Información Gral

Monseñor Olivera: "El cura Brochero se adelantó 50 años al Concilio Vaticano II"

Cómo vivía el sacerdote que andaba en mula, construyó 116 caminos y mejoró las condiciones de vida en el valle de Traslasierra. El obispo de Cruz del Eje, analiza la vida, obra y milagros.

Domingo 11 de Octubre de 2015

"El cura Brochero no se enfermó de lepra por tomar mate con los enfermos por accidente sino que eligió eso. «Pobre hombre, encima de la desgracia que tiene, ¿cómo le voy a despreciar un mate con lo que sufre?» era una de sus frases favoritas cuando la gente le decía que no fuera a tomar mate con los leprosos", revela monseñor Santiago Olivera, obispo de Cruz del Eje, en una oficina de la Parroquia Nuestra Señora del Tránsito, en la localidad cordobesa de Villa Cura Brochero, a 172 kilómetros al oeste de la capital provincial.

En este encantador pueblito de ocho mil almas hay cosas mágicas. No todos los días uno puede dialogar mano a mano con un obispo y con el cura del pueblo, David Silva, mate de por medio, en una oficinita de la iglesia, sobre la increíble historia del padre José Gabriel del Rosario Brochero, el cura gaucho muerto en 1914 que se convertirá en el primer santo argentino.

Boina, pantalón y saco sport negros, un enorme crucifijo plateado en el pecho y amabilidad de pueblo, Santiago Olivera es un religioso oriundo de la localidad bonaerense de Ituzaingó, de 56 años, que dirige desde hace siete esta diócesis del lejano oeste cordobés, de pueblos perdidos entre las Sierras Grandes y los bellos valles de las pampas de Achala y de Pocho.

-Jesús dice en el Evangelio que "no hay amor más grande que dar la vida por los amigos". Pero el cura Brochero dobló la apuesta porque dio la vida por los que ni siquiera eran sus amigos...

-Totalmente. Lo que pasa es que él llamaba a todos amigos. "Para mí son amigos", decía sobre los leprosos. Era un santo. La mula agarró trote y ya sentimos el galope de Brochero santo.

-Una mujer del pueblo narra que su abuela le contaba que el cura Brochero tenía poder de sanación y se levantaba a la madrugada e iba a ver a un enfermo en medio de las sierras, cuando había nieve hasta las rodillas.

-El padre Brochero se enfermó de ver enfermos, sin dudas. Lo mismo que la historia de que se enfermó de lepra por tomar mate con los enfermos. Cuando estaba enfermo y ciego, él tenía un lazarillo, un chico de unos 12 años llamado Palacios, a quien el padre quería sacarle el cuidado del cura, pero Brochero un día le dijo: "Quédese tranquilo, la lepra no es para él".

-Brochero era mucho más que un sacerdote del pueblo. La lista de sus obras tiene más de cinco carillas. Era un militante social y es extraño que no haya sido obispo.

-Sin dudas. Siempre se sintió cura y siempre luchó y pidió al poder político mejoras para la vida de la gente. El llegó en 1869, había un jefe político, pero él como cura trabajó y fue un gran promotor del desarrollo del valle. Si hasta trajo la trucha, fomentaba el turismo. El era un cura, no dejaba de rezar el Rosario y trabajaba para mejorar la Iglesia, pero también para mejorar las condiciones de vida de la gente. "Soy un torpe. Ese apero no es para este lomo", le decía al superior que lo quería nombrar obispo.

-La directora del Museo Cura Brochero, Rosita Figueroa, sostiene que Brochero luchó por la promoción del hombre y se anticipó a los documentos de Medellín, Puebla y Aparecida...

-Brochero descubrió lo que hoy en día tenemos más claro en el Evangelio. El se adelantó 50 años al Concilio Vaticano II porque Medellín es una consecuencia de esa apertura de la Iglesia.

-¿El Papa Francisco adopta el lenguaje del cura Brochero?

-Entre Francisco y Brochero hay un parecido en el lenguaje. Del Papa Francisco es la frase "un pastor con olor a oveja", que publiqué en uno de mis libros sobre el cura. Y la que nos dijo a los curas: "Dejen que Brochero entre en su corazón con mula y todo".

-¿Por qué el cura Brochero será el primer santo argentino y no Ceferino Namuncurá?

-Ceferino fue beato en 2007, pero hasta ahora no hay milagro que se estudie. La Junta Médica del Vaticano no dice que el segundo caso del cura Brochero es un milagro, dice "esto nos supera". Después hay una comisión de seis o siete teólogos que estudian la relación causa-efecto, a quién se recurrió, y Dios es quien hace un milagro. El segundo milagro debe ser posterior a la beatificación.

-¿Qué falta para santificarlo?

-El tercer paso es la reunión de obispos y cardenales que ven toda la causa y presentan su veredicto al prefecto y este al Papa, quien firma el edicto y lo canoniza. Luego el Papa convoca a un consistorio de cardenales, donde disciernen y definen porque se juega el dogma. Será un santo universal, del mundo, esa es la diferencia con un beato.

-¿El cura Brochero será santificado el año próximo?

-Puede ser en enero o que el Papa Francisco lo canonice cuando venga, puede ser ahora con un enviado del Papa o que me espere que vaya a Roma. Por la gente, por el pueblo y por lo que significa nos gustaría que el Papa viniera, pero también será emocionante vivirlo en la plaza de Roma: imaginamos a Brochero en mula en Roma. Yo quiero que sea cuanto antes, pero es un tema complicado.

-Brochero andaba en su mula "Malacara", fumaba y defendía a los más pobres. Era un personaje.

-Tenía una fuerte relación con los más reos y los borrachos, por la cual los sectores más acomodados lo criticaban por juntarse con ellos y él les respondía: "La culpa la tiene Jesucristo, porque vino para ellos".

"Se sintió muy mal por la muerte de Guayama"

El cura Brochero fue amigo del gaucho José Santos Guayama, teniente coronel montonero y lugarteniente de los caudillos federales Chacho Peñaloza y Felipe Varela, que sobrevivía robando en las montañas y repartiendo el botín entre los pobres, a quien invitó a participar de sus ejercicios espirituales, pero no consiguió que el gobierno liberal de la época le perdonara la vida, según una orden de pena de muerte impartida por el anterior presidente Domingo Faustino Sarmiento.

"Santos Guayama era en esa época un bandido que robaba en las montañas y el cura Brochero fue a buscarlo para evangelizarlo", sostiene el padre David Silva, párroco de la Iglesia Nuestra Señora del Tránsito.

-Santos Guayama sobrevivía como bandido porque estaba perseguido por los unitarios.

-Es cierto. El cura Brochero fue a buscarlo a las montañas y trató de convencerlo, pero finalmente fue detenido y fusilado en San Juan, algo que lo dejó muy mal porque él luchó hasta último momento para salvarle la vida.

Consultado sobre si Sarmiento, aún hombre fuerte de los unitarios, traicionó al cura Brochero con el fusilamiento del gaucho montonero Santos Guayama, monseñor Santiago Olivera, obispo de Cruz del Eje, sostuvo: "Creo que fue más un problema de comunicación o de las segundas líneas, que actuaron por su cuenta. El cura Brochero se sintió muy mal por la muerte de Santos Guayama".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS