Edición Impresa

Famosos de Francia piden que no se castigue a clientes de las prostitutas

Un comité parlamentario francés revisará la propuesta del gobernante Partido Socialista de eliminar las sanciones a las meretrices y en su lugar multar a los clientes.

Domingo 17 de Noviembre de 2013

Un grupo de franceses famosos entre los que se encontraban el cantante Charles Aznavour y la actriz Catherine Deneuve han firmado una petición en contra de una propuesta socialista de castigar a los clientes de prostitutas.

El apoyo de la septuagenaria actriz tiene su particular impronta ya que encarnó a una de las prostitutas más célebres, la reprimida burguesa Séverine Serizy de "Belle de jour" (de Luis Buñuel), la casta esposa de un médico que tiene pensamientos y fantasías eróticas, hasta que un día va a una casa de citas y comienza a trabajar allí durante las tardes, al mismo tiempo que se mantiene casta en su matrimonio.

El petitorio está firmado, además, por Hugues Aufray, Louis Bertignac, Mireille Darc, Julie Depardieu, Jack Lang y Line Renaud, entre otros.

La semana que viene, un comité parlamentario francés revisará la propuesta del gobernante Partido Socialista de eliminar las sanciones a las meretrices y en su lugar multar a los clientes. Se prevé que el Parlamento vote la propuesta en diciembre.

El proyecto de ley prevé una multa de 1.500 euros para los clientes de prostitutas, la cual se duplicaría para aquellos que reincidan.

Además, quienes paguen por sexo deberán someterse a un curso de "sensibilización" respecto de la prostitución, tal como ahora se aplica sobre los peligros del alcohol para los conductores que han sido hallados en transgresión de las normas de tránsito.

"Sin apoyar o promover la prostitución, nos negamos a criminalizar a las personas que se prostituyen ni a quienes requieren de sus servicios", dijeron unos 70 franceses que son figuras en el ámbito político, cultural y del espectáculo, entre los que se encuentran el ex ministro socialista de Cultura Jack Lang, en un comunicado publicado ayer por la prensa francesa.

El cantante galo Antoine, que tomó la iniciativa de la petición, dijo al diario Le Figaro que el gobierno debería continuar combatiendo la esclavitud sexual pero no debería criminalizar la prostitución y afirmó que quienes se prostituyen deberían tener los mismos derechos que otros trabajadores.

La prostitución no es ilegal en Francia, que se estima tiene entre 18.000 y 20.000 prostitutas según un informe de 2012 de la Fundación Scelles, pero hay leyes contra el proxenetismo, la trata de blancas y solicitar sexo en público.

La tolerancia hacia la prostitución en Francia está a medio camino entre las actitudes en Holanda y Alemania, donde los trabajadores del sexo están registrados, pagan impuestos y reciben beneficios sanitarios, y Suecia, donde hay duras leyes contra los clientes.

La ministra francesa de derechos de las mujeres, Najat Vallaud-Belkacem, causó una polémica el año pasado cuando dijo que trataría de hacer desaparecer la prostitución castigando a los que pagan por mantener relaciones sexuales, en vez de perseguir a las propias prostitutas.

El cantante Alain Souchon, que también firmó la petición, dijo que el gobierno no debería meterse con quienes han decidido prostituirse para conseguir un dinero fácil. "Que hagan lo que quieran. Dan servicios afectuosos a muchas almas perdidas. Déjenles a sus clientes", dijo a Le Figaro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS