Información Gral

Los pilotos argentinos que lucharon para los ingleses en la II Guerra

En octubre de 1942, el teniente Donald McLarty fue derribado sobre Libia en su misión 199 de la Segunda Guerra Mundial. Aunque estaba volando para la Real Fuerza Aérea de Gran Bretaña (RAF, por su sigla en inglés)...

Jueves 13 de Diciembre de 2007

En octubre de 1942, el teniente Donald McLarty fue derribado sobre Libia en su misión 199 de la Segunda Guerra Mundial. Aunque estaba volando para la Real Fuerza Aérea de Gran Bretaña (RAF, por su sigla en inglés), su uniforme mostraba una palabra inesperada: Argentina.

  Muchos extranjeros pelearon para las fuerzas áreas aliadas, pero hasta ahora, los historiadores se han concentrado mayoritariamente en los pilotos de Checoslovaquia, Polonia, Francia y Noruega, países ocupados por los alemanes.

  Pocos saben que más de 800 hombres jóvenes de la neutral Argentina, algunos de ellos que aún cursaban el secundario, se apresuraron a anotarse como pilotos y luego hicieron el largo y peligroso viaje a Europa en barco.

  Cuando McLarty subió a su bombardero Hurricane para un ataque a bajo nivel a una base alemana en Libia, necesitaba completar dos misiones más para ganarse un largo descanso de las tareas activas. Pero no iba a suceder.

  "Fue un operativo muy estúpido. En el momento que cruzamos la costa, pude ver a los soldados que nos esperaban", recordó McLarty, ahora de 85 años y residente de la ciudad canadiense de Ottawa.

  "Inmediatamente recibí un impacto desde tierra en el motor y tenía combustible sobre todo mi parabrisas. Lo único que podía hacer era volar en formación con el tipo que estaba junto a mí. Pero luego me destruyeron la cola", dijo.

  El avión de McLarty se estrelló contra el suelo, se deslizó entre dos bombarderos alemanes estacionados y terminó en una pila de tanques de gasolina vacíos.

  Los oficiales alemanes dieron al joven de 20 años un vaso de whisky White Horse y luego lo enviaron a un campo italiano de prisioneros, donde pasó un año antes de escapar.

  McLarty y otros voluntarios como él fueron persuadidos a hablar por el historiador argentino Claudio Meunier, quien pasó una década desenterrando las historias de heroísmo.

 

Nadie preguntó. "Nadie les preguntó, nadie los recordaba. Los recuerdos eran dolorosos", comentó Meunier.

  Algunos pilotos argentinos descendían de profesionales británicos que ayudaron a desarrollar el ferrocarril, las minas y granjas del país. "Otras personas habían peleado por las libertades bajo las cuales vivíamos, así que sentí que nos incumbía hacer lo mismo, ya que la maldad de Hitler era de hecho muy, pero muy seria", dijo Michael Welch, otro piloto.

  Algunos de los voluntarios fueron aceptados como pilotos, mientras que otros se desempeñaron como artilleros, bombarderos y operadores de radio. Murieron alrededor de 150.

  "Los argentinos tenían la ventaja de que eran muy deportistas. Eran buenos. Les fue bien en Gran Bretaña porque estaban acostumbrados a las incomodidades", detalló Ricardo (Dick) Moreno, de 89 años.

  Muchos pelearon para la Real Fuerza Aérea, mientras que otros volaron con la Real Fuerza Aérea Canadiense (RCAF, por su sigla en inglés). La mayoría hizo su entrenamiento básico de aviación en Canadá, que se convirtió en hogar de muchos de los tripulantes luego de la guerra.

  Meunier acaba de terminar un documental en español, "Voluntarios", sobre los pilotos en tiempos de guerra.

Homenaje. "Voluntarios" se exhibió por primera vez a fines del mes pasado en el Museo de Aviación de Canadá, durante una ceremonia en honor de los 14 argentinos que murieron sirviendo a la RCAF. No se la ha difundido comercialmente.

  Tantos se unieron a la RAF que se creó un escuadrón especial argentino. El lema del Escuadrón 164 era "Firmes volamos", y su insignia era un león británico frente a un sol naciente en representación de Argentina.

  "No ha habido ocasión de darlo a conocer", refirió McLarty, quien luego de la guerra se mudó a Canadá para casarse con la mujer que conoció durante su entrenamiento. Luego se le unieron algunos de los que inicialmente habían regresado a Argentina.

  Algunos veteranos que regresaron mantuvieron silencio debido a la atmósfera política bajo el entonces gobernante Juan Domingo Perón. No era secreto que algunos en el gobierno eran pro Alemania. l

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario