Edición Impresa

Italia detecta fraudes de jubilados que residen en Argentina y Brasil

La estafa de los pasivos italianos era fijar domicilio en su país y cobrar ayuda social, viviendo afuera. El Estado romano perdió cinco millones de euros por la estafa. Algunos beneficiarios son de EEUU.

Viernes 14 de Septiembre de 2012

Casi 200 jubilados italianos que en realidad viven en Argentina, Brasil y los Estados Unidos lograron engañar al Estado de su país y percibieron hasta ayer "ayudas sociales" como si fueran residentes de la península.

La policía financiera italiana anunció haber descubierto a por lo menos 174 jubilados que cobraban las ayudas económicas y añadió que el número podrá ser mayor al profundizarse las investigaciones.

El organismo se incautó de un total de 173 propiedades, 56 terrenos y 59 cuentas bancarias pertenecientes a los presuntos defraudadores, que estaban todos inscritos oficialmente como residentes en pueblos costeros de Calabria (sur de Italia).

Ningún vocero supo precisar porqué razón la mayoría de ellos había decidido elegir dicha región para la maniobra.

"Cobraban unos ingresos que no declaraban", explicó a la agencia de noticias francesa AFP Eliana Minoia, comandante en Roma de la policía financiera.

Minoia dirigió la operación y añadió que, según los investigadores, la estafa costó a las arcas del Estado unos cinco millones de euros, equivalentes a aproximadamente 6,5 millones de dólares.

"La mayoría son jubilados que viven en Argentina y Brasil, países lugares de adopción de numerosos emigrantes italianos", agregó la jefa de la investigación en la capital italiana.

Los investigadores afirmaron en un comunicado que los jubilados reunían las condiciones para beneficiarse de la ayudas económicas "solamente sobre el papel", donde falsearon sus domicilios y otras cuestiones.

Según los sabuesos, las personas contarían con capital y solvencia económica en sus lugares de residencia fuera de Italia.

En segundo término, en todos los casos mintieron en "establecer de manera ficticia su residencia en Italia", viviendo en el extranjero.

Un hombre de 69 años que vive en Brasil disfrutó de los beneficios sociales habiendo estado de visita "unos pocos días" en Italia en el lapso de los últimos cuatro años.

La policía italiana lanzó una severa campaña contra el fraude fiscal desde la llegada al poder del gobierno de Mario Monti, en especial para contener las cuentas públicas frente a un empeoramiento sostenido de la realidad económica en los últimos años.

En el marco de esta lucha, los investigadores descubrieron a propietarios de coches Ferrari que declararon no tener ingresos, beneficiarios de prestaciones por ceguera que podían caminar sin ayuda y a una ciudad de Calabria que utilizó fondos de la Unión Europea destinados al turismo para financiar suntuosas bodas. Precisamente aquí, los jubilados residentes en Argentina, Brasil y los Estados Unidos habían elegido asentar sus domicilios.

 

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario