Información Gral

El marido de Pérez Volpin entiende que se hizo justicia

Enrique Sacco aceptó la pena de tres años de prisión al endoscopista y absolvió a la anestesista.

Domingo 04 de Agosto de 2019

El periodista Enrique Sacco, viudo de Débora Pérez Volpin, confesó que entiende que "hizo justicia" la sentencia que el viernes a la noche condenó al endoscopista Diego Bialolenkier a la pena de tres años de prisión condicional y lo inhabilitó para ejercer su profesión por siete años y medio, y que absolvió a la anestesista Nélida Puente.

"A medida que pasen las horas y los días vamos a estar mejor. Fueron meses muy, muy duros. Cada vez que hablábamos del juicio nos enfrentaba con todos los recuerdos que nos hicieron mucho daño aquel día. Después de todo lo que pasó el viernes, cuando finalmente me acosté en la cama sentía el cuerpo como con una sensación de serenidad absoluta", dijo ayer.

En las redes sociales y los portales de los sitios periodísticos los comentarios de los usuarios apuntaron a que el fallo resultó beneficioso para los imputados. Para Sacco la apreciación es diferente: "Queríamos Justicia y la tenemos. Es una condena que ratifica la verdad de lo que pasó. Débora no murió por ‘su culpa' o por ‘voluntad propia' como nos hicieron hacer creer. En la familia no nos planteamos cárcel sí o cárcel no. Planteamos responsabilidades, y por el lado del endoscopista se cumplió. No así con la anestesióloga, que si bien no nos deja conforme, una vez que tengamos los argumentos en los que se basó el juez, podremos o no aceptarlo".

Según se lo vio, no siente rencor ni tampoco odio. Sacco hasta dijo estar dispuesto a perdonar a Bialolenkier si se lo pidiera: "Las buenas personas estamos dispuestas al perdón, siempre y cuando veas del otro lado una genuina intención y deseo. A veces no es quien perdona, sino quién se anima a pedirlo".

Un día antes del veredicto, Puente pidió la palabra y luego de denunciar que su compañero en aquel quirófano mentía, pidió disculpas a la familia por no haber podido reanimar a Débora. Eso para la familia Pérez Volpin significó un acto genuino: "Si ésta hubiese sido la actitud desde el principio, hubiese sido más fácil para todos".

Peso

Fueron 18 meses de peritajes, autopsias y postergaciones. "Fue como sacarse un fuerte peso de encima. Ahora todos vamos a estar más tranquilos. Nuestra intención es que este juicio marque un antes y un después en los casos de mala praxis, que aquellos que no tengan voz puedan confiar y que los médicos sepan que si se equivocan pueden ser juzgados".

Desde la admiración y el orgullo por su pareja, Sacco aseguró que la opción de haberse quedado sentado en el sillón angustiado no era para él una posibilidad: "Ella, desde donde esté, se habría dado cuenta que la persona que eligió para su vida no era la misma. Le habría fallado y por eso en su honor quise -y quisimos como familia- salir a buscar la verdad. Sin victimizarnos continuamos haciendo nuestras vidas como pudimos, pero más unidos que nunca. Espero nunca tener que pasar por una situación similar -y algunas lágrimas le brotan de los ojos- pero este es el camino que volvería a elegir".

En este departamento, en el estudio de Canal 13 donde se transmitía el programa que conducía todas las mañanas y que ahora lleva su nombre, también en la mesa del bar que compartía con las amigas de toda la vida. Débora parece que está.

También en el día a día de la vida de Enrique: "La veo en todos lados. Cuando estoy con los chicos y contamos anécdotas, yo creo que existe, que hay una luz que nos ilumina. Cuando tengo que tomar decisiones de repente hay algo que me indica cómo seguir. Yo no sé cómo explicarlo, pero juro que lo siento y existe, está".

pareja. Una foto de Sacco con su esposa, fallecida año y medio atrás.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario