Información Gral

Operaron a un preso que se tragó una bombilla y hasta podría ser sancionado

 Se trata de un joven de 19 años que está en prisión acusado de robo y tentativa de homicidio y que espera un acuerdo de juicio abreviado. Desde la UP Nº 1 dijeron que el muchacho  "pudo haber querido marcar territorio entre los otros detenidos". 

Sábado 24 de Octubre de 2015

Un joven de 19 años tragó una bombilla de metal para mate en la unidad penal Nº 1 de Paraná, Entre Ríos, por lo que debió ser intervenido hoy quirúrgicamente y no descartaban aplicar una sanción disciplinaria por “atentar contra su vida”.

Fuentes policiales informaron que el hecho ocurrió el último jueves y fue protagonizado por Joan Gabriel Salzman, acusado por el delito de robo y tentativa de homicidio, por el cual espera la homologación del acuerdo de un juicio abreviado para una condena de siete años de prisión.

Su compañero de celda alertó a los guardias, a quienes explicó que estaban charlando y que Salzman actuó intempestivamente, tomó una bombilla de mate, la partió y se la tragó, informaron medios cordobeses y entrerrianos.

El joven debió ser trasladado a la unidad de atención médica de la propia cárcel y de ahí al Hospital San Martín, donde se le realizó una placa que detectó el elemento que había ingerido.

En tanto, se le extrajo la bombilla con una cirugía y, según el parte médico, su evolución es favorable y podría volver a su lugar de detención en dos o tres días.

El director de la cárcel, Rubén Gómez, aseguró que “este tipo de episodios son bastante comunes entre los internos”, relató que hace unos meses hubo un caso similar y recordó que hace unos años hubo un caso en el que otro interno se tragó una pila.

Además, explicó que el joven “tenía buena predisposición y buen trato con el personal” y sospechan que “quiso llamar la atención ante el resto de los internos, para marcar su territorio, como suele ocurrir en los códigos carcelarios; o tal vez quería que lo trasladaran al hospital para pasar unos días fuera de la unidad penal”.

"Lo primero es atender la salud, reintegrarlo, indagar hasta determinar por qué tomó esa determinación y, en última instancia, se le podría imponer algún tipo de sanción disciplinaria, porque no se puede permitir que un interno atente contra su propia vida", concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS