Efemérides

Día de la Milanesa: historias y mitos del plato preferido de los argentinos

Un grupo de fanáticos definieron que la jornada del 3 de mayo se la honraría, por ocupar siempre

Lunes 03 de Mayo de 2021

De pollo, de carne, de pescado o de verduras. Fritas o al horno. A caballo, a la napolitana, suiza, maryland, o simplemente con limón. No importa la forma siempre y cuando en el plato haya una milanesa. Así como la empanada o el asado, la milanesa es una preparación típica que los argentinos han adoptado como propia y catalogado como uno de los mejores alimentos del país. Informalmente, hoy se celebra su día en todo el territorio y es gracias a un grupo de fanáticos que unieron su pasión por redes sociales.

Todo empezó en 2012 cuando un grupo de argentinos tuvo la idea de rendirle homenaje a una comida que, como Maradona o Messi, tantas alegrías le ha dado a la población. Así, comenzaron una campaña en redes sociales, en particular en Facebook, donde reunieron cada vez más firmas y difundieron la idea. Se sometió a una votación y quedó entonces instaurado el 3 de mayo como el Día Nacional de la Milanesa.

Aunque a muchos no les guste el dato, lo concreto es que las milanesas no existen solo en la argentina. Sus orígenes están lejos de la parte sur del continente americano, de hecho Austria e Italia se disputan su creación. Si uno se basa por el nombre, milanesa parece provenir de Milán, por lo que no es descabellado que allí se encuentren sus raíces. Aunque los austríacos no están de acuerdo.

Historiadores de la gastronomía cuentan que en 1134 un restaurante italiano presentaba ya un plato al que llamaban lombolos cum panitio, cuya traducción del latín sería " carne de lomo" para "lumbus" y "panitio" para el pan con el que el corte está cubierto. Así, la ciudad italiana se adueñó del invento, lo nombró cotoletta (un bife entero que se apana y se fríe con el hueso) y lo proclamó patrimonio nacional.

De todas formas, aún hay dudas sobre el nacimiento del manjar, ya que en Austria también se lo adjudican, pues hay quienes cuentan allí que en la segunda mitad del siglo XIX, con las invasiones austríacas en pueblos radicados en el norte de Italia, los vieneses llevaron un plato llamado Wiener Schnitzel (escalope vienés), cuya receta fue difundida por toda Europa y años más tarde llegó a la Argentina.

Sea tano o austríaco, si de algo se puede estar seguro, o casi, es que hay un invento que se refiere a la milanesa que es argentino y se trata de la variante napolitana. La leyenda data de la década del 50 cuando Jorge La Grotta, dueño y cocinero de una cantina llamada Nápoli ubicada frente al mítico estadio Luna Park, quemó una tanda de milanesas. Para no desperdiciarlas tomó una decisión: les agregó salsa de tomate y queso mozzarella para "tapar" el error, ingredientes que tenía a mano porque los utilizaba en las pizzas que servía en el lugar. Así cambió la historia y creó uno de los platos que los argentinos adoran y los extranjeros elogian.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario