Información Gral

Alertan de fallos en los motores del Boeing 777 y aseguran que es de "alto riesgo"

Problemas similares en dos aviones de este modelo en menos de un año llevan a revisar los sistemas de calor.

Viernes 13 de Marzo de 2009

Expertos aeronáuticos han alertado sobre la existencia de un "alto riesgo" de que el defecto que hizo que Boeing 777, con 152 personas a bordo, realizara un aterrizaje forzoso en enero de 2008 en el aeropuerto londinense de Heathrow podría afectar a otro Boeing 777, según informa la prensa británica. Esta advertencia llega después de que dos estudios paralelos, realizados en Estados Unidos y Reino Unido, han llevado a conclusiones similares.

Según las investigaciones de técnicos estadounidenses, docenas de pasajeros del aeropuerto de Heathrow se han expuesto a un posible accidente por los fallos encontrados en relación con el suceso de enero de 2008. A raíz de que otro Boeing 777 de Delta Air Lines comunicase un problema similar al que se dio a conocer en el accidente de Heathrow, los investigadores hallaron información en sus pruebas que demuestran que hielo concentrado en el motor fue la causa más probable del siniestro de enero pasado.

Un segundo estudio, llevado a cabo por el grupo de investigación de accidentes aéreos de Reino Unido, ha revelado que pudo haberse formado hielo en los tubos de combustible del aparato. Los inspectores informan que, bien por turbulencias o la aceleración del motor, una gran cantidad de hielo podría haber sido desalojada y adentrarse en el sistema de combustible, causando una obstrucción.

Reducción de potencia

El Boeing 777 está en el punto de mira de los expertos. En menos de un año, se han dado dos problemas similares en estos modelos. Diez meses después del accidente de Heathrow, se comprobó que otro Boeing 777 de Delta Airlines resultó afectado por un defecto parecido. El avión experimentó una reducción de potencia en el motor cuando viajaba sobre Montana hacia Atlanta.

Es la reducción de la potencia del motor lo que llevó a los inspectores estadounidenses ha investigar el caso y llegar a una conclusión similar a los británicos. El Consejo de Seguridad de Transporte Nacional (NTSB) de EE UU ha pedido diseñar un componente conocido como transformador de calor para eliminar el riesgo potencial de formación de hielo. Mark Rosenker, del NTSB, ha dicho: "Con estos dos incidentes ocurridos en un año, creemos que hay una alta probabilidad de ocurra otra vez lo mismo, señaló.

Rolls-Royce, fabricante del motor del Boeing 777, ha asegurado que está trabajando en un rediseño del componente y espera tenerlo a punto en un año. En la actualidad, hay en circulación 220 aviones Boeing 777, de los cuales 15 operan en las líneas aéreas británicas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario