Usina Social

La Usina Social aborda la crisis y desafíos de la democracia

Comenzó el curso denominado "Pensar el presente, construir el futuro", con más de 150 inscriptos procedentes de 22 países. Entre los organizadores también se cuentan la Fundación Ebert, la revista Nueva Sociedad y la UNR.

Viernes 02 de Octubre de 2020

Con más de 150 inscriptos procedentes de 22 países comenzó el pasado miércoles 23 de septiembre el curso denominado “Pensar el presente, construir el futuro”. Organizado por La Usina Social de Rosario, en colaboración con la Fundación Friedrich Ebert (FES), la revista Nueva Sociedad y la Universidad Nacional de Rosario (UNR), la actividad se propone “entender los procesos, diversos y acelerados, a los que están confrontadas las sociedades actuales, para hacer un futuro mejor para las grandes mayorías, crecientemente desplazadas de los beneficios de la globalización, del acceso a bienes materiales y simbólicos, de poder sobre sus vidas y sobre el destino de su sociedad, y especialmente amenazadas por la pandemia actual y sus efectos en la economía y en la trama social”.

En la apertura del curso, el presidente de La Usina Social, Miguel Lifschitz, remarcó que esa organización “tiene una profunda vocación de interesarse por los problemas de la Argentina en primer lugar y también del mundo para introducirnos en los grandes debates del siglo XXI y poder convocar a los mejores, a aquellos que desde distintos pensamientos y disciplinas, o regiones, nos puedan ayudar a pensar el presente y construir el futuro, como plantea este curso. Queremos reconocer a los organizadores y a los docentes seleccionados, cuya trayectoria y prestigio han contribuido a lograr esta enorme convocatoria que superó las expectativas. A quienes participan del curso, los invitamos a que sean protagonistas activos y contribuyan con sus aportes, sugerencias y miradas particulares para enriquecer esta experiencia”.

Pensar el presente, construir el futuro” tiene una duración de dos meses, al cabo de los cuales se obtiene un certificado otorgado por la UNR y está estructurado en cinco módulos: la crisis de la democracia; las amenazas de una creciente desigualdad; las amenazas a que está sometido nuestro planeta y la biodiversidad por el calentamiento global y las economías extractivas y predatorias; las mutaciones en la idea y las prácticas del trabajo en momentos de cambios tecnológicos; los desafíos que propone el reconocimiento de las identidades de las minorías.

Cada módulo consta de dos clases, dictada cada una de ellas, por algunos de los más destacados y destacadas intelectuales y académicos de América Latina y de España, entre los que se encuentran Roberto Gargarella, Maristella Svampa, Marta Cruells, Carla Yumatle, Lana Lavinas.

El rector de la UNR, Franco Bartolacci, sostuvo que “la universidad tiene que estar estrechamente vinculada con las instituciones, los actores y la agenda de su tiempo, y La Usina Social nos está dando la posibilidad de cumplir con ese mandato al convocarnos a esta y otras actividades. Entre los participantes de este curso hay mucha diversidad de edad, de género, de países, y también hay mucho cruce entre docentes, funcionarios, investigadores. Un cruce entre lo académico y la gestión pública que seguramente va a enriquecer mucho los resultados”.

A su turno, Svenja Blanke, representante argentina de la FES y directora de la revista «Nueva Sociedad», resaltó el carácter “novedoso del curso, algo que la actualidad reclama porque estos no son tiempos muy normales, sino más bien difíciles. La irrupción del Covid-19 ha descubierto fenómenos políticos, sociales, económicos y laborales que ya estaban en camino pero que la pandemia terminó de desnudar. Cuando desde La Usina Social nos propusieron acompañar este curso, nos interesó la posibilidad de analizar estas cuestiones más allá de nuestra revista y de nuestro propio espacio virtual, y compartir nuestra visión de una América latina igualitaria, verde y progresista”.

La respuesta a la convocatoria muestra la intensa demanda que hay para comprender los grandes desafíos del presente, en un momento especialmente marcado por la incertidumbre: más de 400 candidatos, procedentes de 25 países que incluyen a casi todos los latinoamericanos, pero también candidaturas procedentes de Canadá, Dinamarca, Italia, España, Francia, Estados Unidos y los Países Bajos.

Destinado a funcionarios públicos de América Latina en los niveles de gerencia y alta gerencia; formadores de opinión pública; analistas políticos; parlamentarios; docentes, investigadores y graduados universitarios, el curso está dirigido por Alejandro Katz y María Julia Reyna, y se propone contribuir a la formación de una ciudadanía que conozca y comprenda las grandes encrucijadas del presente para la construcción de un destino mejor para las sociedades latinoamericanas.

Pensar el presente, construir el futuro” se volverá a impartir en el primer semestre del año próximo, para responder así a una necesidad manifiesta de tantos países.

La Usina Social

La Usina Social es un espacio de encuentro y de innovación, de generación e intercambio de ideas entre ciudadanos con compromiso social o político, con vocación de servicio y curiosidad, orientado a encontrar soluciones de forma colaborativa y colectiva para problemáticas de interés común en el ámbito de lo local y de lo global. Es un espacio para pensar y construir el futuro, con una clara visión progresista, moderna, ecológica, igualitaria e inclusiva.

La participación en La Usina puede ser a través de diferentes instancias creativas, de formación y capacitación, de las actividades culturales, de los ciclos de debate, de los módulos de enseñanza y aprendizaje o simplemente acercarte a conocer un espacio distinto. También a través de las redes sociales de La Usina.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS