El Mundo

Protestas en Venezuela por la escasez de alimentos, gas, agua y energía

El principal motivo de queja fue la promesa incumplida del gobierno de distribuir el pernil de cerdo, tradicional comida de Navidad y Año Nuevo

Viernes 29 de Diciembre de 2017

Los venezolanos protagonizaron protestas espontáneas en las últimas horas en Caracas y en varias ciudades, en medio del descontento popular por la escasez de alimentos y las dificultades en el suministro de gas, electricidad y agua, lo que llevó al gobierno chavista a ordenar a los militares planes preventivos para evitar nuevos disturbios como los que entre abril y julio de este año dejaron más de 100 muertos. Dirigentes opositores atribuyeron la movilización en sectores populares a la promesa incumplida del gobierno de distribuir piezas de cerdo para las cenas de Navidad y Año Nuevo. El presidente, Nicolás Maduro, denunció que la entrega fue saboteada desde Portugal.

Decenas de personas salieron a las calles la noche del miércoles en barrios populares del oeste caraqueño, incendiaron contenedores de basura en algunas zonas para mostrar su descontento. En La Vega fueron dispersados con gases lacrimógenos por la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), apoyada por unidades antimotines. En la zona fue saqueada una licorería. Otros medios locales informaron de protestas por estos motivos en Ciudad Guayana, también en Bolívar y pueblos de Isla Margarita, en el norte del país. La oposición señaló que las protestas continuaron ayer con bloqueos de calles y avenidas, donde se escucharon gritos de "tenemos hambre".

Los manifestantes denuncian también retrasos en la venta de las llamadas cajas Clap (Comités Locales de Abastecimiento y Producción), que contienen entre 10 y 20 productos de consumo básico y que son vendidas directamente a los consumidores por empresas oficiales y grupos afines al gobierno.

Cortes de energía

Usuarios denunciaron también hasta el triple de racionamiento eléctrico diario en el Estado de Zulia, a dos días del inicio de la medida anunciada a raíz de presuntos sabotajes que afectan a las subestaciones eléctricas.

El miércoles, Maduro reconoció que el Ejecutivo había fallado en la distribución de los perniles de cerdos, piezas tradicionales de las cenas de Fin de Año y culpó esta vez a Portugal. Es la segunda vez en un mes y medio que Maduro responsabiliza a un país extranjero por la falta de productos de consumo masivo en Venezuela, que desde hace varios años sufre un severo desabastecimiento de alimentos, medicamentos e insumos para la producción.¿"Qué pasó con el pernil? Nos sabotearon. Puedo decirlo que desde Portugal. Nosotros compramos todo el pernil que había en Venezuela, pero teníamos que importar y firmé los pagos, pero nos persiguieron las cuentas bancarias y los dos barcos gigantescos que venían y nos sabotearon, por ahora", dijo Maduro en un mensaje al país.

La acusación fue replicada por el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) gobernante, Diosdado Cabello, en su programa semanal de televisión. "¿Por qué no llegó el pernil? Por el bloqueo que tenemos; los portugueses se comprometieron, los asustaron los gringos y no mandaron los perniles", dijo el militar retirado, quien también atribuyó a las sanciones financieras impuestas por Estados Unidos la escasez de combustibles que sufre Venezuela. "El gobierno portugués no tiene, con seguridad, ese poder de sabotear", respondió ayer el canciller de Portugal, Augusto Santos Silva, en una entrevista, en la que subrayó que su país vive "en una economía de mercado" y "las exportaciones competen a las empresas".

El 15 de noviembre, Maduro acusó al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, de haber prohibido que los laboratorios de su país exporten medicamentos a Venezuela, lo que fue desmentido por Bogotá.

Estados Unidos impuso sanciones financieras contra Venezuela, prohibiendo a sus ciudadanos y empresas negociar nueva deuda del gobierno y su estatal petrolera PDVSA, fuente de 96 por ciento de las divisas que entran al país. Maduro y altos funcionarios sostienen que ello ha obstaculizado las importaciones.

Junto con la hallaca (un tamal de maíz relleno con carne vacuna, pollo, aceitunas y pasas de uvas), el pernil es uno de los componentes tradicionales en las cenas de Navidad y Año Nuevo en los hogares venezolanos.

Los venezolanos sufren una severa escasez de alimentos básicos y medicinas, así como una desbocada inflación que el FMI proyecta en más de 2.300 por ciento para 2018.

Horas después del mensaje presidencial, se vivieron las primeras las protestas en varias zonas populares de Caracas, incluyendo en el barrio La Vega y en el Cementerio, en el suroeste de la ciudad. En la avenida Nueva Granada, en el oeste, los vecinos bloquearon las calles en una protesta espontánea. "No es un pernil, es necesitar un subsidio de alimentación que diseñó un Estado fallido para que dependamos de él y la protesta es el último recurso ante la frustración de no poder ni con eso atender a la familia", dijo el diputado opositor Juan Guaidó.

Las manifestaciones cierran un año en el que el gobierno enfrentó con dureza las protestas opositoras de entre abril y julio, que se saldaron con más de un centenar de muertos, y en el que lidió con un nuevo retroceso económico e hiperinflación.

Ante soldados alineados con motivo del saludo de Fin de Año a la Fuerza Armada, Maduro los instó a no permitir el resurgimiento de los grupos que "generaron violencia y terrorismo" durante las protestas de este año. "Este fue el año de todas las amenazas, de todas las agresiones, pero también de todo el heroísmo, donde demostramos que Venezuela sí puede y que nadie podrá con nosotros. Hemos triunfado sobre la violencia", señaló.

Los militares no quieren gobernar

El ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino, afirmó que las fuerzas armadas no están "buscando espacios para estar haciéndose de prerrogativas" ni "ocupando espacios que no les competen". "Nosotros no queremos un gobierno, no; queremos trabajar junto al pueblo", dijo Padrino, el más alto jefe militar del país, en Caracas. El oficial sostuvo que medios de prensa de "la derecha" presentaron al mundo una imagen "errada" de las fuerzas armadas venezolanas. "Han querido hacernos ver a nivel internacional que en Venezuela gobernamos los militares, y eso no es así", subrayó.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario