Información Gral

El Obispado de Morón defendió a Grassi, condenado por pedofilia

"Grassi aún no ha apelado ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación y recurrirá a este organismo en los próximos días", dijeron. La cúpula de la Iglesia de ese partido destacó "la absolución en 15 casos".

Lunes 23 de Septiembre de 2013

El Obispado de Morón salió a defender al padre Julio César Grassi, condenado a 15 años de prisión por pedofilia, pero que aún no cumple su condena merced a las idas y vueltas procesales y a la inacción de la Justicia para detenerlo y enviarlo a la cárcel.

Por su parte, para el sacerdote, la pena de 15 años de prisión por abuso sexual y corrupción de menores "es inaceptable". Dijo que demostrará su inocencia, según publicó ayer el diario Tiempo Argentino, en su edición digital. Su proceso judicial lleva once años. Sólo le resta apelar ante la Corte Suprema de la Nación.

Cuatro años lleva Julio César Grassi negando la verdad, eludiendo responsabilidades. La última semana la Suprema Corte de Justicia bonaerense ratificó su condición de delincuente sexual y mantuvo firme la condena de 15 años de prisión por los delitos de abuso sexual agravado y corrupción de menores dispuesta por el Tribunal Oral Criminal 1 de Morón en 2009. Sin embargo, el imputado apeló al apoyo de sus pares para evitar ser encarcelado.

Anteayer el Obispado de Morón, a través de un comunicado de prensa, subrayó "la absolución en 15 casos" y "la condena por dos" en contra del sacerdote pedófilo. Además, el documento sostuvo que el cura les manifestó a las máximas autoridades eclesiásticas del municipio que demostrará su "inocencia".

"Luego de este revés judicial, el padre Grassi se comunicó con este obispado, manifestando que seguirá con las acciones legales tendientes a demostrar su inocencia, ya que considera que los hechos que motivan su condena son inaceptables. Grassi aún no ha apelado a la Corte Suprema de la Nación, y recurrirá ante este organismo durante los próximos días", sostuvo el Obispado de Morón.

Un día clave. Hoy será un día clave para la suerte del cura, que podría quedar detenido y ser trasladado a un penal del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPF) para el cumplimiento efectivo de su condena: deberá presentarse a las 13 ante la Justicia para ser notificado formalmente del fallo de la Corte Suprema bonaerense.

Otro punto negativo para las expectativas de Grassi es que para el fiscal Alejandro Varela, el sacerdote puede evadir a la Justicia y fugarse. El viernes Varela pidió por enésima vez más la "inmediata detención" del cura, pero al cierre de esta edición nada había cambiado y el religioso continuaba gozando de su libertad ambulatoria pese a que la condena quedó firme el miércoles pasado.

"Mantener esta libertad es consagrar un fuero personal para el imputado", indicaron el fiscal Varela y su colega Carolina María Rodríguez en la solicitud presentada ante el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Morón, que en 2009 condenó al acusado aunque al mismo tiempo lo dejó libre hasta que el fallo quedara firme.

Denuncias de 2002. Las denuncias sobre los ataques sexuales que sufrían los jóvenes de la Fundación Felices Los Niños que Grassi presidía surgieron en 2002, cuando el programa de televisión Telenoche Investiga difundió un informe donde se ventilaban los abusos deshonestos del religioso. Pese a la solidez de las pruebas en su contra, el cura sólo permaneció un mes en prisión y tuvo el privilegio de esperar el juicio oral en libertad. En ese tiempo aprovechó sus contactos mediáticos para tratar de instalar su propia verdad del caso y desvirtuar la carga probatoria en su contra.

El cura fue condenado a 15 años de prisión en tres instancias distintas pero sólo por dos de los 17 cargos que pesaban en su contra. Sin embargo, tampoco fue detenido sino que lo beneficiaron con el régimen de prisión domiciliaria, que cumple en una casa situada frente a la Fundación Felices los Niños, en la localidad bonaerense de Hurlingham.

El padre Grassi incumplió la libertad provisional porque mencionó a una de sus víctimas en un programa de televisión.

“No hay fuga”

“Hasta el momento no hay noticias de ninguna fuga, por lo que entendemos que se va a presentar”, dijo ayer a Télam el fiscal de Morón, Alejandro Varela, quien pidió la “detención inmediata” del padre Julio César Grassi al “haberse agotado todas las instancias provinciales de apelación”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario