Información Gral

Las diez palabras que se utilizan en las elecciones y sorprendieron a periodistas extranjeros

Los curiosos términos llamaron la atención de los corresponsables de la BBC que llegaron al país para la cobertura periodística de las elecciones presidenciables del domingo. 

Miércoles 21 de Octubre de 2015

Periodistas de la BBC arribaron a Buenos Aires para la cobertura de las elecciones presidenciales del domingo y se sorprendieron ante los términos curiosos que con naturalidad se usan en el país como por ejemplo "ñoqui" para quien no trabaja, "panqueque" para el que se da vuelta y cambia de partido, "sábana" para denominar a la boleta, "gorila", para señalar al opositor al peronismo y hasta pusieron atención en el discurso de Daniel Scioli que repite la palabra "gradualismo".

En un artículo publicado hoy por la cadena BBC se pregunta "¿Qué tendrá que ver un choripán con un panqueque? ¿Será que los manjares patrios que he estado disfrutando en los últimos años eran en realidad íconos políticos que he pasado por alto?".

A continuación indica las palabras más curiosas que se escuchan durante la campaña por la presidencia de Argentina de aquí al 25 de octubre.
 
 
1. Panqueque
 
Para cocinar un panqueque (pancakes o crepas) hay que darle la vuelta a la masa, para que se haga por ambos lados.
 
Así que tiene sentido que en la política argentina un panqueque sea aquella persona que se da vuelta y se desdice, que cambia de bando. Que un día hace una propuesta y al día siguiente "rectifica" o "matiza".
"Scioli nos ha mal endeudado por dos generaciones. Me dedico a proponer pero también a señalar el desastre y abandono que es el gobierno de Scioli", escribía hace un año la candidata al Parlamento del Mercosur por el Frente Renovador, Mónica López.
 
En uno de los más recientes ejemplos de panquequismo, López abandonó el partido de Sergio Massa para acompañar... ¿Adivinan a qué candidato presidencial? Sí, a Daniel Scioli, el aspirante del oficialista Frente para la Victoria, quien aparece en primer lugar en los sondeos.
 
Y es que el panquequismo es tan sustancial a la política argentina como el dulce de leche a un panqueque real a la hora del té en una casa argentina.
 
Un sinónimo del panqueque es la veleta. El político que practica el veletismo es el que cambia de bando como la veleta cambia de lado según sople el viento.
 
 
2. Choripán
 
Delicia de la gastronomía popular argentina, que consiste en un chorizo envuelto en pan (tiene sentido, ¿no?).
 
El choripán se puede consumir en versión gourmet -hasta los chefs del restaurante Can Roca hicieron su propia adaptación-, en los tradicionales kioskos de la Costanera de Buenos Aires y, por supuesto, en cualquier asado familiar que se precie.
 
Es además un imprescindible de los eventos kirchneristas. La oposición critica al oficialismo por regalar "choripán y coca" a quienes participen de sus actos -en el último discurso de Cristina Fernández de Kirchner al Congreso hubo hasta parrillas masivas con choripanes-, considerándolo un ejemplo de clientelismo.
 
Pero la presidenta es una gran partidaria del "chori": "Cuando les digan que van por el choripán, digan que no, que van por las cloacas y el trabajo", repite la mandataria.
Uno de los lemas más ingeniosos sobre el choripán se pudo ver en una marcha en favor de la presidenta, en la apertura de sesiones del Congreso: "Basta de estigmatizar al choripán".
 
 
3. Ñoqui
 
Siguiendo con la terminología gastronómica, los ñoquis -del italiano gnocchi, las sabrosas bolas de pasta de papas y harina que tradicionalmente se comen los días 29 de cada mes- también tienen su acepción política.
 
"Voy a meter presos a los corruptos y a barrer con los ñoquis de La Cámpora", prometió Sergio Massa, candidato presidencial del Frente Renovador y tercer hombre en los sondeos, al referirse a los funcionarios de la agrupación juvenil kirchnerista.
 
Y es que en Argentina, un ñoqui suele ser aquel empleado público con poco empeño por su trabajo. El que, gracias a un padrinazgo político, solo tiene que preocuparse por acudir a cobrar el sueldo a fin de mes.
 
O sea, el que sólo aparece por la oficina los días 29, cuando se comen los ñoquis.
 
 
4. Sábana
 
No sirve para taparse con ella en la noche, pero por su tamaño, le falta poco.
 
Así se conoce al formato de la boleta argentina, que puede llegar a medir más de un metro de largo.
 
Y es que en una misma papeleta se incluyen en ocasiones las candidaturas del presidente y vicepresidente, senadores nacionales, diputados nacionales, gobernador y vicegobernador, senadores y diputados provinciales, intendentes y concejales locales.
 
Este complejo sistema ha sido cuestionado por las dificultades que presenta a la hora de votar. En las últimas elecciones primarias, se produjeron denuncias sobre falta de boletas de la oposición en algunos puntos de votación.
 
 
5. Buitres
 
Así llaman en Argentina a los tenedores de deuda pública argentina que batallan en los tribunales de EE.UU. para exigir el pago completo de sus bonos.
 
"Buitre" pasó a ser en el oficialismo una metáfora que se usa para criticar a quien consideran "traidor" o "contrario a los intereses de Argentina".
 
 
6. Trosko
 
Así llaman los argentinos a los simpatizantes de izquierdas, de los partidos y organizaciones de corte socialista que son especialmente fuertes en el ámbito estudiantil universitario y el sindical. A veces en tono despectivo, otras no tanto.
 
El diputado Nicolás del Caño, del Frente de Izquierda, es el candidato trosko por excelencia en estas elecciones.
 
"Miremos a Cuba, donde una revolución hizo que sea el país con menor mortalidad infantil", fue una de las frases pronunciadas por Del Caño en el primer debate presidencial de la historia, el pasado 5 de octubre.
 
 
7. Gorila
 
En la terminología política argentina, se conoció tradicionalmente a un gorila como un enemigo del Peronismo, aunque con el tiempo, se utilizó por los peronistas y kirchneristas para referirse a la derecha, en general.
 
 
8. Gradualismo
 
Una de las palabras favoritas de Daniel Scioli, candidato oficialista, es "gradual".
 
Famoso por no ser demasiado concreto en sus respuestas cuando se le cuestiona sobre reformas económicas, el candidato oficialista asegura que todos los cambios en esta arena vendrán de manera tranquila y gradual.
 
Desde el fin a las restricciones cambiarias hasta la negociación con los fondos buitre, con los economistas Mario Blejer y Miguel Bein como principales abanderados del gradualismo.
 
Un término ambiguo que sus críticos ven como la manera que Scioli tiene de hablar de ajustes sin espantar a los kirchneristas; o de hablar de continuidad sin aterrar a los antikirchneristas.
 
 
9. Puntero
 
Así se conoce a los líderes que suelen dirigir la vida social y política de un barrio, especialmente influyentes en el conurbano de la provincia de Buenos Aires, donde algunos se convierten en caudillos.
 
Acusados de intentar condicionar el voto de los vecinos con promesas y esquemas de clientelismo, ningún candidato quiere estar demasiado lejos de ellos.
 
Hay hasta una serie de televisión dedicada a esta figura tan reconocida del paisaje urbano argentino, que puedes ver aquí.
 
 
10. Tucumanazo
 
Nombre que recibieron las protestas populares del 24 de agosto en Tucumán, provincia del norte argentino, para denunciar supuestas irregularidades cometidas en las elecciones para gobernador, en las que el oficialista Frente para la Victoria se había declarado ganador.
 
Tras numerosas quejas sobre quema de urnas e inconsistencias en las actas, la justicia provincial declaró válidos los comicios. Fue un episodio sin precedentes que puso bajo sospecha el sistema electoral del país.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS