Información Gral

El Papa no pudo evitar la ejecución de una mujer

Kelly Gissendaner, de 47 años, fue sometida a una inyección letal por haber complotado con un amante el asesinato de su esposo.

Jueves 01 de Octubre de 2015

Estados Unidos ejecutó ayer a una condenada a muerte tras ser hallada culpable de complotar con un amante el asesinato de su esposo. Hace seis días, el Papa Francisco, durante su estancia en Estados Unidos había abogado firmemente ante el Congreso por la abolición de la pena capital.

"A las 0.21, cumpliendo una orden del tribunal, Kelly Renee Gissendaner, de 47 años, fue ejecutada. Ella realizó una última declaración y solicitó que se le permitiera rezar", anuncio a la AFP Gwendolyn Hogan, portavoz de la administración penitenciaria del Estado de Georgia (sureste de EEUU).

La junta de Indultos y Libertad Condicional de Georgia había denegado el martes la suspensión la ejecución. "La comisión rechazó el pedido de revaluación de su decisión anterior, que descartó clemencia para Kelly Gissendaner", dijo el portavoz de esa junta unas cuatro horas antes de la hora prevista para la ejecución.

El martes, el representante del Vaticano en Estados Unidos, Carlo Maria Vigano, hizo un "llamado urgente" en nombre del Papa Francisco para conmutar la pena de Gissendaner. "Sin querer desestimar la gravedad del crimen por el cual Gissendaner fue condenada, estando siempre con las víctimas, de corazón, le imploro sin embargo conmutar esta sentencia en una pena que se traduzca en justicia y piedad a la vez", escribió.

Gissendaner es la decimosexta mujer en ser ejecutada desde que la Corte Suprema restableció la pena capital en 1976.

La mujer fue condenada en febrero de 1997 por haber complotado con su amante para asesinar a su marido, Douglas Gissendaner, en 1997 para poder cobrar un seguro de vida de 10.000 dólares y quedarse con la casa de la pareja, valuada en 84.000.

Su conversión a la fe cristiana y su buen comportamiento en la cárcel no fueron suficientes para salvarle la vida.

Si bien el crimen lo perpetró su amante, Gregory Owen, éste aceptó un acuerdo con la fiscalía y testificó contra Gissendaner. Fue sentenciado a cadena perpetua por su implicación en el crimen y a partir de 2022 puede optar a la libertad condicional.

Gissendaner no pactó, se sometió a juicio y fue condenada a muerte.

La familia de Douglas Gissendaner señaló el lunes que Douglas fue la víctima y que Kelly Gissendaner recibió una sentencia adecuada. "Ella no tuvo piedad con él, no le dio derechos ni elección, ni la oportunidad de vivir su vida", expresó la familia.

Pospusieron la fecha tres veces

La de ayer fue la tercera fecha de ejecución para Gissendaner. La primera fue el pasado 25 de febrero pero hubo que cancelar la ejecución por una tormenta de nieve. Se reprogramó la muerte para el 2 de marzo, pero funcionarios de prisiones volvieron a posponerla “por precaución” porque la sustancia letal parecía “turbia”. Finalmente, el organismo decidió llevar adelante la ejecución.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS