Edición Impresa

Notable capacidad de asombro

Los combustibles fósiles se agotarán dentro de aproximadamente 300 años, para beneplácito del medioambiente. Algunas especies arbóreas corren riesgo de desaparecer debido a la tala sin control, y lo mismo sucede con determinados ejemplares...

Miércoles 25 de Septiembre de 2013

Los combustibles fósiles se agotarán dentro de aproximadamente 300 años, para beneplácito del medioambiente. Algunas especies arbóreas corren riesgo de desaparecer debido a la tala sin control, y lo mismo sucede con determinados ejemplares ictícolas dado la pesca intensiva. El “paraguayito”, ese pajarito de dulcísimo trinar, se extinguió en nuestra zona en virtud de la caza y la aplicación de agroquímicos. Pero hay algo que no se agotará jamás: la capacidad de asombro, porque permanentemente habrá una cuestión risueña, dramática, tecnológica, científica o informática que reactive dicha capacidad. La última actitud para el asombro fue la del diputado salteño que según el sitio elcomercial.com.ar de Formosa, en la ciudad de Campo Quijano (“el portal de los Andes”), de la que el legislador es oriundo y para el pasado día del niño, el diputado efectuó un sorteo por radio de una playstation. Pero cuando la feliz ganadora fue a retirar el premio a la emisora, se encontró con una unidad usada, sin juegos y sin joystick. Sucedió que el legislador, en vez de comprar una playstation nueva, presentó como obsequio la de su hijo que se hallaba de campamento; y cuando la ganadora, algo desilusionada, exigió no obstante los elementos complementarios, el diputado por la provincia de Salta le prometió que cuando regresara su hijo le pediría los juegos y el joystick para completar el regalo. El legislador no tenía obligación alguna de efectuar ese sorteo; pero ya que decidió hacerlo, creo que debió adquirir una “play” nueva y sin uso para quedar realmente bien. Su actitud no configura delito alguno, pero sí es llamativa y originó los más variados comentarios. Usted dirá, peor es un acto de corrupción; y tiene razón, pero ese es otro asunto. En fin, nuestro país y el mundo, aunque ciertos bienes naturales se extingan en el planeta, siempre pondrá en escena algún hecho que mantenga en condición de inagotable, la capacidad de asombro.

Edgardo Urraco

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario