Información Gral

El satélite argentino estará en su posición geoestacionaria en 10 días

El Arsat-2 permitirá transportar contenidos audiovisuales y tiene una mejor cobertura respecto del impacto del clima. Hasta ahora los registros de vuelo no marcan anomalías.

Viernes 02 de Octubre de 2015

El segundo satélite geoestacionario de telecomunicaciones lanzado al espacio el miércoles por la tarde desde el centro de la Agencia Espacial Europea en Kourou, en la Guayana Francesa llegará a su posición orbital dentro de diez días, tras recorrer 36 mil kilómetros. El presidente de Arsat, Matías Bianchi, dijo ayer que "a partir de los 12 minutos del lanzamiento del satélite, a las 17.29, que fue cuando se recibió la telemetría (lo cual implica poder enviar señales y recibir valores) ya se estuvieron operando las maniobras desde la estación terrena en Benavídez".

Dijo que el Arsat-2, fabricado por la empresa Invap Sociedad del Estado en Bariloche, ocupará la posición orbital 81 grados oeste y que hasta ahora todos sus sistemas funcionan y que los registros del vuelo no marcan anomalías.

Bianchi destacó que la "diferencia importante" de este nuevo satélite en relación con el primero, al Arsat-1, lanzado el 16 de octubre de 2014 desde la misma base, es que trabajará en la banda C, que es la que se usa para transportar contenidos audiovisuales, y tiene mejor cobertura en términos de impacto de lluvia y tormentas en la transmisión y recepción de datos.

Destacó el envío al Congreso del proyecto de ley de desarrollo de la industria satelital nacional, cuyas proyecciones llegan hasta 2035.

"Es un trabajo en el que no está definido el para qué, sino que tenemos que seguir construyendo satélites y ver las fórmulas para hacerlos", señaló, y remarcó que hay que "trazar un plan de mejoras tecnológicas y productividad que permita poder vender plataformas al exterior y trabajar con la región".

Además, el directivo anunció que se firmó en la Guayana un contrato con la empresa francesa Ariane "para armar tres satélites más", y que se está "iniciando y formalizando el Arsat-3".

Este tercer satélite "está pensado para complementar" al primero y al segundo, y para "dar señal minorista de internet", indicó.

"Gracias a la decisión política y visión de inversión, los flujos económicos que nos van a generar los dos primeros satélites nos van a permitir que el Arsat-3 lo hagamos con fondos propios de Arsat", destacó, y aclaró que "el desarrollo tecnológico e inversión para mejorar la plataforma sí precisará fondos del Estado".

Avance. Bianchi señaló que en el proyecto de Arsat-2, que se inició hace cuatro años, trabajaron 400 personas, tres años menos que los que llevó el primer satélite, lo cual tuvo que ver "que el dibujo de los planos ya se tenían".

En el proyecto del ley sobre la industria satelital elevado por el Gobierno ( ingresó ayer al mediodía al Senado, donde se prevé que el próximo martes comience a ser debatido en comisiones) se establece, además, la transferencia a la empresa Arsat las frecuencias del espectro radioeléctrico para dar servicios 3G y 4G en celulares que fueron licitadas en 2014 y que no pudieron asignarse.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner fundamentó esa decisión en la necesidad de "darle recursos a Arsat para que tenga sustentabilidad".

Con anterioridad, en 2011, el Gobierno también transfirió frecuencias a Arsat para dar 3G en telefonía celular, pero no hubo ley de por medio. Luego, en 2014, se licitaron esas frecuencias junto con las necesarias para 4G , ya que el país estaba atrasado en esta última prestación con relación al resto del mundo y que esa carencia disminuía la calidad del servicio de los móviles.

Arsat podrá ser prestadora de telefonía celular, pero también podría ser que comparta o ceda las frecuencias a cooperativas o pymes.

Arsat dispone de una red de 35.000 kilómetros de fibra óptica ya tendida que le facilitaría convertirse en operadora.

El proyecto de ley es mucho más abarcativo. La iniciativa persigue tres objetivos: declarar de interés público el desarrollo de la industria satelital, aprobar el plan satelital argentino 2015-2035 y establecer que será Arsat la empresa que ejecutará las acciones para implementarlo.

Así, el plan satelital tendrá tres ejes de acción: proteger las posiciones orbitales que corresponden a la Argentina, construir satélites y suministrar servicios satelitales. En cuanto a la construcción de nuevos satélites, la mandataria anunció que se harán ocho para uso propio y para exportar con una inversión de 1.200 millones de dólares.

Ramos destacó el logro nacional

El secretario de Transporte de la Nación, Alejandro Ramos, destacó luego de participar del lanzamiento del satélite Arsat-2, que "esta es una muestra más de lo que han realizando los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner en defensa de la soberanía nacional".

"Esta gesta es ciencia, conocimiento y tecnología aplicada para el beneficio de la gente y el desarrollo de la Argentina. Cuando vimos el lanzamiento del Arsat-2 junto al ministro de Planificación Federal Julio De Vido, alcanzamos a vislumbrar la posibilidad de seguir potenciando las universidades y darles las herramientas necesarias a nuestros jóvenes para que se formen y puedan progresar en beneficio de sus familias", añadió el secretario de Estado.

Invitados por el ministro, Ramos y la diputada provincial Erika Gonnet (FPV), participaron del lanzamiento histórico del satélite. "Este logro, habla a la claras de las grandes inversiones que ha realizado el ministro De Vido en distintas áreas, desde la obra pública, hasta el avance tecnológico del Arsat-2, o las centrales nucleares, y la medicina nuclear. Obras y proyectos materializados por la decisión política de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el ministerio de Planificación Federal", destacó la diputada provincial.

Ramos, además, dijo que "vemos en este gobierno la voluntad de realizar obras en beneficio de todos, y el brazo ejecutor de gran parte de ellas, es el ministro De Vido. Lo vimos el año pasado con el Arsat-1, ahora con el Arsat-2, y con el plan de inversión más importante de nuestra historia con la puesta en marcha de las centrales nucleares Atucha I y II, las centrales eléctricas y térmicas, gasoductos como el GNEA, minería, y otras obras que han mejorado la calidad de vida de todos los habitantes del país".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS