Información Gral

Revuelo vaticano por una carta de 13 cardenales que critican al Papa

Prelados conservadores se oponen a dar la comunión a los divorciados vueltos a casar. Un grupo de purpurados cuestionó la metodología del sínodo sobre la familia. La misiva podría desatar un nuevo Vatileaks.  

Miércoles 14 de Octubre de 2015

La divulgación de una carta privada enviada al Papa Francisco, escrita por un grupo de combativos cardenales conservadores, desató ayer la sospecha de un nuevo "Vatileaks".

"Quien haya filtrado eso sólo busca entorpecer el sínodo de obispos", lamentó el portavoz del Vaticano, padre Federico Lombardi.

La publicación por la prensa de la carta confidencial, con fecha 5 de octubre, firmada al parecer por 13 cardenales, entre ellos purpurados de varios continentes, en la que protestan contra la metodología del sínodo decidida personalmente por el Papa, causó confusión entre algunos de los cerca de 400 participantes a la asamblea, entre obispos y cardenales de todo el mundo.

La carta fue publicada por el periodista Sandro Magister, vaticanista muy crítico de Francisco, en su blog personal. Un día después de la divulgación del analista conocido por su pensamiento conservador, varios de los 13 firmantes, al menos cuatro, han negado su apoyo.

La carta acusa a los organizadores del sínodo, e indirectamente al Papa, de querer manipular el resultado del sínodo al concentrarse en cuestiones como la de permitir el acceso a la comunión de los divorciados vueltos a casar.

"El que ha difundido la carta ha ocasionado un trastorno no deseado por los mismos firmantes", aseguró en rueda de prensa Lombardi. "No hay que dejarse condicionar. Es posible hacer observaciones sobre la metodología del sínodo, que es nueva. Pero una vez adoptada esa metodología, es necesario comprometerse para aplicarla de la mejor manera posible", agregó.

Dos se desmarcaron. Lombardi dijo que "de las 13 personas firmantes hay dos que dijeron explícitamente que no firmaron nada similar: el cardenal Scola (arzobispo de Milán) y el cardenal Vingt-Trois (arzobispo de París). Así que tengan cuidado de lo que toman como bueno", advirtió.

Poco más tarde, también negaron haber firmado la carta-desafío al Papa el cardenal húngaro Peter Erdo, relator general del sínodo, y el italiano Mauro Piacenza, penitenciario mayor.

Según el blog de Magister, de los 13 cardenales "rebeldes", la mayoría son europeos: están los ya mencionados Erdo, Scola, Piacenza y Vingt-Trois; Carlo Caffarra, arzobispo de Bolonia; el holandés Willem Eijk, y el alemán Gerhard Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Además, están el canadiense Thomas Collins, arzobispo de Toronto; Timothy Dolan, arzobispo de Nueva York y el australiano George Pell.

Hay dos africanos: Wilfrid Fox Napier, arzobispo de Durban (Sudáfrica), y el guineano Robert Sarah, prefecto de la Congregación para el Culto Divino. También hay un latinoamericano, el cardenal Jorge Urosa Savino, arzobispo de Caracas.

Más allá de los cuatro que dijeron no haber firmado, la carta es auténtica y la lista verdadera de firmatarios incluye a los cardenales Daniel Di Nardo (vicepresidente de la conferencia episcopal de Estados Unidos), al kenyata John Njue, al italiano Elio Sgreccia y al mexicano Norberto Rivera Carrera, arzobispo de Ciudad de México.

Estos cuatro nombres misteriosamente no aparecieron en el blog de Magister, pero si se ponen en lugar de los cuatro que desmintieron haber firmado (Scola, Ving-Trois, Piacenza y Erdo), suman el número 13.

El cardenal Pell, uno de los firmantes, alzó la voz: "Las firmas están equivocadas, pero sobre todo el contenido está equivocado. La mayor parte del contenido no corresponde. No sé por qué ha pasado esto y quién la ha filtrado así", se quejó el australiano, también prefecto de la nueva secretaría de Economía, en declaraciones publicadas por el diario La Repubblica.

"Es un nuevo Vatileaks". Otro de los firmantes, el alemán Gerhard Müller, guardián de la doctrina, alegó: "Esto es un nuevo Vatileaks. Una carta privada pertenece sólo al Papa. ¿Cómo pudo ser publicada?". El prelado se refería al escándalo en 2012, bautizado "Vatileaks", durante el cual fueron filtrados documentos confidenciales dirigidos al Papa Benedicto XVI por su mayordomo, Paolo Gabriele, quien fue condenado y luego indultado por el Vaticano.

Entre los cardenales que negaron haber firmado el texto figura el cardenal francés André Vingt-Trois, uno de los vicepresidentes del sínodo, y el cardenal de húngaro, Peter Erdo, secretario general.

Por su parte el cardenal Donald Wuerl, arzobispo de Washington, desmintió al diario británico The Tablet que el sínodo sea manipulado: "Es uno de los más abiertos a los que he existido desde 1990", comentó.

"Santidad, respetuosamente..."

“Santidad, mientras inicia el sínodo sobre la familia, y con el deseo de verlo servir provechosamente a la Iglesia y a usted en su ministerio, respetuosamente le pedimos que tome en consideración una serie de preocupaciones que tienen otros padres sinodales y que nosotros compartimos”. Así comienza la carta de los cardenales al Papa. Termina así: “Le ofrecemos estos pensamientos en un espíritu de fidelidad y le agradecemos que los tome en consideración”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS