Información Gral

Enérgicas protestas en Río de Janeiro y San Pablo por subas en el precio del transporte

En ambas ciudades hubo choques entre policías y manifestantes, luego del aumento de un 7 por ciento en los pasajes de ómnibus, subte y tren, a tres días del inicio de la Copa Confederaciones.

Jueves 13 de Junio de 2013

San Pablo.- San Pablo y Río de Janeiro eran hoy epicentro de agitadas protestas contra el alza del precio del transporte público, a tres días del inicio de la Copa Confederaciones.

En San Pablo (que no es una de las seis sedes de este torneo pero será sede en un año de varios juegos de la Copa del Mundo) unas dos mil personas -según la policía- se manifestaban en la Avenida Paulista, en el corazón de la ciudad, contra el alza de 7% de los pasajes de ómnibus, subte y tren.

La prensa local dio cuenta de unos 50 detenidos, mientras la Policía aún no difundió un balance oficial.

La policía mantenía una férrea vigilancia de la protesta para impedir los hechos de violencia registrados en tres manifestaciones anteriores.

El pasado martes, unos 5.000 manifestantes protestaron por la noche en la misma avenida. Decenas de ómnibus fueron incendiados, algunos manifestantes lanzaron bombas molotov, rompieron ventanas de bancos o tiendas y protagonizaron enfrentamientos con uniformados, que intentaron dispersarlos con gas lacrimógeno y balas de goma.

La del martes fue la tercera jornada de protestas en San Pablo y la más violenta hasta ahora, según las autoridades, que contaron veinte detenidos y varios heridos, entre ellos algunos policías.

El Metrô (subte) estimó en 50.000 dólares los daños a sus instalaciones.

Las manifestaciones ocurren en momentos que el país atraviesa un débil crecimiento y un alza de la inflación.

El ministro de Justicia pidió en la noche del miércoles que la policía federal entregue informaciones sobre las protestas. 

El habitualmente caótico tráfico paulista empeoró hoy cuando trabajadores ferroviarios realizaron una huelga de varias horas, paralizando el funcionamiento de tres de las seis líneas de la Compañía Paulista de Trenes Metropolitanos, que en total moviliza a 2,6 millones de pasajeros cada día. Casi la mitad de los usuarios resultó afectado.

Las manifestaciones son convocadas, entre otros, por el Movimiento Pase Libre (MPS), integrada en parte por estudiantes, que piden la revocación del aumento del pasaje en esta ciudad de 20 millones de habitantes en su región metropolitana.

“La demanda popular inmediata es la revocación del aumento y en esos términos es que cualquier diálogo debe ser establecido”, dicen algunos de sus miembros en una columna publicada en el diario Folha de São Paulo.

Tanto el alcalde de San Pablo, Fernando Haddad, como el gobernador del Estado, Geraldo Alckmin, condenaron la violencia de los manifestantes, a los que acusaron de “vandalismo”, y pidieron a la policía que actúe para contenerlos. “Las manifestaciones son legítimas, naturales. Otra cosa es depredar el patrimonio público, dejar rastros de destrucción por donde se pasa, perjudicando a los usuarios del sistema”, declaró Alckmin.

Ambos gobernantes estuvieron esta semana en París para promocionar a San Pablo como sede de la Exposición Mundial 2020. La ciudad se prepara además para el partido inicial del Mundial de Fútbol, el 12 de junio del próximo año. Este sábado, además, en otras seis ciudades brasileñas arranca la Copa Confederaciones, un ensayo general para el Mundial.

La Fiscalía paulista propuso suspender por 45 días el alza de los pasajes, pero el gobernador descartó esa posibilidad.

En Río de Janeiro

Río, una de las sedes de la Copa Confederaciones y puerta de entrada de turistas al país, una nueva protesta contra el alza del precio del boleto de ómnibus reunió a más de 2.000 personas, en su mayoría jóvenes estudiantes.

La protesta, que bloqueó la céntrica avenida Río Branco, fue convocada para exigir la reducción del precio del pasaje de ómnibus, que subió de 2,75 a 2,95 reales.

“No aguantamos más estos aumentos en cadena, mientras se gastan millones con la Copa del Mundo”, dijo la estudiante Halux MaranhÆo, que marchaba con una rosa blanca en las manos.

En la ciudad de Goiania también se registraron protestas, y la compañía de transportes suspendió el aumento de precios.

La ONG Reporteros Sin Fronteras (RSF) condenó la actuación de la policía hacia los periodistas que cubren las protestas callejeras. Tres periodistas fueron arrestados el martes en San Pablo, y uno de ellos aún continúa detenido acusado de “asociación para delinquir” y “daño a la propiedad”, afirmó RSF, que pidió la inmediata liberación del reportero. (AFP-NA)

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario