Información Gral

El paradisíaco lugar en la Polinesia francesa donde el aire huele a flores

Tahití, en las islas Tuamotu, es el lugar ideal para bucear y vivir vacaciones inolvidables. ¿Qué más se puede pedir de un lugar que da tranquilidad e intimidad con cientos de islas volcánicas y coralinas?

Domingo 31 de Agosto de 2014

¿Qué más se puede pedir de un destino que otorga tranquilidad e intimidad? Con más de cien islas volcánicas y coralinas, Tahití y sus islas ofrecen mucho más que eso: múltiples escenarios de belleza, flores multicolores, experiencias submarinas y lugares exóticos, son sólo algunos de los beneficios que este destino brinda a aquellos que eligen el encanto de visitar este destino espectacular.

En Tahití cada sitio es diferente. La isla, y específicamente el archipiélago de las islas Tuamotu, está considerado como uno de los cinco mejores lugares del mundo para bucear. El visitante podrá disfrutar desde inmersiones para aprendices, hasta buceo para expertos en lugares apenas explorados. Otras actividades que no se pueden dejar de realizar implican encuentros dentro del mar con rayas y tiburones, caminatas con escafandra por el fondo del mar, paseos en minisubmarino, asados en un islote deshabitado, snorkeling impulsado por corrientes marinas, y vacaciones en un islote privado.

En Tahití y sus islas el ritmo de vida alegre y pausado se refleja en el rostro de sus habitantes. Por eso, es el ambiente adecuado para lograr un verdadero descanso. Si lo que se busca son lugares que brindan intimidad, en Tahití se puede encontrar alojamiento en bungalows separados unos de otros, lo que genera momentos únicos para compartir en pareja.

También se puede hospedar en hoteles sobre el mar donde el desayuno puede llegar a la habitación en piragua o incluso tomarse en mesitas instaladas dentro del agua. Los desayunos son de estilo bufé, copiosos en jugos naturales, frutas, cereales, panes y pasteles, huevos, panqueques, tortillas, fiambres y salchichas.

Manjares. Sorprende también la calidad de las comidas, las variedades de sabores y estilos (tahitiana, francesa, china, japonesa e internacional), y también las distintas formas de presentarlas y servirlas. Restaurantes atendidos por mujeres con flores en el cabello hacen que comer se convierta en una experiencia exótica, singular e inolvidable. Durante la estadía se podrá disfrutar de mahi mahi (dorado), atún rojo y pez espada. Del mismo modo se pueden degustar peces de arrecife (mero, lucio colorado y pez papagayo, entre otros) y deliciosos camarones, gambas y langostas.
  También se podrá disfrutarlos en sopas, ensaladas, al horno, hervidos o a la parrilla en la clásica excursión “picnic en un motu”. Si se prefiere carne vacuna el visitante tendrá a su alcance los cortes más tiernos, como el exclusivo cordero importado de Nueva Zelanda. Pollos y otras carnes adquieren refinados sabores en manos de los chefs provenientes de Francia.
  Tahití y sus islas son el lugar perfecto para celebrar una ocasión especial, por ejemplo, una ceremonia de matrimonio tahitiano. Tal vez prefiera viajar con amigos y alquilar un yate o una casa con auto y lancha incluidos. Otro consejo: no deje de visitar los centros de buceo. Existen más de 40 clubes y escuelas repartidas en 14 islas, y algunos cruceros especializados en las islas Tuamotu. Allí se puede diaponer de aletas, máscara, tubo, cinturón, plomos, chaleco estabilizador y reguladores. La mayoría de las inmersiones son accesibles para nivel uno y open water. Se recomienda un nivel superior para inmersiones de más de 29 metros.
  La temperatura del agua varía de 25 a 30 grados según la isla y época del año (mayor tibieza de noviembre a abril). La visibilidad promedio es de 20 a 40 metros. Todas las islas ofrecen estupendas condiciones para bucear. No obstante, los lugares favoritos para los buzos experimentados son Rangiroa, Fakarava y las Marquesas.
  Los fanáticos de la vida submarina se llevarán una grata sorpresa. Destacan las especies mayores, específicamente tiburones: pelágicos, de arrecife, grises, limón, martillo (más frecuentes de diciembre a marzo). Otras especies habituales son delfines, tortugas, peces arco iris, napoleones, rayas leopardo, rayas águila, mantarrayas (más frecuentes de junio a octubre), barracudas, morenas, meros, ballenas jorobadas (de julio a noviembre) y peces de arrecife. El clima es tropical refrescado por los vientos alisios. De diciembre a marzo se registran niveles ligeramente superiores de calor (media 27 grados) y humedad. De junio a septiembre es la temporada más fresca (media 25 grados). Cambios climáticos observados en los últimos años tornan difícil definir claramente las dos estaciones, sobre todo en lo concerniente a lluvias.
  La población trepa a más de 260 mil habitantes, de los cuales el 70 por ciento vive en la isla de Tahití. El nivel de vida es alto, lo que evita los niveles de pobreza que se observan en otras islas tropicales. Los idiomas oficiales son el francés y el maohi (tahitiano). En la industria turística se habla inglés y algo de español y japonés.
Islas imperdibles
Tikehau. Contiene la más abundante y variada fauna del Pacífico. Podrá realizar inmersiones en paso y océano que van desde dos hasta sesenta metros. Hay siete sitios de buceo, algunos aptos para principiantes, otros para experimentados.

Rangiroa. Es considerada la mejor isla para buceo con tiburones. Es abundante también en rayas, napoleones, tortugas, morenas, delfines y cardúmenes de barracudas. Es la mejor opción para submarinistas experimentados, pues se baja a bastante profundidad.

Manihi. Apto para principiantes pues los sitios están protegidos de las olas. Visite cinco sitios en laguna, paso y océano, con profundidades que van de los cinco a los sesenta metros. Disfrute de gran visibilidad, abundancia de peces de arrecife y corales.
 Fakarava. Se destaca por la amplia variedad de especies, tanto mayores como densos cardúmenes de peces de arrecife y mucho coral. Ofrece tres sitios en laguna y pasos, con profundidades de quince y treinta metros. Por lo tanto es la adecuada para submarinistas experimentados.

Bora Bora. La mejor isla para observar distintos tipos de rayas. También abundan, en aguas poco profundas, tiburones limón, gris, de punta negra y de punta blanca. Brinda nueve sitios en laguna, paso y océano. Profundidades de hasta 60 metros.

Raiatea-Tahaa. Con nueve sitios para bucear en laguna, pasos y océano, y profundidades desde uno hasta cincuenta metros, ofrece inmersiones tanto para aprendices como para experimentados. Visite jardines de coral, grutas, un naufragio, tiburones de arrecife, napoleones, moluscos y abundancia de nudibranquios. Buenas condiciones para fotografía submarina.

Huahine. Si bien no es tan pródiga en riqueza submarina como sus vecinas, podrá disfrutar de nueve sitios para bucear a una profundidad de hasta cincuenta metros. Ostenta tiburones, rayas leopardo, barracudas, morenas y macizos de coral.

Moorea. El tiburón limón es el principal atractivo de la isla, además de tortugas, bancos de peces de arrecife y ballenas jorobadas desde julio a noviembre. Ofrece nueve sitios en laguna y océano, con profundidades de hasta 49 metros. Adecuada para principiantes.

Tahití. La zona de Tahití Nui (parte principal) es pobre en especies grandes, pero ofrece dos naufragios y una geografía submarina diferente, con cavernas, acantilados y manantiales. En cambio, Tahití Iti presenta parajes poco explorados, con tiburones, gorgonias y abundantes peces de colores.

Rurutu. De julio a octubre, su especialidad son las ballenas jorobadas.

Marquesas. Sólo para experimentados. Requiere buena estabilidad del buzo, ya que su visibilidad es menor que en otras islas. Hay gran cantidad de peces, rayas, tiburones martillo y especies endémicas.

Más información:
www.elparaisoenlatierra.com.ar

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS