "llaves" de la conferencia climática a la agencia de la ONU, encargada de supervisar las conversaciones. "Las llaves (de la conferencia) están en manos de la ONU, una llave simbólica de la esperanza", tuiteó Fabius después de entregar una enorme llave a Christiana Figueres, directora de la Convención Marco de la ONU sobre Cambio Climático.

Figueres dijo en conferencia de prensa que "actuar ya sobre el cambio climático es un imperativo moral, económico y tecnológico".

El 11 de diciembre (cuando finaliza la conferencia) quiero poder pronunciar seis palabras sencillas que serán el desenlace de esfuerzos sin precedentes", dijo Fabius: "Hemos aprobado el acuerdo de París".

Tras la primera marcha organizada el viernes en la ciudad australiana de Melbourne, unos 3.000 estudiantes, activistas y religiosos marcharon en Filipinas para exigir una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero responsables del cambio climático, causante de tifones devastadores en el archipiélago.

"Protejan nuestra casa común", "Justicia climática", podía leerse entre los carteles de los manifestantes en las calles de Manila. En Bangladesh, uno de los países más pobres de Asia amenazado por crecidas e inundaciones, unas 5.000 personas reclamaron una acción inmediata, y otras tantas se manifestaron en Brisbane, en Australia.

Decenas de miles de manifestantes eran esperados en numerosas marchas en otras ciudades asiáticas y también en Johannesburgo y Edimburgo. Para hoy se han convocado movilizaciones en Seúl, Londres, Madrid, Río de Janeiro, Nueva York y México, entre otras ciudades.

 

Interés mundial. Unos 150 jefes de Estado y de gobierno participarán mañana en la cumbre del clima en Le Bourget al norte de París, a la que asistirán unos 40.000 participantes, entre ellos 10.000 delegados de 195 países, además de científicos, observadores, periodistas y visitantes.

Barack Obama (Estados Unidos), Xi Jinping (China), Angela Merkel (Alemania), Dilma Rousseff (Brasil) o Enrique Peña Nieto (México) figuran entre los líderes esperados.

El objetivo de la conferencia es limitar el calentamiento a dos grados centígrados respecto a la era preindustrial, reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático.

Tras la inauguración oficial de mañana por los jefes de Estado, los delegados retomarán las negociaciones el martes antes de ceder la posta a los ministros de Medio Ambiente o Energía encargados de sellar un acuerdo en la recta final de la última semana.

"La primera semana estará dedicada a reducir el número de opciones en el borrador", dijo Fabius, puesto que ya se han presentado más de 180 proyectos.

Tras los atentados yihadistas del 13 de noviembre que causaron 130 muertos y 350 heridos, Francia decretó el estado de emergencia, reforzó el control de sus fronteras y desplegó fuerzas de seguridad en los puntos sensibles.

Unos 10.000 efectivos de las fuerzas de seguridad fueron desplegados en París para proteger la COP21, de los cuales 2.800 fueron destacados en el lugar mismo de la conferencia, organizada en el parque de exposiciones aeronáuticas de Le Bourget, donde se montó para la ocasión una pequeña "ciudad verde" de 16 hectáreas.

Las autoridades prohibieron las manifestaciones en París y otras ciudades de Francia. El ministerio del Interior indicó que 24 activistas había sido colocados en detención domiciliaria hasta el 12 de diciembre.

El presidente francés François Hollande aclaró que la COP21 no será "una reunión internacional contra el terrorismo" aunque admitió que son temas que están vinculados.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS