El Mundo

Bolsonaro, más cerca del juicio político por su desmanejo de la pandemia

La semana próxima, los principales partidos de oposición presentarán un nuevo pedido de "impeachment". El mandatario ya acumula 61 solicitudes, pero esta tiene mayores chances

Viernes 22 de Enero de 2021

Ante el agravamiento de la pandemia del Covid-19 en Brasil, los retrasos y trabas a la vacunación y la insistencia en tratamientos sin pruebas científicas, los juristas consideran cada vez más factible la apertura de un juicio político que lleve a la destitución del presidente Jair Bolsonaro. Según un informe del diario O Estado de Sao Paulo (Estadao en Internet), abogados y profesores de Derecho citan varios pasajes de la ley federal que trata sobre los "delitos de responsabilidad", incluyendo la violación del derecho y la garantía de la salud, como razones para que el Congreso destituya al presidente.

Los pedidos de impeachment contra Bolsonaro se han multiplicado desde el inicio de la pandemia de coronavirus. El martes 26 los partidos opositores PT, PDT, PSB, Rede y PCdoB presentarán una nueva moción pidiendo la salida del Jefe del Ejecutivo, teniendo como uno de los argumentos que no actuó para contener la tragedia del Covid en los estados de Amazonia y Pará, donde los pacientes murieron en los hospitales por falta de oxígeno.

Desde el inicio del mandato de Bolsonaro, se han presentado 61 solicitudes de impeachment contra él en la Cámara baja. Corresponde al presidente de la Cámara proceder o archivar las solicitudes. Esta es una de las razones por las que Bolsonaro queda más comprometido ante la elección del nuevo presidente de la Cámara, ya que el actual presidente, Rodrigo Maia (DEM), que hasta ahora lo ha defendido, deja el cargo el 1º de febrero.

La Ley de Delitos de Responsabilidad de 1950 también prevé otras conductas que pueden dar lugar a un juicio político, como "proceder de manera incompatible con la dignidad, el honor y el decoro del cargo" e "intervenir en negocios propios de los estados o municipios con desobediencia a las normas constitucionales". La Constitución también califica como delito de responsabilidad los actos que atentan contra el texto constitucional y los derechos sociales de la población, entre los que se incluye la salud.

El profesor Rafael Mafei, de la Facultad de Derecho de la USP, dijo a Estadao que Bolsonaro violó el derecho a la salud, rompió el decoro y actuó para intervenir en las acciones de los estados y municipios contra el Covid-19. En su valoración, el presidente convirtió las medidas recomendadas para afrontar la pandemia, como el distanciamiento social, el uso de mascarilla y la vacunación, en un asunto de disputa con los adversarios políticos.

"El presidente dejó claro que prefiere que la gente muera sin vacunarse a dar el brazo a torcer ante los opositores, que podrían decir que tenían razón desde el principio. Es un cálculo político que él (Bolsonaro) hace: ofrecer la vida de los brasileños para que perezcan y se arriesguen por sus propias razones políticas", dijo Mafei.

Según el profesor, Bolsonaro rompe el decoro al difundir información errónea sobre el tratamiento contra el Covid-19 y anunciar medicamentos sin eficacia probada, como la cloroquina. "Miente y es consciente de ello", dijo. Además, Mafei dijo que el presidente saboteó un intento de campaña nacional de vacunación. Citó como ejemplo las idas y venidas del gobierno federal en relación con la compra de vacunas a varios países.

El profesor de Derecho Ivar Hartmann, dijo a Estadão que la destitución es "una cuestión de urgencia" debido al número de muertes por Covid. En su opinión, el presidente se sirve de la administración pública para promover un tratamiento que se sabe ineficaz, incluso con riesgos de efectos secundarios.

"Aunque las prácticas e ilícitos que está cometiendo no sólo han comenzado ahora, porque este delito se viene cometiendo desde hace varios meses, sólo ahora los efectos son más fuertes", dijo Hartmann, uno de los más de 60 ex alumnos de la Universidad de Harvard que firmaron un manifiesto a favor del impeachment de Bolsonaro.

Bolsonaro se burló en su momento de las vacunas, llegando a reírse de la vacuna china Sinovac, la que hace poco resultó aprobada por el organismo nacional que regula los medicamentos, y que ya se inocula en el estado de San Pablo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS