Educación

Una charla para derribar la idea del amor romántico

La educadora social Marina Marroquí reflexiona sobre los estereotipos de género y la idea de amor dominante en los y las adolescentes.

Sábado 01 de Agosto de 2020

Son sólo cinco minutos que funcionan como un alerta, como un llamado de atención que conduce a múltiples interrogantes. ¿Por qué el machismo es difícil de identificar?, ¿qué son los estereotipos y cómo se producen socialmente?, ¿qué consumos culturales refuerzan estas conductas?, ¿qué es el amor?, ¿cuál es la idea hegemónica de amor en la que creen especialmente las y los adolescentes?

   Durante este breve lapso de tiempo quien habla frente a un auditorio es la educadora social Marina Marroquí en la charla El amor no se parece en nada a lo que nos enseñan, que puede buscarse en YouTube. La docente española es egresada de la Universidad de Granada y actualmente preside la Asociación Ilicitana contra la Violencia de Género. En 2019 estuvo a cargo del taller “Eso no es amor” para más de 70 mil adolescentes de España.

   Marroquí cuenta que hace años realiza estos talleres con la finalidad de prevenir y detectar precozmente la violencia de género con sus alumnos, y que en estas experiencias ha podido observar un patrón que se repite en los chicos y chicas sobre el que vale la pena reflexionar. La docente explica que el machismo tiene dos grandes anclajes que lo convierten en un problema social difícil de erradicar. El primer elemento que tiene a favor es que es invisible, porque es cultural, lo que conduce a normalizar ciertos comportamientos y formas de pensar que se han transmitido generacionalmente y se han instalado socialmente. Y el segundo aspecto es que actúa muy eficientemente por medio de la estereotipación de varones y mujeres, que muchas veces se refuerza a través de los sistemas educativos que extreman las diferencias de género.

El amor romántico gira siempre en torno a la idea de morir de amor y poner la vida en juego si es que se quiere de verdad"

Estereotipos   

En la charla, realizada en el marco del proyecto “Aprendemos Justos” del BBVA y El País de España, Marroquí señala la necesidad de trabajar sobre esos estereotipos enseñados, porque sólo de ese modo se podrá tener una visión crítica de las desigualdades que se reproducen. Cuando en sus talleres pregunta a sus alumnas y alumnos adolescentes como sería el hombre y la mujer ideal, respecto a sus cualidades físicas y de personalidad, la respuesta se repite como una constante. Las chicas dicen “un moreno de ojos verdes”, “que no sea empalagoso”, “que tenga su punto de chulo, de malote (guapo y rufián o fanfarrón)”, y “que sea celoso”. ¿Y por qué tiene que ser celoso? Porque según ellas “si no le pica, es que no le importas nada”.

   Los varones también repiten la fórmula: físicamente la chica tienen que ser lo más parecida posible a una Barbie y respecto a su personalidad que sea “divertida, fiel y sumisa”.

   La pregunta es inevitable, ¿de qué modo estos modelos de varones y mujeres se convierten en ideales?, ¿cuáles son los consumos culturales que fijan estos paradigmas de sujetos deseantes y los consiguiente vínculos que entre ellos se generan? Lo que propone Marroquí es agudizar el ojo y despertar el pensamiento crítico hacia todo aquello que se consume acríticamente: novelas, películas, canciones, publicidades.

   La idea del amor romántico no surge por generación espontánea. La fijación de estos estereotipos, con los consiguientes roles y comportamientos sociales que ellos implican, derivan en relaciones y vínculos amorosos muchas veces ligados al sufrimiento. “Una idea de amor que conduce a las primeras señales del maltrato”, dice la docente.

Embed

Novelas y canciones

La educadora sostiene que hay infinidad de películas y novelas que reproducen las siguientes escenas: “Te he visto cinco minutos pero ya me he enamorado de ti”, “te quiero pase lo que pase”, “él se comporta como un chulo y la trata como un chulo, pero ella cree que en el fondo es porque la pasó mal en la infancia y tuvo que hacer una coraza para protegerse, pero cuando se enamore de ella va a terminar siendo dulce, cariñosos, tierno y divertido”. Las canciones son otros productos culturales al que se debería prestar más atención, no solo el reggaetón es un combo perfecto de música y machismo, sino que hay infinidad de temas del género melódico que aportan lo suyo, como las que dicen “prefiero morir a tu lado que vivir sin ti”.

   El resultado no es para nada alentador, porque al final los chicos y las chicas terminan por idealizar algo que en realidad no se parece en nada al amor. Porque como dice Marroquí, “el amor vale la pena y también la alegría”. Y pregunta: “¿Por qué construir una idea de amor tan ligada al sufrimiento?, es mentira que quien te quiere te hace llorar, quien bien te quiere te hace reír cada día”.

   El tema puede ser más dramático aún y muchas veces exceder el sufrimiento, porque este tipo de amor romántico gira siempre en torno a la idea de “morir de amor”, y poner la vida en juego si es que se quiere de verdad. La pandemia de los femicidios que sufre el país hace urgente una educación sexual integral que trabaje desde una perspectiva de derechos en la igualdad de género, desarme estereotipos, contribuya a crear vínculos respetuosos, y destierre esa idea romántica de vincular el amor con el “morir de amor”. Porque como concluye Marroquí en tan solo cinco minutos, “la diferencia entre morir de amor y que te maten por amor no es ninguna, simplemente porque estás muerta”.

Paula Busnadiego

¿Te gustó la nota?

Segui Leyendo

Opinión

Etica, ¿estás?

El descuido de la ética pública y la ausencia de mecanismos que la garanticen explica y predice que actuales o potenciales funcionarios públicos sean tentados a caer en prácticas de corrupción, por lo que el rescate y fomento de la ética construye, reconstruye, fortalece, motiva y crea una identidad en la administración pública que conduce a una mayor responsabilidad funcional, contribuyendo a evitar o disuadir actitudes y posicionamientos reñidos con la ética y la corrupción, así como, consecuentemente con ello, la recuperación de la confianza ciudadana en sus instituciones públicas.

Por Roberto Fermín Bertossi - Experto Coneau / Cooperativismo

Dejanos tu comentario