Información Gral

"Mi marido es inocente", dijo la esposa del portero acusado por el crimen de Angeles

Diana Saetone denunció que su esposo "fue apretado y torturado" por un grupo de policías. "Le pegaron, lo quemaron y lo picanearon", afirmó la mujer hoy.

Sábado 15 de Junio de 2013

Buenos Aires. - La esposa del encargado de  edificio detenido por el crimen de Angeles Rawson aseguró hoy que  su marido es “inocente”, y denunció que lo “quemaron y picanearon”  durante un apriete que sufrió ayer a la tarde antes de que fuera  trasladado a declarar a la fiscalía.

En diálogo con el canal C5N, la mujer, que se identificó como  Diana Saetone, remarcó sobre Jorge Mangeri (45): “Lo más grave que  te puedo llegar a decir es que por ahi él vio algo que no tenía que  ver, sin acusar a nadie”.

“Yo no sé si es un perejil o está amenazado para que no  hable”, sostuvo la mujer del encargado y dijo que puede probar que  estuvo enfermo toda la semana y en cama en base a certificados  médicos y que nunca se escapó de la Justicia.

Diana dijo que pueden allanar su casa cuando quieran, porque  no tiene nada que ocultar y que “él de verdad estaba enfermo esta  semana” y cuenta con los estudios y los ingresos en la clínica para  probarlo. Sobre el “apriete” que sufrió, detalló que el jueves a su  marido se le acercó “un auto sin patente, un Polo negro, dos  personas, (que) le preguntan si era el encargado de (Ravignani)  2360, lo amenazaron, le pusieron un arma en la cabeza, le dijeron  un montón de cosas”.

Agregó que le dijeron que “le iban a hacer una cama, que era  mejor que no corriera” y que tras el hecho ella le preguntó:  ¿“Viste algo? Tenés que hablar y le respondió: ”No, vos te creés  que me voy a comer todo esto si yo sé algo“?.
¿Si él vio algo y ese es el problema, si vio algo y por eso  lo amenazan?“, se preguntó.

En tanto, ayer, cuando regresaba de hacerse una ecografía y  se aprestaba a ir a declarar, aseguró que “un patrullero de los  viejos” se le acercó, le colocaron un gorro negro (lo encapucharon)  y “ahí empezó el maltrato, le pegaron, lo quemaron, lo picaneron”,  lo cual fue corroborado por un médico legista.

La mujer se preguntó: “Si lo golpearon es porque tiene que  callar algo, ¿no te parece?. No creo que sea una sola persona, en  el auto había dos personas y en el patrullero también”.

“Tenía toda la espalda como punzones”, explicó la mujer y  sobre unos rayones que presenta en el brazo dijo que son de  arreglar el auto el domingo pasado, cuando se metió debajo del  vehículo.

“Mi marido es inocente, yo quiero las pruebas, mientras no  tenga las pruebas y solo sean sospechas, lo voy a defender a  muerte”, enfatizó y agregó: “Yo solamente voy a creer que pudo  llegar a ser el monstruo que hizo esto, un perverso, si a mi me  muestran más que muestras”.  Agregó que una de las propietarias le dijo que desconfiaría  del papa Francisco antes que de Jorge.

La esposa de Mangeri afirmó que se enteró de la desaparición  de Angeles, a quien conocía como “Mumi”, porque se lo contó la  madre de la adolescente cuando ella bajó a comprarle remedios a su  esposo y que él supo de esta situación por ella.
Relató que conocían a Angeles desde que la chica tenía 5 años  y que la adolescente no tenía relación con su marido: “Era una nena  muy tímida, era un hola y chau, nada más”.

Sin embargo, reconoció que cuando “Mumi” era chiquita iba con  su hermanito a tomar la leche a su casa con su sobrino y que cuando  se enteró del crimen con su esposo lloraron abrazados porque  quieren mucho a la familia. Por último, la mujer aclaró que no se puede salir sin llave  del edificio, en referencia al dato conocido ayer de que las  pertenecientes a la chica estaban en su casa cuando desapareció.  (Télam)
 

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario