Información Gral

Nuevas denuncias sobre las intrigas y el derroche de la curia romana

Presentaron otro libro con filtraciones sobre manejos económicos dudosos. El periodista Gianluigi Nuzzi lanzó "Via Crucis", en referencia a las dificultades que afronta el Papa por las reformas.

Jueves 05 de Noviembre de 2015

El periodista italiano Gianluigi Nuzzi, conocido por sus revelaciones bautizadas como "Vatileaks" hace tres años, acusó ayer a la curia vaticana de haber concretado un "increíble despilfarro de dinero" durante la presentación de un nuevo libro en Roma.

El Papa Francisco se topó con una gran resistencia en su intento de llevar más transparencia a las finanzas de la Santa Sede, señaló el escritor en la presentación. Algunos empleados del Papa incluso hablaron de una "guerra en el Vaticano".

El periodista tuvo acceso a miles de documentos en los últimos años, aseguró. En su libro "Via Crucis", en referencia al que tuvo que pasar Francisco en su intención reformista, que saldrá a la venta hoy, señala que muchos cardenales en Roma viven en viviendas de entre 400 y 500 metros cuadrados, mientras que el Papa vive en un modesto apartamento de 50 metros cuadrados.

Además, asegura que no hay control alguno sobre los gastos del personal en el Vaticano.

"De cada diez euros destinados a fines benéficos en el Vaticano, seis van destinados a sanear cuentas rojas de la curia, dos van a un fondo de reserva y sólo dos están a disposición del Papa para fines benéficos", explicó Nuzzi, según la evaluación de documentos de los últimos años a los que tuvo acceso.

En el libro cuenta cómo el Papa Francisco creó en 2013 la comisión para asesorar sobre las reformas financieras y económicas en la Curia Romana (Cosea). También esa comisión sufrió obstáculos en su investigación. Nuzzi muestra fotos de armarios rotos tras un robo del archivo de la comisión perpetrado en marzo de 2014.

En el escándalo de revelaciones conocido como "Vatileaks", que estalló en 2012, Nuzzi reveló en un libro documentos confidenciales de la curia, basado en filtraciones y en documentos robados a Benedicto XVI por su mayordomo Paolo Gabriele, quien fue sentenciado a 18 meses de prisión por robo y posteriormente indultado.

Nuzzi negó haber pactado el momento de la publicación con el periodista Emiliano Fittipaldi, que presentó el martes su libro "Avarizia" sobre un tema similar. Su editorial, dijo, quiso sólo que su libro no saliera durante el sínodo de obispos sobre el matrimonio y la familia celebrado entre el 4 y el 25 de octubre.

El Vaticano amenazó a Nuzzi y Fittipaldi con emprender acciones legales.

El pasado fin de semana fueron arrestados el secretario de la comisión Cosea, el sacerdote español Luicio Angel Vallejo Balda, y una asesora externa del Vaticano, Francesca Chaouqui, por sospechas de robo y filtración de documentos confidenciales. Chaouqui fue liberada.

También hubo informaciones sobre un supuesto hackeo del ordenador de Libero Milone, revisor general de la nueva organización del sector financiero vaticano.

El vocero del Vaticano, padre Federico Lombardi, dijo que los dos libros con las intrigas vaticanas abordan temas que "en gran medida" las autoridades pontificias ya conocen.

Lombardi dijo que "el Vaticano no toma decisiones basadas en el libro de Nuzzi, o en el de Fittipaldi. El Papa sabe qué hacer, él sabe cuál es su misión".

"Sigamos adelante". El Papa Francisco está "determinado" a seguir con la política de reformas, afirmó ayer el número tres de la Santa Sede, monseñor Angelo Becciu, después de la publicación de documentos que revelan las irregularidades financieras en el Vaticano.

"Acabo de ver al Papa. Sus palabras textuales: Sigamos adelante con serenidad y determinación", escribió Angelo Becciu en su cuenta Twitter.

"Alguien teme seguramente el proceso de renovación que el Papa está desarrollando", dijo por su parte monseñor Nunzio Galantino, secretario general de la conferencia episcopal italiana, refiriéndose a los últimos acontecimientos.

Galantino dijo que Lucio Angel Vallejo Balda y a Francesca Chaouqui, un sacerdote español y una laica italiana sospechosos de haber robado documentos confidenciales en el Vaticano, y a los periodistas Fittipaldi y Nuzzi, "si realmente afirmaron que actuaban por el bien del Papa, dijeron tonterías". "Saben que mienten porque no se ayuda a alguien clavándole puñales en la espalda o robándole conversaciones privadas y haciéndole mal a la Iglesia", afirmó Galantino.

Investigan a otro banquero

Un banquero privado italiano está siendo investigado por el Vaticano por sospechosas operaciones financieras, informó ayer un portavoz de la Santa Sede. Un fiscal vaticano ha solicitado también información a las autoridades suizas e italianas sobre las transacciones realizadas por Gianpietro Nattino, el presidente del banco familiar Banca Finnat. Nattino dijo haber actuado “en total transparencia y corrección” y en cumplimiento de las regulaciones existentes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS