Edición Impresa

Rosario será escenario mañana deun debate sobre el nuevo Código civil

Rosario será centro mañana de una audiencia pública para debatir el nuevo Código Civil y Comercial. La célebre creación de Dalmacio Vélez Sarsfield de 1869 se acerca a su fin. El Congreso nacional, en unos 60 días, ya estará dándole forma final a una compleja tarea que se inició hace casi un año: redactar un nuevo Código.

Domingo 09 de Septiembre de 2012

Rosario será centro mañana de una audiencia pública para debatir el nuevo Código Civil y Comercial. La célebre creación de Dalmacio Vélez Sarsfield de 1869 se acerca a su fin. El Congreso nacional, en unos 60 días, ya estará dándole forma final a una compleja tarea que se inició hace casi un año: redactar un nuevo Código.

La llegada a Rosario de gran parte de la comisión Bicameral que trabaja en el nuevo Código se inscribe en la etapa de celebrar audiencias públicas en todo el territorio nacional.

Fue Agustín Rossi, rosarino y jefe del bloque del Frente para la Victoria (FpV) en Diputados, el que motorizó y organizó el desembarco de una quincena de legisladores nacionales en la ciudad para desarrollar, en la práctica, la principal audiencia pública por el nuevo código, fuera de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

"Me pareció significativo traer a Rosario el debate. Lo hablé con el gobernador Antonio Bonfatti y con la intendenta Mónica Fein y se mostraron interesados y de acuerdo en realizar la audiencia en la ciudad, y además tomaron el compromiso de participar", anticipó Rossi a La Capital.

Con sus cerca de 4.000 artículos, y más de veinte modificaciones en sus largos 140 años de vigencia, el Código civil llega a su fin. Por impulso de la presidenta de la Nación, un nuevo código ya fue confeccionado por una comisión de más de 100 notables juristas bajo la tutela de presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti.

Superada la etapa de redacción del anteproyecto, se despliega ahora el tiempo de audiencias públicas organizadas y coordinadas por una comisión Bicameral de 30 miembros. Concluidas las audiencias, en unos 60 días, la Bicameral llevará a los plenarios de Diputados y Senadores el nuevo Código para convertirlo en ley. Y finalizar el ciclo de un año de trabajo.

Para la audiencia rosarina de mañana lunes, a las 9 horas —en la sede de la Universidad Nacional de Rosario, de Maipú 1065— ya se inscribieron 80 oradores, que contarán con 10 minutos para exponer. Bajo la presidencia del senador neuquino Marcelo Fuentes (FpV, titular de la Bicameral), se buscará ampliar la perspectiva, incorporando todos los matices. "Es la etapa de escuchar", explicó Rossi —también miembro de la Bicameral— a La Capital.

Cuando la comisión redactora terminó al anterproyecto, el nuevo Código (que tendrá la mitad de artículos que el de Vélez Sarsfield) fue entregado a la presidenta Cristina Kirchner.

El Poder Ejecutivo revisó y se lo envió al Parlamento. El Congreso decidió dos momentos, primero escuchar en las audiencias públicas —lo que está sucediendo en esta etapa—-, y luego vendrá el debate en el Parlamento.

"Todas las entidades que han querido participar lo pueden hacer. Ya lo hicieron en la ciudad de Buenos Aires, y ahora se federaliza el debate, con Rosario como epicentro", explicó Rossi.

Además de Tucumán —donde se realizó la primera audiencia—, luego de Rosario seguirán La Plata y Neuquén. Y no se descarta otra etapa de recorrido federal, no definida.

Entre los elementos que ya generan discusiones, el nuevo Código ratifica al peso como moneda de curso legal y permitirá que los contratos entre particulares se puedan celebrar en otras monedas (por caso, dólares). Los compromisos entre privados, en esos casos, deberán ser cumplidos en la moneda pactada o bien en el cambio oficial en la moneda local.

En esa misma línea, y contra lo que circuló en algunos medios, el anteproyecto del nuevo Código no pesifica contratos ni tampoco afecta a los depósitos bancarios. Los depósitos en moneda extranjera se mantendrán en moneda extranjera.

Qué cambia. Entre los muchos cambios que introducirá la reforma, y que tendrán impacto inmediato en la vida de lo argentinos se destacan:

-Regulación de los métodos de fertilización asistida.

-Se facilitan los trámites de divorcios (que se podrán tramitar con la sola voluntad de una de las partes, con trámite no contencioso).

-También habrá en la Argentina contratos prenupciales, aunque éstos no podrán en ningún caso afectar el principio de "la solidaridad".

-También habrá mayores prerrogativas en las uniones convivenciales.

-Se baja la edad de adopción, de 30 a 25 años.

-Se incorpora, además, un capítulo a los derechos personalísimos como a la identidad, a la imagen, e intimidad.

-Se incorporan también al nuevo Código Civil y Comercial derechos al consumidor.

Presentaciones. En los últimos días de agosto la Iglesia expuso sus objeciones a aspectos de la reforma, referidas a la procreación, el matrimonio y la familia.

Ante la Bicameral del Congreso, el presidente del Episcopado, monseñor José María Arancedo, fue particularmente severo con la posibilidad de legalizar el alquiler de vientres, al señalar que esa práctica no solo "degrada a la mujer gestante" sino que "es posible que sea fuente de más desigualdad por la explotación para estos fines de mujeres pobres ".

En la semana fue el turno de la comunidad gay de participar en la ronda de audiencias. En un país que se convirtió en el primero de América Latina en aprobar el matrimonio igualitario, los referentes Esteban Paulón y Cesar Cigliutti pidieron a los legisladores que se mantengan los avances incorporados al nuevo Código, privándose de formular objeciones de peso al proyecto que se conoce.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario