Me Gusta #MeGusta

Los libros de Felipe para vivir aventuras entre magos y dioses

Tiene once años y es fan de Harry Potter y de los libros de Rick Riordan. Durante la cuarentena se leyó una saga completa.

Sábado 15 de Agosto de 2020

A su abuela Norma le encanta leer. Por eso, cuando Felipe Clua era más chico y se quedaba a dormir en su casa la veía con un libro todas las noches. Un día le preguntó qué estaba leyendo y ella le contó un poco sobre el argumento y le leyó unos párrafos. No recuerda qué libro era pero sí que eso despertó en él su pasión por la lectura.

La biblioteca de Felipe está en su habitación, a pocos metros de su cama. Al igual que su abuela, cuando llega la noche, antes de dormir toma un libro, se acuesta en la parte de abajo de su cama cucheta y lee. A sus espaldas, casi sobre su cabeza, una tenue luz alcanza a iluminar las páginas que tiene frente a sus ojos. Pero Felipe no lo lee por obligación o “para que le agarre sueño”. El verbo leer, decía Daniel Pennac en el ensayo Como una novela, no soporta el imperativo. Una aversión que comparte con otros verbos como amar o soñar. Por eso lo que más disfruta Felipe es dejarse atrapar por las historias y vivir esas aventuras que lee. Sumergirse en esas páginas y sentirse parte de ese viaje. Su pasión por la lectura es la que convoca a Felipe esta semana al Me gusta”, el espacio del suplemento Educación de La Capital destinado para que chicas y chicos puedan contar sobre aquellas cosas que más disfrutan hacer.

“Me gusta leer desde los 7, 8 años”, dice Felipe. Si tiene que describir qué es lo que más le atrae de estas historias, dice que el sentirse “como si estuviera dentro del libro”. Y va por más y dice que a un chico de su edad “le diría que está bueno leer porque te sentís en el libro, te podés meter en el lugar del personaje y te empezás a crear toda una historia en tu cabeza, que quizás era distinta en el libro, pero vos te la imaginás así y está muy bueno”.

"Está bueno leer porque te sentís en el libro, te podés meter en el lugar del personaje y te empezás a crear toda una historia en tu cabeza"

Felipe tiene 11 años, vive en Funes y la biblioteca de su habitación tiene cuatro estantes blancos ubicados cerca del escritorio. Algunos muñecos y fotos copan la repisa superior. Pero en las tres restantes, y en perfecto orden casi de librería, están sus libros. Allí están las colecciones Los Futbolísimos, de Roberto Santiago; Caídos del mapa, de María Inés Falconi; El Diario de Greg, de Jeff Kinney; y ¡Gol!, de Luigi Garlando. Más abajo aparecen las historias del mago Harry Potter (de J.K.Rowling). “Me gusta mucho Harry Potter —confiesa— porque si bien su mundo es mágico, también está viviendo en el mundo de los muggles (los que no tienen ninguna habilidad mágica)”. Fue su abuela la que le prestó el tercer libro de la colección —Harry Potter y el prisionero de Azkaban—, y a partir de ahí leyó todo sobre el universo del joven mago de la escuela de Hogwarts. Los siete libros de la saga y hasta una obra de teatro sobre el mismo personaje. Entre las películas protagonizadas por el actor inglés Daniel Radcliffe y los libros se queda con los segundos.

"Al principio estaba angustiado por no ver a mis amigos, pero entusiasmado porque era algo que había visto en películas"

De dioses y mitologías

Dioses griegos y romanos. Aventuras juveniles y pruebas de heroísmo. Los libros del escritor estadounidense Rick Riordan están entre sus preferidos. Empezando por los de la saga de Percy Jackson y los dioses del Olimpo, una obra ambientada en los Estados Unidos pero con cruces con la mitología griega; y su secuela Los héroes del Olimpo. Dentro de esta última colección, dice que El héroe perdido es el libro que más le gustó. Y de los dioses del Olimpo destaca a Apolo, dios de la profecía, la medicina y la música. Y confiesa: “Me gusta porque siempre se toma las cosas bien a la ligera”.

edu201-75487470-Sebastian.jpg
Felipe es un fiel lector de Harry Potter, la saga creada por J.K.Rowling.

Felipe es un fiel lector de Harry Potter, la saga creada por J.K.Rowling.

Cuarentena de lecturas

“Al principio estaba semiangustiado y semientusiasmado con la cuarentena. Angustiado porque no podía ver a mis amigos. Y entusiasmado porque lo que pasaba era algo que lo había visto en películas y era raro. Pero ahora ya estoy harto”, resume Felipe sus distintos estados de ánimo con respecto a la cuarentena obligada por la pandemia del coronavirus.

Con sus amigos dice que al menos durante este tiempo pudo mantener una cierta relación con los juegos en línea, pero que igual se extraña el contacto cara a cara.

Felipe está en sexto grado de primaria del Colegio Sol de Funes, a pocas cuadras de su casa. Dice que en la escuela —que continúa las clases por Zoom— le está yendo “bastante bien” y sin tareas atrasadas, pero que la cuestión emocional también hizo lo suyo: “Hay veces que me cambiaba mucho el estado de ánimo y entregaba las cosas bien puntual y otras veces tardaba mucho más”.

Hasta antes de la pandemia, Felipe disfrutaba también del rincón de la lectura de la biblioteca escolar, un espacio donde llevaban libros que ya no leían y los dejaban allí para hacer la posta y que otros los puedan leer.

En su casa, Felipe vivió una cuarentena de lectura. Leyó los tres libros de Las crónicas de Kane, del mismo autor de la saga de Percy Jackson y basadas en este caso en la mitología egipcia. También releyó algunos libros de la serie ¡Gol! Y su papá le regaló el primer libro de la saga Los gatos guerreros, de Erin Hunter. Le gustó tanto que lo leyó en dos noches.

Embed

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario