El Mundo

Las dos Coreas, Japón y EEUU son optimistas pese al fracaso de Hanoi

Los países de la región se mostraron confiados en lograr avances en una futura reunión. La prensa norcoreana también se mostró positiva.

Sábado 02 de Marzo de 2019

Al día siguiente de la fallida cumbre entre Donald Trump y Kim Jong un en Hanoi, Vietnam, los balances eran matizados, y existían esperanzas de una tercera reunión futura entre ambos estadistas. Los jefes de la diplomacia de Estados Unidos, Corea del Sur y Japón respaldaron ayer continuar dialogando con Corea del Norte. Mientras Trump volvió rápidamente a EEUU Kim se quedó en la capital vietnamita.

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, arquitecto de las cumbres de Trump con Kim, mantuvo conversaciones telefónicas con los cancilleres de los dos principales aliados de Washington en la región, la surcoreana, Kang Kyung-wha y su homólogo de Japón, Taro Kono. Ambos países están amenazados directamente por los misiles norcoreanos.

Pompeo comunicó a sus colegas que Washington tiene intención de mantener abierta la comunicación con Pyonyang a pesar del resultado de la cumbre sobre la desnuclearización norcoreana, que terminó sin una declaración conjunta, según informó el Ministerio de Relaciones Exteriores surcoreano.

En un mensaje en su cuenta de Twiter, el presidente Trump calificó como "muy sustanciales" las conversaciones con Kim pese a la falta de acuerdo, y destacó que ahora ambas partes saben lo que quiere el otro, además de calificar como "muy buena" la relación con su par norcoreano. "Ya veremos qué pasa!", escribió el mandatario en Twitter.

También el presidente surcoreano, Moon Jae-in, defendió que en la fallida cumbre de Hanoi se lograron "progresos significativos" e instó a seguir trabajando en pos de la unificación de las dos Coreas. Corea del Sur es la más interesada en lograr una pacificación rápida con su hermana del Norte, que amenaza su existencia con su poderoso ejército. La distancia en nivel de vida entre ambas naciones coreanas es abismal, así como el nivel de apertura e intercambios de todo tipo con la comunidad internacional.

Según dijo Trump al término de la cumbre, en el encuentro no se logró un acuerdo debido a que Kim exigió un levantamiento integral de las sanciones que Estados Unidos le impuso por sus ensayos nucleares y sus lanzamientos de misiles, y Washington no podía aceptar eso.

Tras la charla telefónica con Pompeo, la canciller surcoreana valoró de forma positiva la intención de Estados Unidos de seguir dialogando con el Norte "con paciencia". En la misma línea, Pompeo y Kono destacaron la importancia de alinear sus posturas en el diálogo con Pyongyang.

Hoy, el gobierno chino pidió al Consejo de Seguridad de la ONU que reconsidere las sanciones impuestas a Corea del Norte para poder avanzar en las negociaciones que permitan su desnuclearización. "China considera que, de acuerdo con las resoluciones pertinentes y los progresos realizados en la península, especialmente las medidas tomadas por Corea del Norte para la desnuclearización, el Consejo de Seguridad necesita considerar y debatir las provisiones del Consejo para modificar las sanciones", dijo el portavoz de la Cancillería, Lu Kang.

Los medios norcoreanos, en tanto, calificaron como "positiva" y "productiva" la cumbre, sin mencionar la falta de acuerdo con la que se cerró el encuentro. La agencia de noticias estatal KCNA afirmó que la segunda cumbre bilateral sirvió para "profundizar en el respeto y la confianza mutuos", y señaló que al despedirse de Trump, el "líder supremo" Kim se comprometió a celebrar un nueva reunión, sin dar más detalles al respecto.

En Estados Unidos, sin embargo los medios destilaron pesimismo, tal vez por un sesgo netativo en todo lo que se refiera al presidente Trump. En la CNN, un canal emblemáticamente enfrentado con Trump, el experto en armas nucleares Adam Mount escribió que "es más importante que nunca que las negociaciones logren limitar la amenaza de una Corea del Norte armada con armas nucleares", pero "sin un cambio de rumbo decisivo, una tercera cumbre sólo terminaría como las dos primeras". Para Mount, de la Federación de Científicos Americanos, "la conducta de Pyongyang durante el último año y la última década no debe dejar lugar a dudas sobre su intención de mantener su arsenal nuclear". Es que "la cumbre de Hanoi no logró desarmar a Corea del Norte porque Corea del Norte no lo hará". Pero ante este hecho, Trump y su equipo simplemente se han negado a ver esta realidad, exigiendo la "desnuclearización" total y definitiva de Norcorea. Se debe cambiar de táctica de manera urgente, dice Mount. "La próxima ronda de negociaciones será más dura, no más fácil", advierte el especialista en armas nucleares.

Para el diario The New York Times, "tanto Japón como Corea del Sur han tenido que contemplar las consecuencias del fracaso de las conversaciones. El mayor riesgo para la región es que Kim reanude los ensayos nucleares y de misiles para reafirmar su influencia".

buena onda. Kim y Trump en Hanoi. Ambos han contruido un vínculo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});