Edición Impresa

Susana Trimarco compartió con el Papa su experiencia contra la trata

La madre de Marita Verón le agradeció al pontífice sus manifestaciones para concientizar al mundo sobre ese flagelo.

Jueves 08 de Mayo de 2014

El Papa Francisco recibió ayer en el Vaticano a Susana Trimarco, quien compartió con el pontífice su experiencia en la lucha contra la trata de personas y en la búsqueda de su hija, María de los Angeles Verón, desaparecida en 2002 tras ser secuestrada por una red de explotación sexual.

Fuentes de la fundación que preside la mujer confirmaron que Trimarco se reunió con el Papa tras participar junto con su nieta, hija de Verón, de la audiencia general en la plaza de San Pedro.

La organización social informó que Trimarco le agradeció al pontífice argentino que "haya manifestado públicamente su interés en combatir el delito de la trata y concientizar a la población mundial sobre este horrible flagelo".

"Estoy muy emocionada de ver a nuestro Papa con tanta humildad y fortaleza", escribió Trimarco en su cuenta en la red social Twitter, antes del encuentro.

Trimarco permanecerá en Roma hasta mañana, día en que se reunirá con el arzobispo argentino Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la Academia Pontificia Ciencias Sociales y a quien el Papa encargó abordar la problemática de la trata de personas.

En tanto, Carlos Garmendia, abogado de la fundación, subrayó la importancia de que el Papa haya recibido a Trimarco en audiencia.

"Le guste a quien le guste y le pese a quien le pese, ella es el símbolo de la lucha de la trata de personas en Argentina", dijo.

El letrado recordó que Trimarco estuvo la semana pasada en España, donde realizó "unos trámites para dar con unas pistas sobre Marita Verón", aunque dijo que "no hay nada nuevo ni particular por ahora" y renovó el pedido de búsqueda de la joven.

"Tenemos información en dos líneas diferentes. Una que tiene que ver con las chicas rescatadas en España, que dicen que a Marita la llevaron a España. La otra indica que fue muerta en La Rioja y enterrada en uno de los prostíbulos de esta provincia", puntualizó.

Francisco, quien ha hecho de la denuncia del tráfico humano y esclavitud una prioridad de su pontificado, se pronunció en varias oportunidades contra la trata de personas, delito al que consideró "aberrante" y "una de las esclavitudes más crueles de nuestro tiempo".

Ante participantes de la "Segunda conferencia sobre la lucha contra la trata de personas, la Iglesia y la aplicación de la ley en la sociedad", que se realizó en abril en el Vaticano, el Papa llamó a decirle "basta" a este crimen "contra la humanidad" y exhortó a perseverar en la atención a las víctimas.

Verón tenía 23 años el 3 de abril de 2002 cuando fue secuestrada en la esquina de su casa en Tucumán y de acuerdo con la investigación fue mantenida cautiva en la localidad de Yerba Buena, hasta ser llevada a La Rioja para ser prostituida.

Trimarco, quien durante el tiempo en que empezó a buscar a su hija llegó a hacerse pasar por prostituta, comenzó una campaña y creó una fundación que permitió el rescate de unas 1.000 jóvenes que fueron comercializadas en redes de trata de personas.

Por este caso hubo dos juicios, uno en diciembre de 2012 cuando fueron absueltos todos los imputados y otro en abril de este año, tras la revocatoria de la Corte Suprema, en el que fueron condenados diez de los acusados por el secuestro y sometimiento a la prostitución.

Trimarco también impulsó la ley 26.364 para la prevención y sanción de la trata de personas y asistencia a sus víctimas, que desde su sanción en 2008 permitió que 6.520 personas fueron rescatadas de las organizaciones criminales que las explotaban, según datos oficiales.

No a la droga.También ayer, Francisco pidió a los asistentes a la audiencia general en la plaza de San Pedro que clamen en coro "no a cualquier tipo de droga".

"Decirlo nos hará bien a todos: decir simplemente no a cualquier tipo de droga", dijo el pontífice a los asistentes. "Díganlo fuerte", pidió.

Entre los presentes había un grupo de jóvenes y familiares de la Comunidad de San Patrignano, que se ocupa de la recuperación de drogadictos en Italia.

Francisco habló también de la crisis económica al percatarse de un grupo de obreros italianos que asistieron para protestar por el cierre de su fábrica al norte de la península. "Que la crisis económica no nos quite la vida", dijo el Papa improvisando.

Francisco se refirió también al "don del consejo" y a "la importancia de poder contar con personas sabias, que nos quieran en los momentos difíciles" para poder superar las dificultades.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario