Información Gral

Publican el testamento del dictador Francisco Franco

Murió en noviembre de 1975, aún en el poder. Dejó una herencia de 1,8 millón de euros más un palacio que le regalaron sus seguidores.

Martes 19 de Noviembre de 2019

El dictador español Francisco Franco dejó 28,5 millones de pesetas (casi 1,8 millón de euros) como herencia para su esposa Carmen Polo y su hija Carmen, según publicó ayer el diario El Mundo, que accedió al testamento. El cuerpo del dictador fue retirado del Valle de los Caídos el pasado 24 de octubre, luego de años de polémicas que fueron zanjadas por el Tribunal Supremo y contra la resistencia de la familia del dictador español (1939-75).

El autodenominado "generalísimo", que impuso una férrea dictadura de extrema derecha tras ganar la Guerra Civil (1936-1939), hizo el testamento el 20 de febrero de 1968, casi ocho años antes de su fallecimiento, el 20 de noviembre de 1975. El patrimonio que legó a su mujer y su única hija estaba formado por el Pazo de Meirás, un palacete en la región de Galicia, que constituye la parte más valiosa de la herencia (ver aparte), así como otras fincas e inmuebles, valores en sociedades y cuentas.

En el testamento que divulga el diario se hace constar, además, que deja "a la libre determinación de sus herederos, que luego nombrará, todo lo relativo a su entierro, funeral y demás sufragios que deberán celebrarse por su alma". En cuanto a la herencia que lega a su mujer e hija se expone en el documento su deseo de que mientras viva su esposa no se practique la división de la herencia sino que se administre y usufructúen todos los bienes.

El testamento, que según El Mundo fue abierto ante el notario Sergio González Collado, constaba de la sociedad conyugal de Francisco Franco y Carmen Polo que tenía 28.500.315,38 pesetas (171.290 euros), que mediante la actualización de la renta siguiendo el IPC hoy equivaldrían a 1.778.165 euros.

Según publica el diario, Carmen Polo se quedó con la mitad de su participación en los bienes gananciales y el tercio de libre disposición tras la renuncia de la viuda de Franco a la cuota legal usufructuaria. .

En diferentes cuentas, tres en Oviedo y una en Madrid, Franco y su mujer tenían un saldo total de 1.004.890,38 pesetas (6.039,51 euros), en renta actualizada 62.693,04 euros, y en acciones de diferentes compañías, 1.457.425 pesetas (8.759,30 euros), que equivaldría ahora a 90.930,29 euros.

En cuanto al palacio Pazo de Meirás, estaba valorado en 14 millones de pesetas entonces, que hoy serían 840.827,91 euros, si bien en los años sucesivos al testamento Franco adquirió parcelas adyacentes al pazo valoradas en 2 millones de pesetas. Su valor de mercado es muy superior (ver aparte). Precisamente este palacete es motivo de controversia, ya que hay quien sospecha que su compra fue ilegal; lo adquirieron mediante colecta los franquistas en 1938 para regalarlo a Franco, que lo usaba como residencia de verano.

En el testamento que difunde el diario español se hace constar, además, que deja "a la libre determinación de sus herederos, que luego nombrará, todo lo relativo a su entierro, funeral y demás sufragios que deberán celebrarse por su alma". A su muerte, Franco fue enterrado en el Valle de los Caídos, un monumento mandado construir por él al noroeste de Madrid, y hace unas semanas fue exhumado y trasladado a un cementerio de Madrid por decisión del gobierno español basada en la ley de Memoria Histórica y avalada por el Tribunal Supremo. En cuanto a la herencia que lega a su mujer e hija, se expone en el documento su deseo de que mientras viva su esposa no se practique la división de la herencia, sino que se administre y usufructúen todos los bienes en que la misma consista. El testamento, que según El Mundo fue abierto ante el notario Sergio González Collado, constaba de la sociedad conyugal de Francisco Franco y Carmen Polo, que tenía 28.500.315,38 pesetas, la moneda española de ese momento. Mediante la actualización según la inflación, hoy equivaldrían a 1.778.165 euros, unos 1,95 millones de dólares. Carmen Polo se quedó con la mitad de su participación en los bienes gananciales y el tercio de libre disposición tras la renuncia de la viuda de Franco a la cuota legal usufructuaria.

En cuatro cuentas, Franco y su mujer tenían un saldo total de 1.004.890,38 pesetas (6.039,51 euros), en números actualizados 62.693,04 euros, y en acciones de diferentes compañías, 1.457.425 pesetas (8.759,30 euros), que equivaldría ahora a 90.930,29 euros.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS