Edición Impresa

Trece presos de alta peligrosidad se escaparon del penal de Ezeiza

Renunció el jefe del Servicio Penitenciario Federal, Víctor Hortel, y el gobierno designó un reemplazante. Dos fueron recapturados. Las autoridades descubrieron un túnel de casi cuatro metros. Relevaron a 19 guardiacárceles.  

Miércoles 21 de Agosto de 2013

Trece presos escaparon de la cárcel del penal bonaerense de Ezeiza mediante un túnel y como consecuencia de la fuga renunció el jefe del Servicio Penitenciario Federal, Víctor Hortel, y fueron separados 19 guardiacárceles.

Hortel denunció que existió "complicidad interna" para que el "cinematográfico" escape se haya concretado, por lo que desplazó a los penitenciarios. Entre los 19 separados hay seis celadores, cuatro jefes de turno, cuatro inspectores de turno y el propio director del penal.

La fuga se produjo pasada la una de la mañana de ayer en el pabellón B del módulo 3, del Complejo Federal I de Ezeiza.

En reemplazo de Hortel el gobierno designó a Alejandro Marambio, experto en temas penitenciarios, quien hoy estará arribando al país proveniente de España. El anuncio fue hecho por el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Julio Alak.

Los 13 presos —dos de los cuales fueron luego recapturados cuando caminaban por la ruta 205 en inmediaciones de Cañuelas— lograron evadirse mediante un boquete de 40 por 22 centímetros, realizado en la celda 22 de ese pabellón.

"La fuga se produjo mediante la realización de un boquete en el suelo, que es de concreto, de hormigón armado", detalló Hortel tras presentar su dimisión.

"Ustedes saben —agregó a la prensa— que es un complejo de máxima seguridad, por lo que esta fuga no se podría haber llevado a cabo sin complicidades internas y sin una logística y apoyo externo".

Hormigón armado. Hortel dijo que las fuerzas de seguridad ya habían logrado recuperar a "dos de las 13 personas fugadas" y que se buscaba al resto.

El director detalló que para poder realizar el boquete de 22 por 40 centímetros, los presos debieron romper casi 30 centímetros de hormigón armado y añadió que la tierra acumulada para la realización del túnel aún se encontraba adentro de la celda.

"A partir de ese boquete —cuyas fotos exhibió en la conferencia de prensa— se construyó un túnel de aproximadamente un metro de profundidad y de entre dos y tres metros de longitud, a través del cual los reclusos salieron a la parte exterior del módulo".

Describió que los presos recorrieron desde allí "aproximadamente 30 metros hasta el primer alambrado perimetral y luego 40 metros más atravesando otros tres alambrados perimetrales de seguridad. En cada uno de ellos se detuvieron para abrir un hueco, cortando o abriendo los alambres".

Complicidad interna. "A nuestro entender 1397059140continuó1397059140 surge claramente con estos elementos que por lo menos corresponde sospechar de la complicidad interna del personal penitenciario. Esto porque en virtud del hueco y del túnel entendemos que es un trabajo que se realiza al menos con dos días de tareas y que también fueron necesarias herramientas a las que los internos no acceden normalmente".

Hortel consideró que "los celadores no cumplieron su tarea de verificar los lugares de alojamiento", que "los inspectores y jefes no supervisaron esa tarea" y que "el personal de requisa tampoco encontró las herramientas utilizadas". También responsabilizó al personal a cargo de la seguridad externa y se refirió entre ellos a "los soldados que estaban apostados en dos puestos a 50 metros, que debieron haber visto los movimientos y no lo hicieron".

Por último, destacó que "también fallaron los soldados de guardia correspondientes al grupo especial que debían estar apostados en los techos y no estaban cumpliendo su tarea".

Los 13 evadidos se dividieron en dos grupos, uno de los cuales tomó por la autopista Ezeiza-Cañuelas, y el otro por los campos y bosques de Ezeiza. Hasta anoche 11 de ellos continuaban prófugos.

Recompensa de 500 mil pesos

El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Julio Alak, anunció ayer que el gobierno nacional dispuso ofrecer una recompensa de 500 mil pesos para quien aporte datos sobre el paradero de los presos fugados en las últimas horas del penal de Ezeiza. Lo hizo durante una conferencia de prensa en la que anunció que Alejandro Marambio reemplazará a Víctor Hortel al frente del Servicio Penitenciario Federal, tras presentarle éste la renuncia al cargo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS