educación

Son de Santa Fe y compitieron en un certamen nacional de robótica

Cursan el secundario y participaron de una competencia donde desarrollaron dispositivos para combatir el Covid.

Sábado 26 de Junio de 2021

Diseñar sistemas de desinfección y programar nanorobots en tiempo real fueron algunos de los desafíos tecnológicos que debieron afrontar para resolver problemáticas vinculadas con el Covid-19. Alrededor de 120 estudiantes de las 24 provincias argentinas debieron aplicar sus habilidades técnicas y creativas en la Copa Robótica 2021. El equipo santafesino estuvo conformado por cinco estudiantes de la capital provincial.

El certamen, que culminó a mediados de junio, es organizado por la empresa de tecnología educativa Educabot, cuya finalidad es seleccionar al equipo argentino para el Mundial de Robótica First Global Challenge, que se disputará desde el 27 de junio. Este año fueron estudiantes de La Rioja los que ganaron el derecho de representar al país.

Durante siete semanas adolescentes de 14 a 18 años aplicaron sus conocimientos y prácticas de robótica y programación en diferentes retos propuestos de manera virtual. El objetivo: ayudar a resolver cuestiones relacionadas con la pandemia. Los desafíos podían ser semanales o quincenales, también proponer competencias en línea, por provincia o bajo el formato de alianza entre equipos.

En diálogo con La Capital, el equipo convocado por el Ministerio de Educación de la provincia de Santa Fe relató su experiencia y valoró también la oportunidad de estimular un costado creativo, afianzar habilidades vinculadas con la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, y tejer lazos y estrategias con estudiantes de otras provincias.

Por Santa Fe participaron Alan Petrucci, Máximo Ponce Croce y Zoe Trossero, estudiantes secundarios del Centro Educativo Jerárquicos —una escuela que trabaja con robótica desde nivel inicial—; y Laura Decurgez y Santiago González Díaz de la Técnica Nº 601 Leandro Alem, que ya habían participado en la competencia anterior. Los profesores a cargo fueron Federico Leibovich, Marcos Scharfspitz y Fernando Birollo. Steel Bridge es el nombre que eligieron para identificar al equipo, y su logo está representado por el puente colgante y el rostro de Bender, el ácido robot de la serie Futurama.

Embed

Apasionados por la robótica

“La robótica es una de las materias que más les gusta, y resulta gratificante descubrir que cuando tienen motivación pueden afrontar cualquier desafío. En plena restricción nos reunimos de manera virtual hasta los días feriados, una modalidad que mantuvimos casi todo el certamen. El grupo asumió la responsabilidad de representar a la provincia, y sabe que muchos otros chicos y chicas también tienen los conocimientos pero quizás no encuentran la oportunidad de participar en una competencia como ésta”, destaca Birollo, profesor de innovación tecnológica y robótica.

Cada provincia recibió su kit de tecnología y robótica, y enfrentó diferentes desafíos, como diseñar un sistema de desinfección de objetos o programar nanorobots en tiempo real con código Arduino para la eliminación de agentes virales de un cuerpo humano simulado en una maqueta. Pusieron en práctica habilidades de matemáticas, programación y lógica. También llevaron adelante exposiciones en inglés, con el objetivo de adquirir mayor fluidez en el caso de pasar a la instancia internacional.

Embed

La dinámica de la competencia consistió en resolver desafíos durante la semana y luego cada viernes participar de la Copa Te Ve, un resumen semanal por streaming conducido por el divulgador científico Andrés Rieznik para develar resultados, ganadores y realizar votaciones. La emisión también incluía entrevistas a referentes como David Cuartielles, cofundador de Arduino; Romina Libster, investigadora de la Fundación Infant y experta en vacunas; y el científico Diego Golombek, entre otros.

“Más allá de la competencia, pensamos a la Copa como una gran actividad inspiradora, para que las chicas y los chicos apasionados por la robótica puedan conocerse y compartir un espacio para generar una comunidad que los acompañe para siempre. A través de los participantes y sus instituciones se promueve la robótica a lo largo del país, ser agentes multiplicadores y que así más chicos sientan ganas de aprender este lenguaje”, comenta Matías Scovotti, cofundador de Educabot.

Desde hace cinco años, Educabot coordina y acompaña al equipo de chicos y chicas que representa al país. Este es el segundo año que organiza la Copa Robótica como competencia previa local. La primera edición se llevó a cabo en 2019 en el Parque Roca de Buenos Aires y la provincia de Misiones resultó ganadora en esa oportunidad.

robotica (3).jpg

Habilidades técnicas y creativas

“Entre los contenidos que abordamos en clase, la programación de videojuegos o la impresión 3D son algunas de las tecnologías emergentes que hay que comprender para poder aprovecharlas”, señala el docente Birollo.

La creación de un dispositivo o robot a partir de la utilización de ciertos componentes electrónicos fue el trabajo que más sorprendió al equipo santafesino. “El grupo tenía que lograr desinfectar un producto y luego secarlo, en nuestro caso lo hicimos con una pelotita. Lo interesante es comprobar cómo ante el mismo desafío se pueden encontrar soluciones tan distintas”, continúa.

En medio de las restricciones decretadas en la provincia, el docente valora el esfuerzo y la coordinación del grupo. “Cuando los chicos no podían acercarse a la escuela, los profes fuimos sus manos a la distancia. Hubo muchos otros desafíos que debimos afrontar por fuera de los que planteó la organización, que también generaron aprendizajes muy valiosos para el grupo”, reconoce el educador.

robotica (1).jpg

“Nos entusiasmó mucho la propuesta”, dice Máximo, de 15 años e integrante del equipo santafesino. En el taller de la escuela empezó a interesarse por la robótica, aprendió a construir cosas y más tarde se inclinó por la programación. Y sobre la competencia explica: “No sabíamos con mucha anticipación de qué trataría el desafío pero sí los recursos y materiales con los que contábamos, y de ahí tenían que partir nuestras ideas para realizarlas en un tiempo determinado”. Reconoce que buscar los elementos y tener que debatir ideas son algunas de las cosas más complicadas que tiene la robótica.

Laura es estudiante de la escuela técnica Alem y también reflexiona sobre su experiencia. “Ojalá todos tengan la misma oportunidad que tuvimos nosotros de ser parte de una competencia nacional e interactuar con chicos y chicas de otras provincias porque aprendés mucho. Me encantaría volver a participar”, dice entusiasmada la chica de 17 años. Reconoce también que fue muy divertido armar el logo que representó a la provincia, con el que obtuvieron el tercer puesto en la votación. Sobre el creciente interés que demuestran las mujeres por la robótica y su participación en estas competencias, Laura dice: “Las chicas también podemos aportar algo en la electrónica”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario