El Mundo

Denuncian más muertes por hambre en una ciudad siria sitiada por Assad

Las nuevas muertes ocurrieron pese a que desde mediados de enero entraron algunos convoyes humanitarios a Madaya. La trágica noticia la dio Médicos sin Fronteras (MSF).

Domingo 31 de Enero de 2016

Mientras en el Mediterráneo las familias sirias siguen muriendo ahogadas en su intento de huir de su país, las tragedias que causa la guerra en Siria son aún peores y explican esa fuga tan peligrosa. Ayer se supo que al menos otras dieciséis personas murieron de hambre en la ciudad siria rebelde de Madaya, asediada por las fuerzas gubernamentales del presidente Bashar Assad. Al menos 46 han muerto de inanición desde el 1º de diciembre en esta ciudad de 40.000 habitantes. Las nuevas muertes ocurrieron pese a que desde mediados de enero entraron algunos convoyes humanitarios a Madaya. La trágica noticia la dio Médicos sin Fronteras (MSF).

   “Según el personal sanitario respaldado por MSF en Madaya, 16 personas fallecieron desde la entrega de la ayuda humanitaria”, precisa MSF en un comunicado. Estos nuevos fallecimientos se producen cuando la Media Luna siria indicó haber ingresado en Madaya y en otras dos localidades asediadas para “evaluar las necesidades humanitarias”. “MSF dispone de informes médicos claros que indican que 46 personas murieron de inanición en Madaya desde el 1º de diciembre”, informó la ONG. “El balance es seguramente más alto” añade MSF, porque se da por seguro que hay personas que murieron de hambre en sus casas y no se ha hecho la notificación a las autoridades. Asimismo, se estiman en 320 los casos de desnutrición en esta ciudad ubicada al oeste de Damasco. De estos asos, 33 pacientes se encuentran en “peligro de muerte”. “Los habitantes de la ciudad sitiada de Madaya se siguen muriendo de hambre, a pesar de los convoyes de ayuda humanitaria”, denunció MSF, que lo considera “inaceptable”.

   La organización humanitaria acusa lógicamente a las fuerzas favorables al régimen de Assad de “seguir bloqueando el abastecimiento de la ciudad de material médico y medicamentos indispensables. Hace falta una presencia médica permanente e independiente en Madaya, porque pensamos que la situación médica va a empeorar, y el acceso de los habitantes a ella es extremadamente limitado”, explicó el director de operaciones de MSF, Brice de le Vingne. La rebelde Madaya se ha convertido en un símbolo del sufrimiento de la población civil en Siria desde el comienzo de la guerra civil en 2011, cuando el ejército de Assad comenzó a disparar con armas pesadas contra manifestantes pacíficos que reclamaban elecciones pluralistas. La dictadura de Assad cuenta con el respaldo pleno y activo de Rusia y también de Irán. Ambos países mantienen misiones militares en Siria que son decisivas para evitar la caída de Assad.

   Más de 40.000 personas viven bajo asedio desde hace meses en la ciudad, cuya situación es uno de los temas centrales para las negociaciones de paz sobre Siria que se inician este fin de semana en Ginebra. Los principales grupos opositores sirios reclaman la aplicación de una resolución de la ONU que ordena el fin de los bombardeos de civiles y el acceso de ayuda humanitaria.

   Según la ONU, 486.000 sirios viven en localidades sitiadas por las fuerzas del régimen, los insurgentes o el Estado Islámico (EI). A mediados de enero, los convoyes de ayuda humanitaria no sólo entraron en Madaya, sino también en dos localidades shiítas, Fua y Kafraya, rodeadas por los rebeldes. Pero la situación allí es menos catastrófica. Las organizaciones humanitarias reclaman acceso incondicional a la población asediada, como estipula el derecho humanitario internacional. El jefe de operaciones humanitarias de la ONU lamentó que el gobierno de Assad haga oídos sordos al 75% de sus solicitudes. La guerra civil ha causado 260.000 muertos y millones de desplazados. Casi todos los que huyen dirigen sus pasos a Europa a través de Turquía, lo que desemboca muchas veces en tragedias como la de ayer en la costa del Egeo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario