Información Gral

Monseñor Arancedo: “Junto a la droga hay armas en los barrios”

El arzobispo de Santa Fe y presidente de la Conferencia Episcopal monseñor Arancedo formuló ayer un duro reproche a la política del gobernador Miguel Lifschitz.

Lunes 11 de Abril de 2016

Un durísimo y sorprendente reproche directo al corazón de la política de seguridad del gobierno de Miguel Lifschitz formuló ayer el arzobispo de Santa Fe y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor José María Arancedo: “No puedo dejar de decir, en este marco de sinceridad al servicio de bien común, que junto a la droga hay muchas armas en nuestros barrios”, aseveró con crudeza el arzobispo de Santa Fe y llamó “a la necesaria presencia a las autoridades, para que en el marco de la ley y la Constitución, asuman la responsabilidad que tienen en esta realidad que vivimos”.
  El jefe de la Iglesia Católica del país lo hizo en su mensaje durante la 117ª peregrinación a la Casílica de Guadalupe, la fiesta religiosa más popular de la capital provincial a la que cada año arriban miles de fieles de distintos puntos del país. Al hablar ayer ante una enorme multitud a la que las malas condiciones no hicieron mella, el prelado eligió un tema de candente actualidad: la inseguridad, exhortando a la feligresía a “no acostumbrarse a vivir con la violencia” y a rebelarse “renovando el compromiso para cambiar la sociedad”.
  “Nos hablan de una situación que parece superarnos, con 42 muertos en el primer trimestre”, dijo Arancedo y al mismo tiempo agregó: “Por eso no podemos acostumbrarnos a convivir con el delito, la inseguridad y la muerte”.
  Al referirse a las causas, el arzobispo de Santa Fe expresó: “Muchas son las causas, hablamos de marginalidad y pobreza, el avance de la droga que no se detiene, valiéndose del narcomenudeo que pervierte a nuestra gente y la coloca en un camino sin retorno. Y vemos una ausencia de la cultura de los valores y del sentido de la vida”.

Hermanos. “Quiero convocar a todos mis hermanos santafesinos, más allá de nuestras pertenencias, a sumir aquellas conductas que nos ayuden a crear una sociedad donde los valores de la vida y la paz, del trabajo y de la justicia, de la honestidad y la ejemplaridad sean los ejes de un lugar más justo, humano y solidario”, agregó.
  Luego de exigirles a las autoridades que “asuman su responsabilidad” de enfrentar la droga y el armamentismo en las calles recalcó Arancedo que “no podemos esperar soluciones mágicas, pero tampoco vivamos como espectadores de un drama que envejece la condición humana y quiebra lazos de pertenencia y confianza social”.
  Y para finalizar, José María Arancedo manifestó: “Por eso le pido a la Virgen que Santa Fe trabaje para alcanzar un clima de cordialidad y solidaridad, que nos permita superar el mal, el odio y la violencia. Hago un llamado a descubrir un camino nuevo de vida, que es posible; alcanzar un camino de cambio y reconversión. Los invito a renovar el compromiso para así alcanzar la misión que nos hemos propuesto y para eso le pido a nuestra Madre de Guadalupe que nos acompañe”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario