Edición Impresa

Maestros desplazados afirman que no podrán "disciplinarlos"

"Sacarnos de la escuela de un plumazo dejó trunco el proyecto educativo que veníamos construyendo. Si buscaban disciplinar a la docencia, lamento decirles que no será posible", dijo la directora Liliana García, de 60 años y 35 de docencia.  

Lunes 10 de Septiembre de 2012

Los seis maestros de la escuela Nº 3 del barrio porteño de Monte Castro que fueron desplazados de sus cargos por el gobierno de la Ciudad afirmaron que con esa medida "no será posible disciplinar a la docencia".

"Sacarnos de la escuela de un plumazo dejó trunco el proyecto educativo que veníamos construyendo. Si buscaban disciplinar a la docencia, lamento decirles que no será posible", dijo la directora Liliana García, de 60 años y 35 de docencia.

Desplazada de su cargo a punto de jubilarse, García sabe que este será su último Día del Maestro en funciones y no es casual que tenga una mezcla de tristeza y orgullo.

La Escuela Nº 3 del distrito 18, de Alvarez Jonte 4651, quedó descabezada por una orden del ministro de Educación Esteban Bullrich, por una dramatización sobre el cierre de cursos, y a pesar de que los cargos directivos fueron concursados ningún maestro quiso ocupar los puestos vacantes.

Además de afectar al bibliotecario, las dos maestras de sexto y séptimo, y al portero, la sanción recayó también sobre la directora, la vicedirectora y la secretaria, quienes tienen 30 años de docencia, con un fuerte compromiso hacia la comunidad educativa de Monte Castro.

"Conmueve el gesto de los maestros porteños, al no ocupar nuestros lugares", agregó García. Cuando el ministerio le pidió los nombres de los maestros que habían hecho la dramatización ella les dio el registro del plantel docente del turno mañana y del turno tarde.

"Toda la comunidad educativa quería explicar lo que estaba ocurriendo con el cierre de grados en la escuela pública", explicó la directora, que hoy cumple tareas administrativas en una oficina del distrito 2, en Once.

La escuela, que es parte del barrio desde hace 127 años, es pequeña e inclusiva, porque alberga a chicos que tienen alguna dificultad para el aprendizaje y lo puede hacer justamente por no tener superpoblación en las aulas. La comunidad de la Monte Castro se movilizó en marzo y participó de una gran cantidad de actividades dentro y fuera de la escuela. l (Télam)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario